No es un invitado frecuente a las fiestas europeas y es apenas la tercera clasificación a Europa League. Getafe, quizás junto a Atalanta, es uno de los equipos sorpresa del viejo continente que celebra con euforia codearse con los grandes.

Sin embargo, el final del cuento es algo agridulce. En la penúltima fecha, perdió contra el Barcelona y entregó el cuarto puesto de la tabla, ese que le hubiese dado su primera clasificación a la Champions. Pero, para un cuadro que se armó para no descender, no está mal el premio obtenido.

Es su tercer intento europeo, tras el “Eurogeta” de la 2007/08 que fue eliminado en cuartos por el Bayern y una discreta actuación en la 2010/11, en la que no pasaron de la fase de grupos.

Un quinto puesto que llena de orgullo y permite ver por el retrovisor a habituales de esa zona europea como Sevilla o Athletic Bilbao. Los azulones son la sorpresa de la Liga y rompieron su propio récord histórico de puntos, con 59.

¿Y qué llevó a este equipo, diseñado para solo garantizar la permanencia, a un estado de competitividad europea? Repasemos algunas claves de este humilde equipo dirigido por José Bordalás que quizás no tiene un estilo que enamora, pero le plantó cara a nóminas mucho más costosas.

Arambarri, feroz cinco uruguayo

Perros de caza antes de la defensa

Parte de los buenos números defensivos del Getafe la tiene su pareja de mediocentros. El serbio Nemanja Maksimovic (ficha del Valencia), y el uruguayo Mauro Arambarri, fueron básicos en el esquema de Bordalás, que encontró en ambos a las figuras que necesitaba para apuntalar el centro del campo. Sin alardes técnicos pero con mucho trabajo.

Jaime Mata, a sus 30 años, debutando en un llamado de selección

De verdad, ¿nadie lo había visto?

Jaime Mata se estrenó como jugador de la primera división esta temporada con el Getafe. Con 35 goles, fue el máximo goleador de segunda división con el Valladolid la pasada campaña. ¿Y nadie se fijó en él? Posiblemente, en un mundo donde seduce más fichar a un juvenil y jugar a acertar quien se lleva la próxima super estrella, contratar a alguien de 30 años es contraproducente. Pues bien, Mata, anotó 14 goles en primera e incluso, entró a una convocatoria de la selección de España.  Lo mejor es que llegó a costo cero, pues Valladolid no le extendió contrato y se marchó libre. Hoy vale 10 millones de euros. El gran negocio.

La big data bien aplicada puede ayudar a evitar lesiones

Tecnología de la Mossad

Bordalás no tuvo necesidad de contratar espías, pero sí a una empresa de big data aplicada al fútbol con ingenieros informáticos que trabajaro para el servicio de inteligencia israelí. Zone7 es la empresa y desarrolló, con una serie de algoritmos, una programación de entrenamientos tan detallada que prevenía cuál jugador estaba próximo a lesionarse. El Getafe ha cerrado la campaña como el equipo de Primera con menos lesiones musculares, tan sólo ocho. El Atlético o el Real Madrid rondaron las 30, según cuenta El País.

Prioridad en la experiencia

Getafe se caracterizó por tener un once constante, que jugó compacto y se entendía de memoria a las mil maravillas. La mayoría de esa alineación tipo superan los 30 años, a diferencia de algunos clubes que buscan colocar jóvenes por que sí.  Mata (30), Ángel (32) o Molina (37) son ejemplo de ello.

Porterazo de nivel

David Soria demostró ser un arquero de nivel. Fue uno de los porteros titulares que menos goles recibió (34) y el tercero con partidos sin recibir goles con 13, detrás de Ter Stegen (Barcelona, 16) y Oblak (Atlético, 20). Aparte, que con 129 atajadas, fue uno de los mejores porteros de esta temporada.

Lee también   Dos penales reparten puntos
El africano ha sido una agradable sorpresa

Defensa férrea

Y ya que hablamos de arcos en cero, ahí tiene importancia la defensa. Getafe es, junto a Valencia, el segundo equipo que menos goles ha recibido (35), por detrás de Atlético (29). Incluso el campeón Barcelona concedió un gol más (36). Parte de este mérito se debe al defensa togolés Djené Dakonam, uno de los mejores de España, quien junto a Damián Suárez, Dimitri Foulquier, Leandro Cabrera, Vitorino Antunes, Bruno Fernández o Mathías Olivera, formaron una zaga casi impenetrable para la mayoría de los equipos. Al repliegue, Getafe iba al 4-4-2 con dos líneas de cuatro que cortaban muy bien la circulación del rival.

Las denominadas “faltas tácticas” son una constante en Getafe

El que más falta comete

Para imprimir un poquito de respeto, quizás haga falta ir un poco duro, al hueso. Getafe, es por lejos, el equipo que más faltas cometió en la Liga, con 642, muy por encima de su escolta, Athletic Bilbao, con 580. Fue el séptimo con más tarjetas amarillas (101) y el segundo con más expulsiones directas (con 7).

Amarretes y más, de visitante

A Bordalás se le ha criticado que su juego no es vistoso y se encierra mucho a veces. No podemos gustar a todos, pero da gusto vernos competir”, dijo el estratega. De local, Getafe tiene buenos números (11 ganados, tres empates y cinco derrotas), pero de visitante, es el equipo que más empates sacó a domicilio, con 11 (más cuatro triunfos y cuatro caídas). Si no se puede ganar, se empata. Al final, cada puntico cuenta y además, el anfitrión termina perdiendo dos. Buen negocio.

Tridente on fire

Aunque se tenga una defensa poderosa, un equipo sin gol no va mucho.  Y aunque siempre van al 4-4-2, hay un trío que está en forma: el veterano Jorge Molina (37 años), Jaime Mata y Ángel Rodríguez. El primero vive una segunda juventud que parece no tener fin. Ha marcado 14 goles, los mismos que Jaime Mata. Ángel, el tercer hombre, sumó 8 y entre los tres, marcaron en Liga 36 de los 48 tantos del Getafe, un 75 por ciento del total. Solo Barcelona y Sevilla tienen en sus filas a dos goleadores con más de diez goleadores. En lo táctico, Mata suele ser el delantero que penetra por detrás de la defensa, mientras que Molina prefiere guardar el balón para conectar después con los extremos como Ángel Rodríguez, Portillo o Foulquier.

El técnico de moda

Llegó al club en septiembre de 2016 en sustitución de Juan Eduardo Esnaider para dirigir a un equipo deprimido, que coqueteaba con los puestos de Segunda División B y que tenía a una afición totalmente desenganchada. En sólo dos años y medio consiguió un ascenso. Dice que primero refuerza lo psicológico antes que lo físico. Se dice seguidor de Cruyff, aunque esta versión del Getafe fue bastante pragmática. “El Getafe, es un equipo superhonesto, que juega bien, que engancha, que la gente del fútbol, la mayoría, nos elogia”, definió a su club.