Conmebol en la UEFA Nations League: El bloque contra el mundial bianual

Dominguez y Ceferin, presidentes de Conmebol y UEFA respectivamente

La noticia hace unos días se regó como pólvora y generó mucha euforia en Sudamérica:  Los diez equipos de la Conmebol, a partir de 2024 serán parte de la UEFA Nations League, torneo que ya lleva dos ediciones y ha generado importantes dividendos.

La información la dejó correr nada más y nada menos que Zbigniew Boniek, vicepresidente de la UEFA. El polaco informó lo siguiente: “Esta es la última ‘UEFA Nations League’ con este formato. Tuvimos una reunión con la CONMEBOL y a partir de 2024, los equipos sudamericanos se unirán a la competición. Hasta 22 equipos jugarán en la Liga A, en la que actualmente compiten 16 selecciones. Seis de ellos serán de la zona de la CONMEBOL. Los cuatro equipos restantes se agregarán a la Liga B”.

En cuanto al formato, dijo que “todavía estamos trabajando en ello”, pero quedó claro que los equipos sudamericanos tendrían que buscar alguna localía en Europa.  El formato actual se trata de duelos de ida y vuelta, hasta semifinal y final, que se disputa en una sede única. Nada de equipos europeos viajando a Sudamérica para jugar.

Para los sudamericanos, es un gran triunfo. Con la aparición de la Nations League y también el apretado calendario de Concacaf, ha sido difícil planificar amistosos de nivel para una región que cada día que pasa pierde terreno ante Europa.

Filtraciones de formato

La idea brindada por Boniek es que las seis selecciones sudamericanas mejor clasificadas en el ranking UEFA, es decir Argentina y Brasil, y probablemente Colombia, Chile, Uruguay y Perú, se unan directamente a la Liga A de la Nations League, es decir que podrían competir contra selecciones poderosas como Francia, España, Alemania, Bélgica, Inglaterra, entre otras.

El resto de las selecciones sudamericanas, Ecuador, Paraguay, Bolivia y Venezuela, se unirían al torneo europeo en la Liga B, ya pensando en jugar con selecciones como Suecia, Noruega y Serbia, que están en esa liga para la próxima edición.

La realidad

Todo tiene su timing y su trasfondo.  El aviso de esa unión Sudamérica – UEFA  se hace justo tres días antes del 20 de diciembre, día en el que Gianni Infantino formalmente presentó ante el consejo de la FIFA la propuesta de su mundial cada dos años.

Lee también   Sobre el sentimiento de sentirse impedido

«Quizás la UEFA está en contra porque no había visto los números económicos que se han presentado hoy. Además, hemos modificado el calendario teniendo en cuenta el comentario de las asociaciones europeas que no querían jugar todo en un mes», dijo en esa cumbre convocada para la propuesta.

UEFA está en contra de un Mundial cada dos años porque afectaría competiciones de países (Eurocopa y Nations League), al igual que la de clubes (Champions, etc.) y a la Conmebol le pesaría toneladas en sus asociaciones, pues desde que cambió su formato de eliminatoria a un todos contra todos, dura tres años  y son enormes los ingresos por derechos de TV.

Otro elemento es que, al perder jugadores por el “Virus FIFA” (jugadores lesionados por viajar con sus selecciones), los clubes poderosos de Europa estarían más tranquilos al tener a “sus sudamericanos” cerca, en vuelos mucho más cortos.

Históricamente, más por rivalidad deportiva que otra cosa, Conmebol y UEFA no eran amigos. Hoy son aliados circunstanciales y ambos, por tener el bipolio de campeones del Mundo en sus regiones, prefieren caminar su propio calendario. Ejemplo, es la creación de la Copa Euro-Americana que jugará Italia contra Argentina en junio de 2022.

Según los cálculos de sus dirigentes, aglutinando a Argentina, Brasil, Alemania, España, Francia, Italia, etc.  compitiendo entre sí, sería un torneo que le quitaría brillo al mismo Mundial. Aparte, al colocarlo para 2024 empezarías, en la siguiente edición (2028) a bloquear calendario para el famoso mundial Bi-anual.

Sí, esto es la realidad. Más que un proyecto deportivo, es el contra-ataque de Conmebol-UEFA contra el Mundial cada dos años. Conmebol le ha seguido el camino a UEFA como si fuera el último vagón del tren (final única en torneo de clubes, eliminación de goles de visitante) y en esta, no es la excepción. Desde hace rato, tanto Conmebol y UEFA están peleados contra FIFA por distintas causas. Pero la carta de Infantino son los votos conquistados en Asia y África.

¿Qué sucederá? Te leemos en los comentarios.