CR7, Coca Cola e hipocresía : un golpe al marketing

Recuerdo la primera vez que dijeron que las estrellas del deporte a veces se rascan o frotan la cabeza varias veces durante las entrevistas, aparentemente para mostrar la marca de reloj que llevan. Roger Federer parece hacer esto mucho, como aparentemente lo hace José Mourinho . Una vez que uno se da cuenta de esto, es imposible no darse cuenta, lo que obviamente es bastante irritante.

Y así, miles de formas de vendernos un producto: en Tik Tok, en Instagram, en YouTube… hay un hartazgo general de la colocación de productos en cada paso que damos, aunque, al final del día, la mayoría comprende que sin lo que aportan esas campañas publicitarias, muchas familias no tendrían qué comer ni eventos deportivos tendrían de donde sostenerse.

Se ha hecho eco de el acto de Cristiano Ronaldo en una rueda de prensa de la Euro 2020: Tomó las dos botellas de Coca Cola por emplazamiento que estaban dispuestas sobre el escritorio, las retiró e invitó a tomar agua por encima de las gaseosas.

Los “justicieros del teclado” se sintieron satisfechos por la saludable recomendación. Evidemente, el agua es mucho más saludable que una bebida carbonatada y llena de azúcar. A CR7 lo proclamaron “Dios de los influencers” por hacer que Coca Cola bajara 4 mil millones de dólares en el valor de sus acciones. Todo un movimiento telúrico.
Pero, como la verdad viaja muchísimo más lento que la mentira o lo “trendy”, Coca Cola recuperó su valor en bolsa al instante (sobre los 250 mil millones de dólares) y ese 1,6 por ciento de pérdida algunos analistas financieros lo atribuyen a una caída general de las gaseosas, entre ellas Pepsi o Dr. Peppers.

No es ningún anticapitalista

 

Lee también   “Iremos a Francia a hacer un buen papel”: Bale

Vale la pena mencionar en este punto que Ronaldo no es precisamente tímido a la hora de promocionar productos. No disfracemos esto como una postura atrevida y anticapitalista de un hombre que se estima vale casi 500 millones de dólares, aunque fue refrescante ver cierta espontaneidad e independencia de pensamiento pinchar un deporte asfixiado por agentes y “embajadores de marca” y cualquier otra cosa.

Quizás la Coca Cola no es saludable, pero el pollo frito de KFC tampoco lo es mucho y él, entre decenas de publicidades que ha realizado a distintas marcas, se prestó para ser imagen de esta compañía, en una campaña destinada a la región árabe.

Las marcas más importantes con los que cuenta son Nike, Kentucky Fried Chicken, Emirates, Samsung, Herbalife, Toyota, Poker Stars (capaz no es tan malo apostar como tomar Coca Cola) y Tag Heuer, sólo por mencionar algunos. A esto se suma el impacto mediático que puede representar con millones de seguidores en redes sociales como Twitter, Instagram y Facebook.

Para poner esto en términos de negocio, se estima que el costo por cada tweet o post promocional publicado por este personaje es de 120 mil dólares.

¿Es entonces, un acto totalmente planificado lo realizado contra Coca Cola? No sabremos, pero no lo descartamos. Lo malo, es que hay reacciones en cadena, pues Paul Pogba, quitó una botella de Heineken antes de hablar a la prensa.

Algo que muchos tildan de arrojo rebelde, queda demostrado que no es así. Y aparte, podrían afectar económicamente a los equipos y competiciones que tanto nos gustan.