Resaca navideña: Las 10 peores fiestas decembrinas de la Premier League

 

Las fiestas y cenas de navidad no siempre son como en las películas, en la que la familia se toma de la mano, canta villancicos y come feliz alrededor de la mesa.

En muchas familias llega un tío borracho que dice groserías. O con el licor, afloran las «verdades» que se tenían atragantadas durante todo el año. Tampoco es cómodo compartir mesa con el cuñado que te debe dinero desde hace meses. O la tía que pregunta constantemente cuando te vas a casar o tener hijos.

En los equipos de fútbol, como entidades humanas, tampoco escapan a esta realidad. De hecho, las tradicionales fiestas y cenas de navidad, que deberían servir de ejemplo para la afición, muchas veces terminan en desastre. En especial en la Premier League, donde ha habido mucho jugador con espiritu pandillero.

Durante año, medios ingleses como The Mirror, The Telegraph o especializados como Four Four Two se han encargado de recopilar estos eventos vergonzosos en el que debería ser el mes más tierno de año. De esos incidentes, hemos seleccionado lo mejor para ustedes. Y para que no te sientas mal si tus tío ebrios arruinaron la fiesta de la casa, los repasamos.

Nadie detiene a los chicos del Leed (2001)

Con el club ya en el centro de atención luego de un desagradable incidente que involucró a Lee Bowyer y Jonathan Woodgate afuera de un club nocturno, la directiva de Leeds hizo todo lo posible para asegurarse de que la fiesta navideña del equipo se desarrollara sin problemas.
David O’Leary, entrenador, sostuvo una reunión cara a cara con todo el escuadrón antes de que las festividades comenzaran a recordarles sus responsabilidades, mientras que el presidente Peter Ridsdale contrató a un equipo de guardias de seguridad para que acompañaran a los jugadores durante un recorrido por el bar temático del ejército.
No funcionó. Robbie Fowler regresó en un taxi a su habitación de hotel para pasar la noche y se peleó con un fotógrafo después de que este intentara tomarle una foto mientras dormía en el taxi borracho. Al parecer, una cámara resultó dañada y Fowler pronto fue arrestado, aunque luego fue liberado sin cargos.

El viaje inesperado del Tottenham (2009)

Los Spurs se habían ganado reputación como uno de los mayores fiesteros de la Premier League antes de la llegada del técnico Harry Redknapp, pero los jugadores no tendrían nada de eso en diciembre de 2009. Hablando en una conferencia de prensa ese mes, Redknapp desaprobó las fiestas navideñas, señalando que en su Tottenham los jugadores «nunca se tomarían la libertad» de sostener uno sin que él lo diga.
Poco se dio cuenta de que habían hecho exactamente eso solo 48 horas antes. Dirigidos por el capitán Robbie Keane, 16 miembros del equipo de Tottenham habían volado a Dublín con el pretexto de que se embarcaban en un relajante viaje de golf. Siguió una noche en los cabarets, con Keane a la cabeza en un viaje de $ 2.000 por cabeza. Regresaron 72 horas antes de un juego de liga con Wolves y perdieron debidamente 1-0. Keane fue cedido posteriormente a Celtic un mes después.

 

West Ham y el carro destrozado (1998)

El dúo de «hammers»  Neil «Razor» Ruddock y Trevor Sinclair se vio envuelto en un montón de problemas después de una fiesta navideña  temáticade los años 70 en Essex, una conocidad discoteca de Londres. Después de haber sido expulsados ​​de ella por mala conducta, la pareja supuestamente se deshizo de un Mini Cooper estacionado que pertenece a un terapeuta de belleza local. Los espejos retrovisores fueron arrancados y los vidrios rotos cuando se produjo el caos general.
Razor fue acusado de pelea por el incidente, mientras que Sinclair fue acusado de daños criminales. Sin embargo, la evidencia contradictoria finalmente llevó a Ruddock a ser absuelto del cargo, aunque Sinclair fue menos afortunado: recibió una multa de £ 250 y se vio obligado a pagar £ 225 en compensación.

Cortesía The Mirror

 

 Manchester City y el ojo apagado  (2004)

Para los ingleses es difícil de creer que el mediocampista Joey Barton pueda meterse en problemas en una fiesta llena de alcohol, pero eso es lo que sucedió en la fiesta de Navidad de 2004 en el club nocturno Lucid de Manchester. Los informes sugieren que el joven Joey estaba actuando como un encantador, alardeando de su contrato de 27 mil libras  por semana e intentando hacer agujeros en los disfraces de los otros jugadores con un cigarro encendido.
Cuando el jugador juvenil Jamie Tandy se ofendió e intentó devolver el favor con un encendedor, Barton golpeó accidentalmente el cigarro en el ojo izquierdo del joven de 18 años. Las consecuencias fueron terribles y Barton tardó seis semanas en recuperarse.

Lee también   Manchester City ofrece 42 mde por Mandzukic

Liverpool y una navidad nada santa (1998)

Lo único mejor que las estrellas de fútbol se comportan de manera inapropiada es cuando lo hacen con disfraces. El internacional inglés Jamie Carragher logró hacer las dos cosas en la fiesta de Liverpool de navidad de 1998, cuando supuestamente se puso a «decorar» con una lata de crema batida a un grupo de strippers mientras estaba vestido como el Jorobado de Notre Dame en un club nudista. Según informes, Michael Owen,  se veía apenado y se marchó cuando comenzó el libertinaje, mientras que Paul Ince  se apoderó de la cabina del DJ. Todo esto en algo que no debía pasar de la cena en un restaurant.

En algunos lugares como Florida se prohibió este «deporte»

Los lanzamientos del Chelsea (1994)

La «gran idea» del gerente Glenn Hoddle para poner a Vinnie Jones (centrocampista «cinco» violento e intimidatorio) a cargo de la planificación de la fiesta de Navidad de Chelsea en 1994  tiene un origen desconocido, pero la fiesta ciertamente estuvo a la altura del personaje.
Jones hizo todo lo posible para cerrar con «broche de oro» pub del oeste de Londres que presentaba un juego de fiesta único: lanzar enanos. «La idea era recoger a un enano y lanzarlo tan lejos como pudieras», recordó más tarde su compañero de equipo Tony Cascarino, otra «joyita» más. “Tuve una oportunidad, pero no recuerdo cómo lo hice. Eran más pesados ​​de lo que esperaba».
A los seis meses de la fiesta, Jones había abandonado Chelsea para regresar a Wimbledon. Pura coincidencia, por supuesto.

No recomendado como regalo navideño

Los bonitos intercambios del Newcastle (1998)

El escuadrón de Newcastle de 1998/99 llevó a los juegos pesados a un nuevo nivel, inquietante a la hora de entregar regalos en su reunión navideña esa temporada.
El mediocampista alemán (y judío) Didi Hamann fue el receptor no tan orgulloso de una copia de Mein Kampf de Adolf Hitler, mientras que el defensor italiano Alessandro Pistone recibió un corazón de oveja real, en una burla por su aparente falta de compromiso en el campo.«Estoy seguro de que fue una broma», dijo Pistone. «Los otros también tenían algunos regalos muy divertidos: Temuri Ketsbaia recibió un cepillo para el cabello y Duncan Ferguson una camisa de la prisión».

Los del United, aún «sanos»

Manchester United y un «ven a mi casa esta navidad»  (2009)

Alex Ferguson entró en modo «Scrooge» después de las sórdidas actuaciones del escuadrón del Manchester United en 2007. El escocés canceló todas y cada una de las fiestas navideñas en el futuro  después de una fiesta muy alborotada en el hotel Great John Street de la ciudad que resultó en todo tipo de titulares incorrectos para el club.
La historia cuenta que los jugadores se embarcaron en una gigantesca sesión de bebida de 13 horas y  4.000 libras esterlinas  por cabeza que incluyó karaoke y varios clubes de striptease. Las cosas culminaron en una fiesta en el hotel que involucró a 80 mujeres elegidas a mano, lo que fue descrito por una fuente sensacionalista como «un horrendo mercado de ganado» y una terrible pero inolvidable orgía. Hubo acusaciones posteriores de violación e incluso, una chica legalmente en los 18 por esos días confesó en The Telegraph que «no recordaba cuantos jugadores me hicieron el amor ese día. Todas corríamos desnudas y a la primera que agarraban, pues, le tocaba». La reputación del club quedó severamente dañada por esos días.