Project Big Picture: el primer intento de los poderosos para dinamitar la Premier League

Esta semana fue noticia: El diario The Telegraph reveló en exclusiva un proyecto encabezado por Manchester United y Liverpool para destruir el ecosistema de la Premier League, posiblemente hacerla menos abierta de como la conocemos y, lo más importante para quienes la proponen, generar muchos más recursos que el resto.

El modelo, beneficiaría a los seis más grandes (el “Big Six”: Liverpool, Manchester United , Chelsea, Arsenal, Tottenham y Manchester City) entregándole el poder para tomar decisiones y, por supuesto, acomodarlas para generar más dinero.

Afortunadamente, al ser revelado a tiempo, generó una opinión del público muy negativa y en coro, el resto de los equipos la rechazaron por fomentar la desigualdad. Temen que la Premier pase a ser otra Bundesliga, donde solo gana el Bayern o una Liga española, de dos esquinas, con Barcelona y Real Madrid repartiéndoselo todo.

Sin embargo, varios analistas ingleses coinciden que el germen está sembrado. Que hay una retirada por ahora, pero Liverpool y Manchester United, “bajarán” algunos términos para lograr su objetivo: mayores ingresos, poniendo en desventaja al resto.

Aparte, en Inglaterra y otros países de Europa están de acuerdo: detrás de este primer golpe (fallido), que es perfectamente replicable en otras ligas, está la intención de la Superliga Europa, el excluyente torneo donde jugarían solo los equipos “grandes” de cada país y que sería la más dura competencia que tendría la Champions League.

I Desnudaron debilidad

Con unos supuestos aportes a los equipos de la Football League y las Non League (amateurs) de 250 millones de libras esterlinas, se estaba buscando lograr casi que por extorsión, los apoyos de estos sectores para modificar las leyes. Aunque se rechazó, aún estos equipos siguen siendo vulnerables, y más en época de pandemia. Era un acto vil, de necesidad, pero es un punto que de no atacarse, podría a ser otra vez utilizado maquiavélicamente.

II-Peor reparto

En la Premier se trata de ser equitativo, y el mayor ingreso, por derechos de TV nacionales, se reparten con mayor privilegio con una fórmula que favorece a los que tuvieron mejor resultado deportivo más los mejores televisados. Tampoco son distancias estratosféricas como en España, que del Barcelona y Real Madrid al último hay decenas de millones de diferencia. Los derechos de TV para el resto del mundo sí se reparte de formas iguales y aquí es donde ataca la propuesta: los Big Six, estarían percibiendo el doble que el resto en la torta. Este punto, quedó muy vivo y muy latente.

III-Son demasiados

Este otro punto queda también en el tintero: reducir el número a 18. Menos equipos, más calidad, más condensación de talentos y menos manos en donde repartir el dinero. En las próximas temporadas, se le aplicaría el descenso a cuatro equipos. Esto también tiene un propósito oculto: Que al quedar reducido, el “Big Six” tendría un poder de voto espectacular.

IV-El poder

Liverpool y Manchester United propusieron algo que les daría mucho poder: en la actualidad, es por mayoría simple. Para decisiones, el voto de cualquier equipo, vale igual al otro. Bajo el nuevo formato, el voto de los “Big Six” sería suficiente para cambiar cualquier decisión. Los votos de los seis grandes, más los tres clubes con más tiempo en la Premier, West Ham Everton y Southampton tendrán valor de 1,8 cada uno. Esto es hipocresía con estos tres últimos, pues los votos de los seis, sumarían 10,8, mayoría tanto en el formato de 20 como en el 18.

Lee también   10 mejores penales Panenka

V-Sin copas pequeñas

Se pretende y se mantiene en idea sacrificar torneos como la Carabao Cup (Copa de la Liga) y la Community Shield. La excusa, los futbolistas tendrán muchos juegos, en especial los que participen en competición continental. La realidad: están haciendo espacio los grandes para agendar la futura Superleague europea (es más rentable un partido de miércoles ante Juventus que ante Sheffield) y tener más espacios para amistosos en sitios donde se genere dinero, como China o el mundo árabe.

VI- Ya hay apoyos

Rick Parry, presidente de la English Football League, también apoya este plan, tras haber mantenido conversaciones con los mandatarios de reds y reds devils. La cabeza de la segunda división o Championship ya había dado el visto bueno, contrario a la Premier League que se opuso rotundamente.

VII-El trato con la segunda

Si es algo para poderosos, ¿Cómo la Championship está de acuerdo? Por el sistema de ascensos. Primero y segundo ascienden, mientras que último y penúltimo de la Premier van al infierno. Tercero,cuarto, quinto, sexto y séptimo de la Championship jugarían un Round Robin contra el antepenúltimo de la Premier por el ascenso y permanencia. El de la Premier tendría menos posibilidades (en lo matemático, ya quedará en lo deportivo) y esto emociona a los de la categoría de plata de aumentar posibilidades. Para hacer salivar más a la Champioship, les han prometido el 25% de los derechos de TV que se vendan en conjunto (hoy es apenas el 9%).

VIII- Derechos de streaming personalizados

Los clubes de la Premier League tendrían derechos exclusivos para vender ocho partidos en vivo por temporada directamente a los fanáticos a través de sus plataformas digitales en todos los territorios internacionales (esto excluye el Reino Unido), mientras que todos los clubes de la Premier League y Championship podrían mostrar en el partido de manera limitada. Obviamente, este número irá en aumento.

IX-Las divisiones inferiores siguen desnudas

Aunque “por emergencia” y ante lo propuesto por el “Big Picture”, la Premier League anunció una ayuda de 55 millones de libras esterlinas. Sin embargo, tras la devastadora consecuencia económica de la pandemia del Covid-19, esto será insuficiente y los poderosos seguirán ofreciendo “apoyos” en medida de chantaje para tener apoyos para sus cometidos.

X-Detrás está la Superleague

Ese proyecto ambicioso y excluyente, en el que nos perderíamos de grandes equipos emergentes, como Atalanta, sigue latente. Ya lo intentó en la Premier y aunque esta primera propuesta fue desaplicada con escándalo, algunos puntos quedarán ahí. En una liga medianamente democrática como la inglesa, si se logra dinamitar, en otras como La Liga o Serie A será muchísimo más fácil seguir adelante. Las demás ligas están en alerta: los grandes quieren ser mucho más poderosos. El tiempo corre: La Superliga aspira competir contra la misma Champions en 2024. Esta, no será la última intentona.