Reflexiones y retos sobre la era de Setién, un DT sin títulos

Quique Setién es el  nuevo entrenador del Barcelona. Llega a un equipo que va primero, que tiene por disputar los octavos de final en Champions, pero como en el fútbol no todo son los números, el ciclo de su predecesor, Ernesto Valverde, tambaleaba por falta de liderezago y un juego poco sólido.

Barcelona priorizó la filosofía de juego por encima del palmarés. El cantábrico no tiene un título en su haber y su trayectoria ha sido por equipos de medio pelo: Racing, Ejido, Selección de Guinea Ecuatorial, Logroñés, Lugo, Las Palmas y Betis componen su trayectoria, que si no tiene trofeos, sí ha tenido elogios de los sibaritas del balompié.

Por delante tiene un reto enorme: despertar una plantilla que parece aletargada, potenciar y hacer encajar sus elementos (no hemos visto al mejor Griezmann ni al mejor Demebelé), inyectar ánimo a la afición y por supuesto, ganar todo lo que queda.

A continuación, repasamos retos y reflexiones sobre lo que le espera a este entrenador.

 

Regreso de la posesión

Los equipos de Quique Setién se caracterizan por querer el balón y dominar el juego, no por dejar el dominio del juego a sus rivales. Aparte de que ha reconocido anteriormente que es un gran admirador de Pep Guardiola y que, incluso ha sumado aspectos de su filosofía a su estilo de juego.

 

La recuperación de la intensidad

A Valverde le ha costado el puesto ver como se le diluyen partidos sobre el final en compromisos que parecían resuelto, como en la Supercopa. Quique Setién ha ido modificando su forma de dirigir un equipo. Haciéndose más completo… así como agresivo su fútbol. El no bajar los brazos y luchar hasta el final que tanto ha echado de menos el Barça en la etapa reciente. Al respecto, hace un tiempo dijo: “Entre los entrenadores que tuve, Luis Aragonés me marcó mucho. Me hizo ver las cosas de manera diferente. Competir de verdad. Me metió en vena ese punto de agresividad que yo no tenía después de ocho años en el Santander, donde había estado un poco acomodado”.

Priorizar la filosofía sobre el palmarés

Setién lo dijo claro en su presentación: “No tengo currículum ni títulos, solo he demostrado que esta filosofía me encanta. Lo único que he hecho es que mis equipos han jugado bien al fútbol». Barcelona, uno de los equipos más grandes del mundo, prefiere un técnico de buen juego a uno con las vitrinas repletas.

Solución a lo de Luis Suárez

Si tiene una bomba de tiempo en la mano Quique Setién es la de Luis Suárez. Con cuatro meses de lesión encima, seguramente tendrán más oportunidades Ansu Fati y Carlés Pérez. O a lo mejor hace un pedido a última hora de un destacado nueve para asumir este golpe. Valverde dejó al Barcelona como el equipo más goleador de la Liga, con 49 dianas conseguidas.

Usar lo que aprendió del ajedrez.

El que recuerde al Setién jugador seguramente dirá que no se parece mucho al director técnico. De impulsivo a un frío analista. Respecto a eso, dijo en The Coaches Voice: “Seguramente el ajedrez me ha ayudado mucho en muchas cosas. Yo antes era mucho más impulsivo como jugador, de lo que soy ahora. Esa pausa, eso de no dejarte llevar por los impulsos y tratar de analizar las cosas, seguro que me lo ha dado la ajedrez. Cuando el contrario te hace una jugada que estás esperando, los grandes ajedrecistas te dicen: controla el impulso por muy fácil que veas esa jugada”. Ya no estará en un equipo chico. Tiene todos los ojos del mundo encima y debe ser más analítico que nunca.

Lee también   Top 8: Futbolistas africanos en la Liga MX

 

Estudia cambiar el dibujo

Setién quiere hacer unos retoques al dibujo táctico, más no a la filosofía: ““Respecto al dibujo, lo importante es la filosofía, tener claro a lo que jugamos. El dibujo posiblemente valoremos en algún momento algún cambio respecto al 4-3-3 o al 4-4-2 que se ha jugado últimamente. Pero lo dejo entre comillas porque necesitamos ver muchas cosas. La filosofía no cambia y el dibujo puede hacerlo”. El 4-4-2 se había utilizado en esta temporada cuando Luis Suárez no podía estar.

Hacer sólida la defensa

De los cuatro primeros de la tabla de la Liga, Barcelona de por lejos el equipo que más goles ha recibido, con 23 en 19 juegos, algo más de un gol encajado por partido. En los últimos 20 duelos, solamente dejó el arco en cero un par de ocasiones. Uno de los lastres del Barça en lo que va de curso ha sido su fragilidad en defensa, y Setién debe aplicarse. El hoy lesionado Marc-André ter Stegen y el recién estrenado portero Neto Murara han tenido que hacer horas extra porque las líneas que deberían protegerles ya no son tan firmes, y la prueba reciente es que diez minutos de descontrol en Arabia Saudí sentenciaron el ciclo de Valverde.

 

Rescate de la cantera

Algo de lo que se han quejado los aficionados del Barcelona, es que con el pasar del tiempo, poco se mira a La Masía y cada vez lo tienen más difícil los chicos de la cantera. Setién promete recuperar ese lineamiento histórico: “Yo tengo una predisposición absoluta a cuidar a los chavales. Tienen que saber que si se lo ganan, pueden jugar en el primer equipo y ser uno más”.

 

Improvisación de la junta directiva

A Bartomeu le ha costado aplacar la ira de sus críticos. Sí venía arrastrando problemas, sí su fin parecía cercano con los descalabros de Roma y Liverpool, hoy se va primero de tabla y en octavos de final de la Champions, pero con una evidente pérdida de liderazgo en el vestuario. Aparte, la elección de Setién, si bien pareciera meditada y estudiada más acorde a una recuperación filosófica del equipo, al decir Quique que “ayer estaba con las vacas de mi casa y hoy estoy acá” quiere decir que no se canalizó un buen proceso de transición y que Setién debe mostrar una mejor cara contra reloj.

Mal gusto la salida de Valverde

Lo dicho, a Valverde si bien no se le comulga los conceptos futbolísticos, todos coinciden en que ha sido un caballero y tiene respeto en el Mundo Barça. “Pudimos haber hecho mejor su despedida”, intenta remendar el capote Bartomeu. “Estos días le habíamos comentado que las cosas eran muy mejorables. ¿Por qué ahora? Porque estamos en mitad de la temporada y necesitábamos un impulso. Pensamos que, con esta nueva dinámica podemos ganar la Liga, la Champions y la Copa”.