¿Por qué fracasaría la amenaza de UEFA y FIFA a los clubes y jugadores de la Superliga?

En un intento casi desesperado, la UEFA y la FIFA han proferido amenazas iracundas a los clubes y jugadores de clubes que se presten a la iniciativa de la Superliga, una noticia que ha revolucionado al mundo del fútbol y que tiene a quince equipos secesionistas con el mundo en contra por sus intenciones de monopolizar el fútbol europeo e implosionar la estructura del fútbol como la conocemos.

Muchos aficionados, la mayoría de los clubes del mundo y las ligas top de Europa se opusieron a esta rebelde iniciativa de los ricos. Muchos que habían criticado a la UEFA y la FIFA, se han parado en las últimas horas a su lado para apoyar las medidas expuestas: expulsión de las ligas nacionales y continentales de los clubes participantes, más la medida de presión para los jugadores de esos equipos, apartándolos de sus selecciones nacionales.

¿Puede ser esto viable, más allá de la rabieta por la postura de los ricachones?  Hay que analizarlo. Diversos juristas europeos, sentimientos aparte, han demostrado que estas medidas de UEFA y FIFA no son procedentes y lo que harían es enredar más una batalla legal que se avizora larga.

De diversas opiniones de expertos europeos, recopilamos diez reflexiones que nos indican que estas amenazas podrían ser un fracaso.

 

I- Sí, pero no

¿Puede sancionar FIFA y UEFA a sus jugadores? De poder puede (es su casa y son sus normas), ¿pero tiene cobertura legal esa decisión? Aparentemente, no. En primer lugar, los jugadores no han incumplido ninguna normativa de FIFA ni UEFA, y no han participado aún en esa supuesta competición.

 

II- Sanción nula

En tal caso, para FIFA y para UEFA, sancionarles a los jugadores se estaría haciendo de forma preventiva, antes de cometer ninguna acción antirreglamentaria que, además, no está prevista. Aún no se ha cometido la ruptura y al menos la Eurocopa y la Copa América están antes de que arranque la supuesta Superliga en agosto. Sería difícil sancionar.

III – Son solo empleados

¿Tiene culpa Toni Kroos de lo que decida Florentino Pérez? Los futbolistas no tienen ninguna influencia en la creación de la Superliga, son empleados de los clubes y se deben a ellos. ¿Se puede sancionar a un deportista por cumplir con su contrato de trabajo? Para el abogado español Toni Roca, es imposible.

 

IV – Derecho de defensa

Para imponerles cualquier tipo de sanción, sería preciso que UEFA abriera el oportuno expediente sancionador a todos y cada uno de los futbolistas implicados, y respetar su derecho de defensa, como lo exige la ley.

Lee también   10 peores fichajes de la liga española

V- Contradicción en la ley

FIFA estipula en sus reglamentos que los internacionales están obligados  a acudir con sus selecciones nacionales, salvo causa justificada, amén de enfrentar sanciones de 3000 a 30.000 euros y “baneos” de dos a cinco años con sus países. ¿Cómo interpretamos esto, sí es la misma FIFA que prohíbe a sus jugadores ir a sus selecciones?

VI- ¿Y si se rebela un país?

Y vamos a otro punto, ¿Qué hacemos si un país decide convocar a sus jugadores de equipos que han mostrado interés en la Superliga? ¿UEFA o FIFA sancionarían a este país por cumplir las reglas ya establecidas?

VII- Picaron adelante

Por ahora, según cuenta Palco 23, los doce clubes fundadores de la Superliga han enviado tanto a la UEFA como a la FIFA  cartas en las que advierten que han presentado demandas precautorias ante las eventuales medidas que pueden tomar estos organismos para impedir la viabilidad del proyecto. El objetivo de estos equipos es seguir disputando las ligas nacionales.

VIII- En un mundo paralelo

La  Superliga nace fuera del sistema regulado por FIFA y las federaciones nacionales de fútbol. Si la federación apreciara un incumplimiento grave de sus estatutos y expulsara a los clubes fundadores de la Superliga, podría generarse una situación inédita con los contratos de los jugadores: en muchos casos, estos contratos establecen que los clubes deben federar a estos jugadores y, de no poder hacerlo, estarían incumpliendo su contrato. Qué tema

IX- Todo terminará en el TAS

Este es un conflicto que, en la actual composición jurídica internacional (y particularmente teniendo en cuenta que los clubes Premier están fuera de la Unión Europea), haría que todos los caminos llevaran a Suiza. Allí está la sede del Tribunal de Arbitraje Deportivo y, para los que recurren sus decisiones, el Tribunal Arbitral Suizo. El Tribunal de Justicia de la Unión Europea y, por supuesto, la justicia británica (por su salida del sistema Euro por el Brexit) también tendría un papel en la partida.

X- Queda negociar

Negociar y bastante. En especial para prevenir una larga y agotadora batalla judicial que no solo perjudicaría al fútbol, además le dejaría en un limbo de posible inactividad. Una opción negociada que asoman muchos expertos en Europa es que dejen a los clubes controlar la Champions League o participar de alguna manera a la UEFA en la Superliga. No tendría legalidad uno sin el otro. Lo cierto es que se ha iniciado una guerra que no sabemos donde va a terminar