El AEK de Atenas | La obra de los refugiados griegos de Constantinopla

El AEK es el tercer club más ganador en la historia del fútbol griego, pero tiene una deuda pendiente con Europa. Curiosamente, el AEK de Atenas Fútbol Club es uno de los equipos de griegos con más antecedentes significativos pero sin haber logrado aún  la gloria continental.

Sus siglas AEK significan en español Unión de Atletas de Constantinopla (Athlitiki Enosis Konstantinoupoleos en griego), y, básicamente su nombre narra el origen de la institución que forma parte de la entidad polideportiva AEK Atenas.

El AEK de Atenas | La obra de los refugiados griegos de Constantinopla
El AEK de Atenas | La obra de los refugiados griegos de Constantinopla

El equipo de la capital fue fundado el 13 de abril de 1924, seis años antes del inicio de los Mundiales de Fútbol, para muchos, el punto de inflexión que marcó el antes y el después del balompié. Los fundadores del AEK fueron refugiados griegos de la antigua Constantinopla, actualmente la ciudad turca de Estambul, movilizados durante la Guerra Greco-Turca que se llevó a cabo  de 1919 a 1922.

Actualmente, el equipo juega en el estado Olímpico de Atenas, llamado Spyros Louis, mientras finaliza la construcción de un nuevo coloso en el que jugará sus partidos de local, el Agia Sofía.

La app griega de movilidad BEAT se encuentra en 11 ciudades de la República Mexicana, descargala aquí.

Desde entonces, el AEK de Atenas, llamado Enosis (Unión), Dikefalos Aetos (Águila Bicéfala) o simplemente el club aurinegro, ha ganado 12 Superligas de Grecia, 15 Copas de Grecia y dos Supercopa de Grecia.

En competencias europeas, el paso del AEK no ha sido exitoso. En 1969 llegó a cuartos de final de la Copa de Europa y en 1977 fue semifinalista de la UEFA Europa League, antes Copa UEFA.

Lee también   Fecha 32 zweiunddreißig – El Resumen

El regreso al amateur

En junio de 2013, el AEK de Atenas vivió la peor crisis de su historia: descendió a la cuarta división del fútbol griego.

Fue un “autodescenso” a la cuarta categoría, debido a que terminó el concilio con la entidad AEK de Atenas y el club, además de perder la máxima categoría, cambió de dueño, bajo la supervisión del referido grupo.

Principalmente, su descenso era a la segunda división, luego de varios capítulos por incidentes violentos en sus partidos como local. El duelo que capitalizó el primer descenso en la historia del club fue ante el Panthrakikos.

Los ultras del AEK invadieron el campo luego de un gol en contra y rompieron asientos y otras áreas del inmueble. La policía griega se vio obligada a disolver la revuelta con gases lacrimógenos. El juego fue suspendido por el árbitro y la liga decidió declarar perdedor al conjunto de Atenas por 0-3, lo que lo envió a segunda.

Para la temporada 2017-2018, el AEK regresó a la Superliga de Grecia y no solo eso: se proclamó campeón —su último título en el certamen— y regresó a la Champions League.

El sueño de los refugiados sigue vivo: un club griego que brille en el fútbol mundial. La única deuda que tiene el equipo con su historia es destacar a nivel continental, un éxito que puede eliminar la mancha del descenso.

Desde Atenas, llegó a México una gran aplicación de movilidad, BEAT. Con costos económicos en todos tus viajes. Te invitamos a descargarla y usarla por primera vez con un descuento del 50% en tu primer viaje.