La Bundesliga: Por la gloria o el despeñadero

Sin saludos con las manos, sin el gran Muro Amarillo de Borussia, con tapabocas en los bancos y separados. Esta es la “nueva normalidad” que plantea la Bundesliga en su retorno, siendo la primera liga de élite que se atreve a reanudar actividades este fin de semana.

Claro, muchas veces Alemania parece estar un paso más allá que el resto de los países en cuanto a modernidad y madurez de la sociedad. Pero no deja de ser una apuesta riesgosa. Es la gloria, si todo resulta bien, o el despeñadero, si empiezan a llover casos de jugadores contagiados.

Dynamo Dresden, de la Bundesliga 2 (segunda), asomó casos de contagio. Pudieran ser signos de alerta. Aun así, no se detiene el arranque de la liga. Su supervivencia económica está en juego.

Se arranca con un clásico, el Borussia-Schalke 04. Frío, sin gente. Más allá que surgió la iniciativa de colocar aficionados de cartón en estadios. Pero no será lo mismo, ni siquiera la casa del Schalke (juega de local el siguiente fin de semana), el Veltins Arena, que tiene tuberías como venas donde corre cerveza, fría y deliciosa, para sus aficionados.

La Bundesliga emplea a 60 000 trabajadores directos y otras 250.000 personas de seguridad, limpieza, sanidad, transporte, que preparan el partido, arman y desarman cables, carteles y montan el espectáculo durante la semana. Esta estructura, cruzando los dedos, se ha atrevido a volver. El show debe continuar.

I-Una entretenida lucha

Como pocas veces en tiempo reciente, el Bayern Múnich no está tan escapado en la cima. Tiene 55 puntos y a cuatro está el Borussia Dortmund. Antes del parón de la pandemia, los dos tenían racha de cuatro triunfos al hilo. Ha sido una remontada épica la de los rojos,  ya que en la jornada 14 iban séptimos a siete puntos del líder, que era el Gladbach. La pregunta es si después de todo esto mantienen la mentalidad. Si se quiere, se puede incorporar a la lucha por la ensaladera al Leipzig (50) y al M´Gladbach (49) en esa carrera. Aparte, esto indica que para los puestos de Champions hay una competencia interesante, pues también añadidos al Bayer Leverkusen (47).

 

II-Europa League con sabor también

Estaría quedando una última plaza para Europa. La ocupa Schalke con 37. Pero también son aspirantes Wolfsburg (36), Freiburg (36), Hoffenheim (35) y hasta Koln (32). Afortunadamente, antes de parar por el Coronavirus, había paridad en muchos aspectos. De igual manera es importante aclarar que hay que esperar que decisión se toma con la “Pokal” (Copa) de Alemania para la repartición de los cupos de Europa League.

III-Por primera vez en abierto

Para evitar aglomeraciones en bares (la única opción para quienes no tienen suscripción), el difusor principal de la Bundesliga, Sky, decidió retransmitir en abierto los ‘múltiplex’ (varios partidos al mismo tiempo) de los dos primeros sábados. Sin embargo, la DFL (Deutsche Fussball Liga) dijo que su responsabilidad tenía ciertas limitaciones y aunque invitaba al público a no concentrarse en las inmediaciones de los estadios ni juntarse para ver partidos, quedaba de la conciencia de cada aficionado las medidas de precaución para frenar el virus.

IV-Máximo 300 personas. Y bien separados

Las instalaciones del estadio se dividirán en tres zonas: Zona 1 o «interior», Zona 2 o «stands» y Zona 3 o «exteriores». En la Zona 1 estarán grupos requeridos exclusivamente para las operaciones del partido (jugadores, suplentes, cuerpo técnico, árbitros, niños recogepelotas, médicos, personal de seguridad e higiene) y personas que cumplen con las obligaciones mínimas contractuales de los medios (transmisión, tecnología de VAR, información, fotografías). En la Zona 2 es la sección de gradas del estadio. Esto comprende fundamentalmente los soportes multimedia, la posición de cámara y la sala de control/estación. Y la Zona 3 comprende el escenario hasta su límite exterior (muro, valla, portón, etc.), pues la zona de espacio público quedará bajo la jurisdicción de la policía. En efecto, se permitirá un máximo de 300 personas en todo el estadio (100 en cada una de las tres zonas a la vez) durante el partido. El club local es responsable de asignar pases para periodistas en consulta con la Asociación de Periodistas Deportivos Alemanes (y potencialmente el club visitante).

Lee también   Borussia Dortmund adquirió un nuevo diamante en bruto

 

V-¿Y los árbitros?

Puede haber un hueco en toda la planificación. Los árbitros, según la revista Kicker, no habían sido testeados contra el Coronavirus hasta la semana pasada. Según la misma revista, esta semana se harían los exámenes. Pero, muchas quejas de ese sector han existido al sentirse menos privilegiados en el orden de prioridades.

VI- ¿Seguirán On Fire?

El goleador del torneo, a pesar de haberse perdido los últimos dos partidos por lesión, Robert Lewandowski (Bayern) ha anotado 25 goles en las primeras 25 jornadas, cifra que solo ha superado Gerd Müller a esta altura: 29 goles en 1971-72 y 26 goles en 1969-70. Aunque está lejos de alcanzar los 25 goles del polaco, también es interesante ver si Erving Haaland, llegado en invierno, mantiene su feroz ritmo goleador con nueve goles en ocho partidos.  No se olviden de Timo Werner, que tiene 21 y el del Leipzig quiere darle caza al máximo realizador.

 

VII-Medidas que pueden servir

El protocolo de reanudación para la Bundesliga incluye una serie de medidas extremas. Por ejemplo, el hotel de concentración debe estar cerrado exclusivamente para el equipo. Se reduce considerablemente el número de asistentes en el campo y el máximo de recoge-pelotas es de cuatro. La conferencias de prensa serán telemáticas. En el banquillo se debe llevar mascarilla y lo dicho, evitar saludos con la mano. Prohibido escupir. Aunque, a pesar de estas restricciones, la Bundesliga se la juega usando personal para VAR, algo que podría ser prescindible.

VIII-No todos están de acuerdo

Ha generado cierta indignación que sean destinados 20.000 tests para detección del Covid-19 hasta que termine la Bundesliga. «Creo que los tests deberían ser utilizados allá donde tenga un sentido médico y no solo a un grupo privilegiado», declaró Lars Schaade, vicepresidente del Instituto Robert Koch, encargado de la vigilancia epidemiológica. Las asociaciones de aficionados como ‘Unsere Kurve’ (‘Nuestra curva’) o Fanszenen Deutschlands aseguran que «un insulto al resto de la sociedad (…), especialmente al personal sanitario».

 

IX-Salvar la Bundesliga

Serán muy alemanes y todo, pero, dicho por sus propias autoridades, si no se reanudaba el evento “dejaría de existir la Bundelisga como la conocemos” y muchos clubes irían a la quiebra. Lo que está en juego son 750 millones de euros en derechos de televisión por las nueve jornadas que quedan y para muchos clubes de ese dinero depende su existencia. La pérdida por recaudación de taquilla se estima en 90 millones de euros, aunque puede ser menos por las devoluciones de IVA y además porque parte de los aficionados han optado por no reclamar el dinero del abono ya pagado para apoyar a sus clubes.

X- ¿Un ejemplo para el mundo?

Si todo marcha bien, lo de la Bundesliga puede ser un ejemplo para todo el mundo del deporte. Christian Seifert, presidente de la Liga Alemana (DFL), señaló el carácter de ejemplaridad de esta tentativa de regreso a la normalidad: «Podemos compartir este protocolo con todo el mundo, vamos a hacerlo, es también nuestro interés», afirmó. «La NFL, la NHL, la NBA (las grandes ligas norteamericanas de football americano, hockey sobre hielo y baloncesto), otras organizaciones ya nos han contactado e interesado por lo que hacemos», añadió.