Quedo definida la liguilla del futbol mexicano y sin lugar a dudas, la serie más atractiva de los cuartos es la que enfrentará a Cruz Azul contra América, la reedición de la final torneo anterior, una serie en la que ambos equipos buscarán ganar no solamente a su rival, sino también a las numerosas piedras que cargan en las espaldas.

Cruz Azul cerró la fase regular en el cuarto lugar, con un cuadro base sólido y con un Milton Caraglio en plan grande; por su parte, Caixinha cuenta ya con la experiencia de ser campeón y con la experiencia de ser finalista con el equipo de la máquina, por lo que se puede pensar que tras un torneo de ensayo, este debe ser el que el equipo de la Máquina concluya con su sequía de títulos.

Sin embargo, no es la primera vez que el equipo celeste llega con buenos números a la Liguilla; no es la primera vez que cuenta con un equipo sólido y con un técnico experimentado. De hecho, el equipo se ha cansado jugar bien las fases regulares y hacerse pequeño en la fase final, prácticamente ya es una tradición que el equipo pierda con todo a favor.

El equipo tiene ante sí una nueva oportunidad de alejar los fantasmas que lo rondan y que mejor forma de hacerlo que ante su máximo rival, el América, un equipo contra el que busca venganza, un equipo contra el que trae demasiadas cuentas pendientes, el equipo responsable de sus pesadillas, pero que no atraviesa por su mejor momento.

Cruz Azul buscará vencer en primera instancia, a sus propios fantasmas

América por su parte, llega a una nueva liguilla con Miguel Herrera al frente, pero siendo el peor torneo que el Piojo ha dirigido al cuadro americanista, lo que ha hecho que tengan que cerrar la liguilla en calidad de visitantes, algo que históricamente es mortal para el equipo. Por si fuera poco, el equipo luce mermado por las lesiones y por fricciones entre los jugadores.

Lee también   Línea de Cinco: Realidades de ayer y hoy

A lo largo de su historia, para que el América sea campeón, necesita de sus dos cosas; terminar entre los cuatro primeros de la liga y sobre todo, cerrar en el estadio Azteca. Solo en un par de ocasiones ha logrado salir campeón terminando por debajo de la cuarta posición, pero en ambas jugó contra equipos que también tenían su sede en el mismo recinto.

Por si fuera poco, América también tiene en contra sus propios números; en torneos cortos, el cuadro azulcrema no ha podido repetir como campeón, incluso ha sido humillado en sus diversos intentos por bicampeonar; es por ello que el Piojo tiene ante sí un nuevo reto como responsable americanista: sepultar esos antecedentes, y que mejor forma que hacerlo que iniciando una nueva liguilla, ante su presa favorita, el Cruz Azul.

América empezará la liguilla con una clara desventaja