Fútbol y religión: la iglesia que acapara balones históricos

La Iglesia de Santo Tommaso, ubicada en Ascoli Picena, Italia, fue tendencia en las redes sociales luego de una limpieza a su techo, que dejó a más de uno con la boca abierta.

Esta iglesia, que durante décadas no hizo limpieza en sus tejas, finalmente acabó con la espera y la sorpresa fue la cantidad de balones que cayeron desde el techo, que estuvieron atrapados en esa zona durante muchos años.

Fue una gran cantidad de pelotas que cayeron al suelo e incluso se encontró una histórica, del Mundial de Argentina 1978.

Ascoli Piceno, una de las pequeñas ciudades de la región de Marcas, ha sido futbolera desde hace muchos años e incluso, a finales de los 80’s allí (con el Ascoli Calcio) jugó uno de los hermanos de Diego Armando Maradona, Hugo, quien militó entre 1987 y 1988.

Otro histórico jugador que estuvo representando los colores del club de esa ciudad fue Oliver Bierhoff, quien perteneció a ese elenco desde 1991 a 1995. Este alemán es reconocido por haber marcado el primer “gol de oro” en la historia del fútbol (en la final de la Eurocopa 1996, ante República Checa).

La iglesia antes mencionada inició su construcción en 1.064 y la misma fue impulsada por el obispo Bernardo II; sin duda, tiene mucha historia religiosa.

Lee también   Solari: "La idea es ir a Melilla mañana y jugar con dos cojones"