Lo de Catar no es juego. El anfitrión del próximo mundial ha clasificado a la final de la Copa Asiática, hecho inédito en la historia y lo ha realizado de gran manera: venciendo al anfitrión Emiratos Árabes  4-0 y avanzando al partido por el trofeo sin haber recibido gol aún, ganando todos sus juegos.

De poco sirvió que el organizador de la actual edición del torneo “saboteara” el partido: no otorgó  entradas correspondientes a la afición catarí y se vivió un ambiente hostil. Ambos países tienen temas políticos, pero eso no importó: golearon y buscarán su primer título.

Catar, dirigido por el español Félix Sánchez, ya había dado una muestra de autoridad al vencer 1-0 a Corea del Sur, unos de los Tigres de Oriente. Contra Japón, tendrán una dura y final prueba, pero llegar hasta acá representa todo un hito. Aún quedando en el segundo lugar, se puede hablar de hazaña.

Pero, ¿Cómo Catar que nunca ha ido a un Mundial y que no tenía mayor relevancia internacional llegó hasta acá? Es un trabajo que lleva años y que se puede explicar. Todo, pensando en hacer una actuación buena en “su” Mundial y no ser una simple comparsa.

Academia Aspire

Hay que empezar hablando de un proyecto deportivo nacional sin precedentes. En 2004, el estado catarí crea la Aspire Academy, una institución con muchos millones de petrodólares a su disposición, diseñada para potenciar a los atletas de ese país. El área de fútbol es una de las que mayor fuerza tiene y cuentan con la tecnología de punta para el desarrollo, aparte de muchas canchas y un personal altamente calificado. Es una política de estado el desarrollo del deporte. Y Doha es el epicentro.

Aires españoles

En esta academia se ha convocado a lo mejor del mundo para trabajar. Y los entrenadores, que forman todas las categorías,  en su mayoría son españoles, muchos con experiencia en el Barcelona. Figuras como Xavi o Raúl González son parte activa de la academia y participan en el desarrollo de los programas futbolísticos. No se escatiman esfuerzos.

Influencias de todas partes

 La Aspire Academy suele realizar torneos juveniles con las filiales de las mejores ligas del mundo: Inter, Real Madrid, Barcelona. También invitan selecciones nacionales. Tienen el músculo económico para hacerlo y así, aumentan la capacidad cognitiva de sus jugadores, asimilando estilos de juego. Aparte, ofrecen todas las atenciones (quien quita si en secreto les pagan para que vayan) a los equipos europeos que tienen parones largos por el invierno. Ajax, Bayern Múnich, Zenit, entre otros, se han mantenido en ritmo en estas instalaciones. Y eso se aprovecha para absorber métodos de entrenamientos, contactos con entrenadores y el siempre tan necesario roce.

El proyecto HOPE

El proyecto H.O.P.E. (Habituating Overseas Professional Experience) abarca lo contrario del tópico anterior. Acá se busca, mediante convenios (apoyados en el siempre poderoso petrodólar) colocar jugadores jóvenes en Europa para desarrollarse mejor. Real Madrid, Villarreal, Red Bull Salzburg, Real Sociedad, entre otros, tienen trato con los cataríes. Y aparte, la academia adquirió los clubes KAS Eupen de Bélgica y Cultural Leonesa de España para colocar jugadores. No es casualidad que dos de sus principales figuras Almoez Ali (goleador del equipo, con 8 dianas) y Akran Afif (mejor asistidor, con cinco) hayan tenido sus experiencias en estos clubes mencionados. Ali estuvo en España y Afif en Bélgica. Más de la mitad de la convocatoria de la Copa Asiática ha pasado por alguno de estos equipos.

Lee también   ¿Cuál fue el mejor gol del año?

Aspire Football Dreams

 Es un proyecto de fútbol humanitario que actualmente existe en 18 países en desarrollo en tres continentes (Asia, América y África). Según las fuentes oficiales, desde su lanzamiento en 2007, han probado dos millones de jugadores. En el hecho, se ha criticado que van a la África pobre para llevarse jugadores y los mejores, serían nacionalizados luego de los cinco años que exige FIFA.  En su momento, Andreas Bleicher, directivo de este programa, explicó que eso era ridículo, que traían más bien jugadores a estudiar y vivir en Catar para foguear a los locales, a quienes definió de muy nacionalistas y que verían con malos ojos una nacionalización masiva. Cierto o no, Boulalem Khoukhi (Algeria) y Pedro Correia (Cabo Verde) son titulares regulares en esta selección.

Los campeones de 2014

 El mayor éxito deportivo hasta el momento del fútbol catarí fue ganar la Copa Asiática sub-19 de 2014. Esta gesta se logra cuatro años después de que se le asignara la sede del Mundial 2022 a Catar. Esa generación es el primer gran éxito de la Academia Aspire, pues esta selección nacional fue formada ahí en su totalidad. La selección absoluta que hoy es finalista de Asia, está compuesta casi exclusivamente por esta generación y manejada por el mismo técnico, Félix Sánchez.

La mano de Félix

 Una nación con un gran poderío económico pudiera darse el gusto de seleccionar a cualquier entrenador linajudo del mundo. En su momento, la selección la dirigieron técnicos de renombro como Jorge Fossati, Paulo Autori o Sebastiao Lazaroni. Sin embargo, la ruta a Catar la parece tener Félix Sánchez Bas, quien quedó campeón en 2014 con la sub-19 y ha hecho las siguientes selecciones (sub-20 y sub-23) hasta llegar a la absoluta. Dirigió por diez años la división juvenil “A” de Barcelona y las autoridades cataríes han preferido dar continuidad a un largo proceso.

Flexibilidad táctica

Sánchez Bas, con fuerte influencia de La Masía, le ha dado identidad propia a esta selección. Su estilo de juego es el 4-3-3 propio del Barcelona, pero cuando el rival lo requiere, muta a 3-5-2 sin mayores inconvenientes. Esto, le ha llenado al español de elogios en el mundo asiático, pues el equipo no pierde su compostura. Pasa también por la formación cognitiva brindada en Aspire.

Disposición inmediata

Casi todos los jugadores convocados militan en la liga catarí. Todo se hace pensando en torno a la selección. Al estar todos en cercanía geográfica, se pueden realizar microciclos y otras actividades aún estando fuera de la fecha FIFA, lo le da ventaja a Sánchez sobre otras selecciones que deben esperar las pocas ventanas para juegos oficiales o amistosos que existen en el calendario.

Y vienen más retos

Al estar clasificada al Mundial que organiza, Catar debe aprovechar cada espacio del calendario FIFA para foguearse con lo mejor. A diferencia de México o Estados Unidos, invitados habituales, Catar está invitada a la Copa América Brasil 2019. No es casualidad que Qatar Airways sea uno de los principales patrocinadores de Conmebol (ejemplo, principal sponsor de la Libertadores).  Y acá aparece de nuevo una poderosa billetera: en cada amistoso habrá un rival de peso. Así, hasta finales de 2022.