AR-305289996

La lexicalización sirve para crear palabras desde estructuras que antes no las formaban. Se toma una base léxica y a partir de ella se pueden derivar verbos, sustantivos, adjetivos, etcétera. Es, a efectos prácticos, crear nuevas palabras a través de situaciones específicas.

La palabra “hincha” nació en Uruguay gracias a que un hombre llamado Miguel Reyes, Talabartero de profesión, se dedicaba a hinchar los balones durante los partidos del Nacional. Además de esto, era el más fiel y motivador de los seguidores. La gente comenzó a adoptar la palabra hincha para hablar de Miguel, y luego esa palabra se extrapoló a todos los seguidores que se dedican a apoyar al equipo de manera incondicional. “Hincha” pasó de ser la conjugación en tercera persona  singular del presente subjuntivo de hinchar, a convertirse en un sustantivo que refiere a un seguidor fiel a su equipo.

No es que la hinchada no hinchara antes de la contribución de Miguel Reyes. Pero surgió una palabra que sirve para englobar de manera más concisa los diversos significados que radican en la misma.

diccionario

¿Por qué hablamos de esto? Por que pronto podríamos ver una nueva lexicalización.

En el fútbol mexicano hay un equipo que está ligado a la tragedia, al ridículo y a superarse en cuanto a decepciones se refiere. Desde hace 17 años ha perdido campeonatos de todas las maneras posibles. Con un gol hecho con la ingle. Con golazos del rival. Con un autogol en tanda de penales (¿En serio?). Con una voltereta luego de ir ganando 3-1 en la visita. Con gol de último segundo en Concachampions. Contra el Atlante. Perdiendo una ventaja de dos goles contra 10 hombres en los últimos tres minutos. Cruz Azul le ha demostrado a sus aficionados y al futbol en general que no hay un límite para las desgracias en este deporte. Cuando crees que no puede haber una forma más increíble de echar todo a perder, la máquina se saca de la manga algo inverosímil. Es más, hasta son capaces de perder en penales contra una manga de kiwis amateurs.

Las trágicas noches del Cruz Azul a la hora buena dan para escribir un par de tomos de todo lo malo que puede pasar en el futbol. Penales inventados, salidas asquerosas del portero, expulsiones estúpidas, técnicos incapaces, épicas americanistas, goles de Aldo De Nigris. A veces por incapacidad propia y otras por que la verdad hay alguien que odia al Cruz Azul, pero los celestes han agotado todos los adjetivos para hablar de la desgracia y el ridículo. Aquí es cuando entra la lexicalización.

Lee también   Brasil 2014: Lo que necesitas saber de la final

Cruzazulear puede ser el nuevo verbo del español ¿qué mejor forma de definir que alguien en el momento importante falló? ¿Qué otra construcción léxica puede expresar mejor que, no importa qué pase, algo va a salir mal al final? ¿Con qué otra palabra podríamos etiquetar acciones ridículas que desencadenan en fracaso?

Si la RAE se aviva y decide hacerle caso al habla popular por una vez, pronto veremos en el DRAE una definición parecida a.

Cruzazulear. Viene del equipo Cruz Azul mexicano y se refiere a:
1. tr. Acto de perder de manera inverosímil y ridícula cuando las probabilidades están a tu favor.
2. tr. Falta de amor propio y entrega a la hora de buscar una meta (pecho frío)
3. tr. Fallar en el momento más importante de un evento en repetidas ocasiones.
4. tr. Quedar segundo en todos los intentos por ser campeón de algo.
5. deprimente. Decepcionar a aquellos que confían en ti y nunca te abandonan, pagándoles con falta de profesionalismo su confianza.
6. intr. Miedo inexplicable al éxito.

Su conjugación sería la misma que la de “bloquear”: Yo cruzazuleé, tu cruzazuleas, él cruzazuleará, nosotros cruzazulearíamos, ellos cruzazuleaban, ustedes hubieran cruzazuleado.

¿Tu equipo es el que mejor jugó todo el torneo pero en la final se derrumbaron como el puente de Londres? La cruzazulearon. ¿Llevas varios años trabajando duro y cuando están a punto de darte el ascenso te caes en las escaleras, quedas inconsciente y llegas tarde, para que tu puesto se lo den al inútil de Zamarripa? La cruzazuleaste. ¿El vecino trató de conquistar por tres años a Lupita pero ella lo dejó por un albañil mal hablado? La cruzazuleó el vecino. Una palabra que puede ahorrarse de un plumazo expresiones como “tuvo mala suerte” “no supo cómo reaccionar en el momento importante” “casi gana” “¿cómo fue a perder?” “le tuvo miedo al éxito” etcétera.

Cruz Azul no se explica su mala racha

Cruzazulear puede ser el verbo del futuro, una palabra exquisita que pondrá al equipo en el mapa de todo el español por los siglos de los siglos. Pero lo más seguro es que cruzazuleén tanto, que a la hora del corte final quedemos en segundo lugar, detrás de segundear.

Puedes seguirme en twitter