El precio que diga su corazón: Unionistas en España da un gran ejemplo

El Unionistas de Salamanca CF y la SD Logroñés han crecido en paralelo, se admiran y hoy sábado se enfrentan por primera vez en un partido de Primera RFEF cuyas entradas se han vendido por la voluntad  de pago por el hincha, como símbolo del modelo cooperativo que define a ambas instituciones.

“ ¡Tú decides el precio! Sin ningún compromiso: cada uno aporta al club la cantidad que quiera/pueda a partir de 0€ “ fue el tweet con el que se anunció que para este partido de la tercera división española, el aficionado va aportar lo que le salga del corazón, en beneficio del equipo.

El anuncio se hizo el día lunes. Ya el martes se habían despachado 400 entradas, y según comentan voceros del equipo, fueron muy pocos los que obtuvieron entradas por menos de cinco euros. Buena parte dio 20, 30 y alguno hasta 100 euros, pues saben que cualquier aporte es en beneficio de este equipo.

Unionistas de Salamanca, que es un equipo “homenaje” al extinto Unión Deportiva Salamanca, un modesto bien habitual en la segunda división española y con 12 temporadas en primera, ha basado su sustentabilidad en base al cooperativismo, al modelo “un socio, un voto” y este club tiene bastante simpatía en España, más en momentos de multimillonarios adquiriendo equipos con historia.

 

Unionistas -Real Madrid. Un momento cumbre en la historia de este modesto equipo

Una historia de nostalgia y despecho

El conjunto blanquinegro vuelve a ganarse la atención dos años después de su exitosa participación en la Copa del Rey cuando llegó a enfrentarse en dieciseisavos de final de la Copa del Rey al Real Madrid en el campo de las Pistas, su casa.

Nació luego de una tragedia: En junio de 2013, tras una gigantesca deuda para un club modesto de segunda “B” (tercera categoría), dejó de existir la Unión Deportiva Salamanca tras 90 años de historia. Su última junta de accionistas y acreedores no llegó a un acuerdo para solventar la deuda de 23 millones de euros.

Quien quiera refundar la Unión Deportiva tendrá que asumir las deudas. Así lo establece una de las modificaciones del Reglamento de la Federación Española de Fútbol. Pero para unos aficionados de una ciudad pequeña como Salamanca, juntar ese dinero es muy difícil. Incluso, el mítico estadio Helmántico estaba valorado en 14,7 millones de euros y fue parte de pago.

Lee también   Club de LaLiga está interesado en fichar a Götze

El capítulo uno, comienza con la fundación del club. Después de desaparecer la Unión Deportiva Salamanca un grupo de aficionados decide crear un club bajo el principio de un socio un voto y en la categoría más baja posible. Así, 2.344 personas deciden unirse al barco como socios fundadores con la intención de evitar cualquier tipo de deuda al final de temporada y comenzar, por el principio, escribiendo su propia historia desde Provincial. Un año después, el conjunto dirigido por realizó el primer entrenamiento de su historia el 26 de agosto de 2014, fecha que quedaría grabada en la memoria de todos los aficionados. El telón competitivo se alzaría el miércoles 3 de septiembre en el Alfonso San Casto de Santa Marta.

El recordado UD Salamanca de los 90

 

Siempre originales

En paralelo, empresarios de la región, con argucias legales en lo deportivo, aprovechan otro club de la ciudad, el Salmantino y se hacen con los derechos de canteras, el estadio Helmántico y fundan el CF Salmantino, cuadro que en 2018, adopta el nombre de Salamanca Club de Fútbol U.D.S. (con un escudo similar al desaparecido Salamanca) debido a la popularidad que había tenido en la región Unionistas.

Entre estos aficionados fundadores de Unionistas se encontraba Javier Tejedor, presidente hasta 2017 y ahora vicepresidente ejecutivo de un club creado desde un principio claro: el de no suplantar al desaparecido sino solamente honrarlo, como indican unos estatutos que también establecen que las decisiones y los símbolos del club deben ser adoptados por sus socios.

Lo que probablemente no podían imaginar ni los mismos aficionados que lo fundaron es que este espíritu romántico iba a dar lugar a un proyecto tan exitoso como ejemplar y tan transparente como sólido. Lo demuestra la breve y fulgurante historia de Unionistas, un éxito deportivo que empezó en la categoría más baja del fútbol amateur y que ahora tiene el reconocimiento social de toda la provincia. Desde su fundación en agosto de 2013, Unionistas tan sólo tardó un año en comenzar a jugar en la división provincial de Salamanca.

Paralelamente a los éxitos deportivos, ha llegado el éxito social de un club que con sólo seis años de existencia ya cuenta con 2.800 socios y tiene hasta peñas en el extranjero, por ejemplo una en la localidad inglesa de Bath. Este importante calado en Salamanca también se refleja en la cantera, ya que Unionistas tiene 20 equipos desde los más infantiles hasta la sub-21. Un modesto ejemplo de crecimiento en época de billetazos.