Cristiano Ronaldo tras su divorcio con el Real Madrid, parece haber quedado con la mejor parte. Tras un arranque que alimentó dudas, el portugués ha despegado y mantiene velocidad crucero en la cúspide del Calcio. CR7 se deja querer, rinde y en media temporada empieza a conquistar una plaza que vende caro su afecto y más aún la devoción.

Esta “máquina” tiene a su equipo arriba en la tabla, va de goleador, ha lanzado una buena cantidad de asistencias y las cifras lo acompañan, como siempre. Juventus, que parece no tener oposición en Italia, camina sin problemas hacia otro Scudetto, pero con un depredador identificado con su causa, puede soñar también en reconquistar Europa.

Ya han pasado 20 jornadas, la mitad de la temporada se ha cumplido y el múltiple ganador del Balón de Oro nada tranquilo rumbo a los objetivos planteados. A lo mejor al culminar la otra mitad de la campaña, ya ha arrasado con todo.

 

Va arriba

Juventus es líder indiscutible con 56 puntos, nueve más que su escolta, Napoli. Es una ventaja considerable, aunque no es algo nuevo en Italia que la Juve vaya líder, tener esa diferencia es considerable. CR7 ha sido un gran responsable en la brecha sacada.

Líder goleador

Cristiano es líder goleador con 14 unidades, al igual que Quagliarella (Sampdoria) y Zapata (Atalanta). Hay que añadir uno más en Coppa Italia y otro en Champions. Aunque su primer gol en Serie A llegó en la cuarta fecha y su estreno en Liga de Campeones vino aderezado de una tarjeta roja, aquellos que querían verlo fracasar en Italia se quedaron con las ganas, pues a partir de ese entonces, tiene un ritmo goleador positivo.

Asistencias y buenas cifras

Con cinco asistencias, CR7 es el tercer mejor asistidor de la ligar con cinco pases a gol, por detrás de Suso (Milan, 8) y Mertens (Napoli, 6). Suma 86% de pases efectivos y está entre los mejores del torneo, pues quien más pases ha realizado en toda la Serie A, con 650. Por lejos, es el que más dispara al arco con 6,7 intentos por juegos (133 en total), muy por encima de Lorenzo Insigne, que tiene 4,5 por partido.

Versatilidad 

A sus 33 años y en su etapa terminal de Real Madrid, Cristiano caminaba a ser un hombre de área, a veces incluso como un nueve y alejándose de la raya. En la Juventus, ha vuelto a un costado y el entendimiento con sus compañeros de ataque, Dybala y Mandzukic, le han dado libertad en el último tercio. La mayoría de las veces ha partido como punta por la izquierda, pero también ha hecho de nueve e incluso, como punta externo e interno cuando se deja el 4-3-3 para ir al 4-4-2. Sigue siendo un abanico de opciones ofensivas.

Su ex llevó la peor parte 

Al terminar la relación con Real Madrid se pensó que CR7 echaría de menos todo lo que le rodeaba de blanco. Pues, terminó siendo al revés. Un equipo blanco con un arranque caótico, recién se trepa al tercer puesto (estuvo un buen tiempo fuera de zona de Champions e incluso, europea) y está a 10 puntos del líder Barcelona. Se quedaron sin matadores del área, pues el que solía hacerle frente a Messi en la cúspide del “Pichichi”, ahora manda en Italia y hay que llegar al puesto 14 de la tabla de goleadores de La Liga para encontrar a un jugador de blanco. Benzema es su mejor anotador con 7 dianas.

Lee también   10 grandes caídos en desgracia

Adquiriendo mando

La personalidad de Cristiano es avasallante. Pero, dentro de la casa de la “Vecchia Signora”, para poder tener algo de mando, se debe demostrar en la cancha y construir jerarquía. No es fácil estar a la cabeza de un club tradicionalista, pero CR7 se ha ganado su rango de forma tan sólida que ya pide elementos de su parecer. Se ha hecho público, por ejemplo, que quiere tener en el equipo a su amigo Marcelo.

Se deja querer.

Y aunado a lo anterior, el seguidor de la Juventus (ese que o bien es propio de Turín o tiene años siguiendo al equipo), aquel que entiende su cultura, no va a regalar su veneración por cualquier recién aparecido. Insistimos en el tema del tradicionalismo y para ganar el respeto, deben pasar varias lunas y varias vicisitudes. Pero, aunque aún está lejos de entrar en el Olimpo blanquinegro, Cristiano se ha ganado el respeto del sector exigente y conservador de la afición.

Dinero a las arcas

La firma de auditoria KPMG aseguró en noviembre que CR7 es un “acelerador de crecimiento”  Hablamos de la aceptación del sector conservador; ahora, lo haremos de ese grupo de aficionados que no son tan fervientes y que miran de lejos al equipo desde Asia o América. Antes de la firma, las principales cuentas de la Juve sumaban 49 millones y para el estudio de KPMG en noviembre ya iba la cosa por 72 millones. El nuevo responsable comercial del club, Giorgio Ricci, aseguró que las ventas “se duplicaron respecto a la pasada temporada, con un importante desarrollo online, por ventas a mercados extranjeros”. KPMG calcula que al terminar la temporada, Juventus podrá aumentar su cifra de negocios a 500 millones de euros en dos años.

La Champions

La llegada de Cristiano a la Juventus obedece a la necesidad de la “Vieja Señora” de estar aburrida de dominar en su casa y ahora, quiere mandar en el barrio, que a decir vamos, es Europa. Buffon, ahora en París, dice que “Con Cristiano, la Juve puede ganar perfectamente la Champions”. Cristiano tras la fase de grupos, no figuró entre los mejores, pero sí demostró que aunque él no brille, puede tirar del carro para que su equipo llegue lejos. Ahora, en fase eliminatoria, podría aparecer la bestia competitiva que el mundo del fútbol espera.

Viene lo mejor

La Juventus, desde que llegó CR7 en el pasado verano, diseñó un plan de un año para que el portugués tuviera plenitud de condiciones en el primer trimestre del  2019. La dosificación se ha realizado con éxito y se prevé que veamos su mejor versión en los días que están por venir. En febrero cumplirá 34 años, pero su obsesivo cuidado de su cuerpo facilita el plan de trabajo que ha diseñado la casa albinegra.