Entre un Athletic supercampeón y dos titanes disminuidos

En Bilbao hay fiesta. Los “once aldeanos”, nombre con el cual los propios vascos se refieren a su equipo para recalcar que solo juegan con futbolistas de la región, despacharon en una semana a dos transatlánticos: Primero al linajudo Real Madrid y luego a su par, Barcelona.

Se está empezando a escribir mucho sobre Marcelino, de cómo en pocos días potenció una plantilla desangelada, hasta lograr un gran triunfo a la vista de todos. Este Athletic, histórico de por sí por ganar primero la Supercopa antes del título que lo llevó ahí  (Copa del Rey, final que jugará en tres meses), quebró los planes no escritos de la Real Federación Española de Fútbol que desde el año pasado, cuando se juega la Supercopa con semifinales, ha evitado que Real Madrid y Barcelona se encuentren antes de la final para tener clásico por el título.

Sin quitar méritos al bravo equipo vasco que se cenó en fila a dos grandes del mundo, Real Madrid y Barcelona no atraviesan el mejor momento. Estuvo a punto de lejos de ser una final de Clásico, una final de derbi vasco, pues el paisano del Athletic, Real Sociedad, ahorcó al Barcelona y solo por la vía de los penales pudo pasar a la final.

El cuadro de Bilbao, por su parte, pudo maniatar al Real Madrid con ganas y estrategia, en una final con un trabajo coral, colectivo, de mutuo apoyo, pudo disminuir las diferencias en millones de euros entre las nóminas y ganar su tercera Supercopa, la segunda en cinco temporadas.

El Barça estuvo muy impreciso en su juego, perdiendo un total de 140 balones, siendo Messi el que lideró este ránking, según los datos de Opta, con un total de 21. Precisamente, es noticia que el argentino fue por primera vez echado con un roja durante años como figura del Barcelona.

Lee también   Jersey polémico

El cuadro culé se está convirtiendo en un aristócrata venido a menos. Y el Real Madrid no está muy lejos. La Liga española en general ha tenido un bajón en cuanto a nombres, rendimientos espectáculo, que han sabido aprovechar en ligas cercanas.

Se ha hecho viral esta foto antes de la prórroga: El Athletic reunido como una piña y Barcelona, con cada jugador en lo suyo. Captura: Movistar TV

Cuando los grandes duermen…

Ya se ha hablado que la Premier League lleva años absorbiendo lo mejor del mundo futbolístico y se ha vuelto entretenida, ya que los campeones varían de acuerdo a los años. En Italia, esta temporada parece que se romperá la hegemonía juventina, y está buena la pelea por la cima con un Milan fortalecido liderando la tabla, teniendo atrás a un Inter y una Juventus bien reforzados peleando entre ellos por el scudetto.

Casualidad o no, al fútbol español le ha tocado vivir un momento desangelado del Madrid, que hay días que convence y otros, no tanto, más la crisis institucional del Barcelona, que desde el verano pasado, con la amenaza de salida de Messi, ha sentido todo un temblor que ha hecho temblar sus cimientos.

Lo bueno, es que al duopolio le salen competidores: Athletic, Atlético, Sevilla, Real Sociedad. Hay una oportunidad para mostrarse. Las autoridades de La Liga pueden aprovechar la coyuntura para igualar estos equipos hacia arriba y hacer un mejor torneo cuando los titanes de la capital y Cataluña se estabilicen. Mucho pasa por la desigual repartición de derechos de tv, por ejemplo. Quizás se esté pagando caro que por años, parecía muy rentable tener solo dos equipos de alta alcurnia.