Copa América: arrancar contra toda lógica

La Copa América arrancará esta tarde  en Brasil, tras pasearse por varias sedes, quedar en duda por países que no han podido controlar el Covid ni situaciones sociales intensas y además, arrancará con un dantesco espectáculo que solo deja en evidencia el afán de Conmebol de jugar sí o sí para cobrar el dinero de los contratos.

Esta tarde, después de dejar atrás las sedes iniciales, Argentina y Colombia, por temas Covid y temas sociales irrefrenables, Brasil, el anfitrión, enfrentará a una Venezuela que encarará al máximo favorito con 13 casos de Coronavirus en su delegación.

El jugar como sea se evidencia en este compromiso inaugural, que seguramente ofrecerá al mundo un espectáculo desequilibrado, bajo, hecho a empujones… Viendo el caso vinotinto, la Conmebol, de buenas a primeras, cambió el reglamento a 48 horas del partido permitiendo sustituciones indefinidas en caso de contagios de Covid-19.

Algunos levantaron la voz, otros prefirieron no hacerlo. Las federaciones (que ya habían recibido un adelanto  de cuatro millones de dólares por la Copa América) tampoco se opusieron. Y Bolsonaro encontró el rival dentro de casa: Tite y su equipo se situaban en contra de la realización del certamen más antiguo a nivel selecciones del mundo debido a la situación sanitaria del país. Pero, una vez más, no fueron hasta el final. Y la Copa América se jugará en Brasil.

Que el balón ruede

En lo estrictamente deportivo, Brasil es la favorita (y ahora jugando de local, a pesar de no poder asistir público, más). Argentina intentará cortar una racha de 28 años sin Copa América y Colombia, Uruguay, Ecuador o Chile intentarán dar la sorpresa.

Lee también   BRASIL | Pelé truena contra negociaciones

La Selección de Tite y la de Scaloni son las máximas favoritas, pero por motivos distintos. Mientras la local ya está armada, sabe a lo que juega y tiene soluciones en todas las líneas, la albiceleste está formando un proceso que tiene que empezar a dar sus frutos y que además cuenta con Messi en su última competición continental. El todavía jugador del Barcelona tiene una deuda pendiente con la selección y en Argentina la opinión pública ya está (casi) completamente a favor del ’10’.

Luis Suárez, Cavani, Godín y Muslera, guiados por Tabárez, serán los abanderados de la nueva camada de uruguayos que viene pisando fuerte y siempre deja todo en la cancha. Alfaro y Berizzo, dos argentinos, intentarán que Ecuador y Paraguay vuelvan a competir. Colombia, con una gran generación, quiere la victoria. Y Chile volver a ser referente.

La región sigue siendo azotada por la pandemia y que el torneo se celebre en Brasil, donde la situación es especialmente grave, ha generado muchas críticas.

Felipe Rocha, periodista de la BBC, aunque no niega que disfrutará igualmente con la cobertura de la competición, dice que «parece una broma que haya Copa América en Brasil ahora».

«El contexto es muy complicado. Los jugadores llegan cansados y el torneo es muy contestado a nivel social e internamente. Ganará el que más piernas y cracks tenga. En estas dos variables estará la clave», completa Castro.

Que ruede el balón. Sobre las víctimas.