¿Cuántas veces hemos visto detrás de las rejas a un futbolista? Los últimos años, aquél refrán de Diego Maradona que rezaba “la pelota no se mancha”, más que mancharse, se ha vulgarizado. Parece que calzarte unos botines y patear un balón te deja libre de culpa.

El último futbolista involucrado en un caso de presunta violación fue Neymar. Foto vía Twitter.

Es curioso que a pocos días del torneo de selecciones más importantes de 2019, la Copa América, y con el mercado de fichajes de Europa al rojo vivo, todos los focos, los lentes y las grabadoras estén sobre el caso Neymar.

Más sonado por lo que hace fuera de la cancha que por lo que hace con el balón, al menos en los últimos años, el brasileño fue señalado por una mujer de presuntamente abusar sexualmente de ella en París a mediados de mayo. Y adivinen: Neymar negó las acusaciones.

La estrella del PSG se defendió en sus redes sociales con un video —que luego borró—, mostró fotos íntimas de él y la demandante y parece que quedará libre de culpa luego que los abogados de la mujer se retiraran del caso por divergencias en el relato de la denuncia.

Según la Real Academina Española (RAE), una agresión sexual consiste en un “delito consistente en la realización de actos atentatorios contra la libertad sexual de una persona empleando violencia o intimidación”.

Entonces, ¿una demostración de ‘sexting’ (intercambio de mensajes y fotografías con contenido sexual por mensajería instantánea) puede comprobar que no agrediste sexualmente a una persona? ¿Cómo podemos saber cuál de las dos partes tiene la razón?

Hasta ahora, la demandante se quedó sin abogados aunque según un reporte de la AFP ya habría planteado el caso a otro escritorio jurídico. Es decir, que la denuncia contra Neymar por presunta violación sigue en pie.

Estos casos de denuncias por presuntos abusos sexuales siempre tienen un trasfondo, comprobable o no, en el que la parte demandante lo que busca es dinero. Porque conoció a la estrella, tuvo contacto con la estrella y conoce el potencial económico de la estrella. ¿Pero y si verdaderamente ocurrió una agresión sexual?

El caso de Neymar no es el único en el que representantes del fútbol mundial son involucrados en hechos de presuntas violaciones. Uno más sonado es el de Cristiano Ronaldo, que curiosamente, volvió a salir a la palestra este miércoles 5 de junio.

La presunta violación que cometió Cristiano habría sido en 2009. Foto vía Twitter.

La agencia Bloomberg informó que la demanda en contra del astro portugués por presuntamente violar a Kathryn Mayorga el 13 de junio de 2009 en un hotel de Las Vegas, Estados Unidos, había sido retirada. Pero la AFP consultó con la abogada de la demandante y aseguró que la acusación sigue en pie.

“La acusación no ha sido retirada. La denuncia se retiró (de una corte estatal de Nevada) porque presentamos idénticos cargos ante una corte federal. Básicamente cambiamos la jurisdicción pero la demanda se mantiene”, dijo la abogada Larissa Drohobyczer.

Lee también   Keita se va. Opción para Jona

Tras presuntamente sodomizar a Mayorga, la policía de Las Vegas solicitó a las autoridades italianas una muestra del ADN de Ronaldo el pasado enero.

En su momento, los abogados del luso explicaron que la acusación “viola los derechos personales de nuestro cliente Cristiano Ronaldo en una forma excepcionalmente seria”. Luego, en un video a través de Instagram, CR7 se mostró sonriente y negó lo que supuestamente ocurrió.

Pero lo más grave del asunto fue que, presuntamente, el cinco veces ganador del Balón de Oro sobornó indirectamente (con emisarios) a la presunta víctima para que guardara silencio. Le ofrecieron 375 mil dólares para que lo que supuestamente pasó en Las Vegas se quedara en Las Vegas.

¿Por qué un caso como el de Cristiano Ronaldo, de data de 2009, sigue en pie 10 años después? Muchas teorías podemos sacar a relucir: la víctima pudo haber recibido el dinero para efectivamente no dijera nada y ahora quiere más ingresos, quizás sea un viejo amor del portugués que ahora busca venganza o a lo mejor las autoridades correspondientes tardaron en prestarle atención a la mujer. Es que, ¿cómo te creen que un tan Cristiano Ronaldo abusó presuntamente de ti sexualmente? No es algo que los niños o los fanáticos se imaginarían.

Otros como Franck Ribéry, Karim Benzema, Robinho, hasta el mismo Maradona fueron señalados en su momento por presuntas violaciones.

No solo los jugadores han sido señalados por acusaciones cómo estas. En Argentina saltaron las alarmas en abril de 2018, cuando un grupo de niños de las fuerzas básicas de Independientes señalaron a varios adultos, entre ellos organizadores de torneos, árbitros, representantes de futbolistas menores, entre otros, por abusar de ellos sexualmente.

Desde muy temprana edad, los niños argentinos practican fútbol.

La denuncia llegó al punto de ejercerse de tal forma que señalaron que 19 niños eran parte de una red de prostitución infantil.

Ese caso generó un efecto dominó, que causó la denuncia por parte de la Asociación Ayuda a Víctimas de Violación (AVIVI) que señalaba que de 2004 a 2011 ocurrieron presuntas violaciones de menores de edad en las instalaciones del club River Plate, también de Argentina.

En su momento hubo detenidos por los casos pero las investigaciones siguen en pie en los clubes argentinos para evitar hechos de éste tipo.

Y solo hablamos de presuntas violaciones. Ni hablar de las decenas de casos por fraudes fiscales en los que grandes figuras fueron señaladas como culpables, pagaron millonarias multas y no entraron a prisión por no tener antecedentes penales previos. Curiosas las leyes en Europa.

Culpables o no, los futbolistas no pagan con prisión. Indemnizaciones, multas, fianzas o posibles negociaciones previas pueden salvarlos. Nunca sabremos a ciencia cierta quiénes son las víctimas, los victimarios, si los que alegran a millones con sus goles o los que presuntamente sufren por las malas decisiones de las estrellas.

La pelota no se mancha, dijo Maradona una vez.