¿Es el Manchester City un equipo grande?

En el City era tradición recibir goleadas como estas, de otros equipos chicos

En el año 2008, el Manchester City  estaba en una precaria situación lamentable situación financiera. Thaksin Shinawatra, ex primer ministro de Tailandia, había comprado el club un año antes tras abonar 121 millones de euros, ​ pero fue acusado en su país de corrupción y lavado de dinero. Sin embargo, el 1 de septiembre de 2008, Abu Dhabi United Group for Development and Investment, un grupo inversor de Emiratos Árabes Unidos (EAU), con Sulaiman Al-Fahim como parte visible del grupo, y con Mansour bin Zayed Al-Nahyan como máximo accionista, se hizo con el control del club por 250 millones de euros.

Todo cambió desde ese momento: Por ejemplo, la compañía de viajes Thomas Cook patrocinó al Manchester City hasta el final de la Premier League 2008-09, abonando anualmente 1,5 millones de libras. Dicha cantidad resulta ridícula comparada con los 400 millones de libras que recibirán los «citizens» por el acuerdo con Etihad Airways. Este pacto, que unió  a ambas entidades los siguientes diez años, incluye nombrar al campo del City Etihad Stadium, al campo de entrenamiento Etihad Campus y publicidad en las camisetas.

Luego de ahí, todos conocen la historia: un equipo que gasta mucho dinero, que ha logrado títulos pero el principal objeto de deseo, la Champions, aún no la logran atesorar. Perdieron el pasado fin de semana con el Chelsea y la pregunta aparece de nuevo: ¿Es el Manchester City un equipo grande?

Pocos se acuerdan que este era el «mood» habitual de los citizens

Pobre historia

Lo primero que hay que decir es que vivió por décadas a la sombra de su vecino, Manchester United, que reinó en Europa desde temprano. Antes del grupo de los “petrodólares”, solo había ganado dos Premier League (o First Division en su momento)  de las siete que presume: una en 1937 y otra en 1968.  Sin embargo, en la 1969-70 logró su único título europeo, la Recopa de la UEFA. Y sin petrodólares.

Lee también   La Camiseta de cada 8 días

Aunque es un club longevo (1880), tiene un historial de descensos que datan desde principios del Siglo XX, siendo la primera vez en 1902. Es un  club ascensor, pues luego de subir volvió a bajar en 1909. 1926, 1938, 1950, 1963, 1985, 1989, 1997 y la peor de todas,  en 1998 en tercera división (second división), ha sido el triste historial de un equipo que veía como su vecino se convertía en un titán europeo. Hace falta contar la temporada 2001-02, su último descenso.

El descenso a tercera del City en 1998, de los episodios más tristes del club

City, antes de la inversión árabe, fue un equipo bastante mediocre. No pelear por el descenso ya era bastante pedir y una buena temporada podría ser quedar de décimo.

Administrativamente, el City pasó por muchas manos antes de la llegada de Mansour bin Zayed Al-Nahyan y rara vez consiguió la estabilidad  institucional. Más allá de una cantidad de hinchas leales, el club fue víctima de goleadas, humillaciones y lo peor de todo, las burlas de su vecino, el United que por décadas, para el mundo fue el único portador del nombre “Manchester”.

Con dinero todo cambió. Ya no hay un “Manchester”, si no el City y el United. Los jóvenes se identifican con los celestes (han hecho una maravillosa campaña de marketing global) y los viejos y leales aficionados se sienten en época de revancha.

El City, con dinero de por medio, quiere construir una época de gloria. Pero, no es tan fácil borrar un historial repleto de fracasos, descensos y coqueteos con la quiebra.

Así ha sido el desempeño del City luego de la Segunda Guerra Mundial (Wikipedia).