Hoy les traemos otro bonito Futbolario, preguntando de dónde surgen los términos que refieren a burlar al rival.

El mundo del futbol latinoamericano es un mundo muy peculiar y exótico. Tenemos nuestras propias jugadas, nuestras propias reglas y nuestras propias expresiones. Un rasgo que distingue bastante a este futbol del europeo o de cualquier otro, es el uso privilegiado de la “Gambeta”, el recurso de habilidad que sirve para sacarse rivales y, en algunos casos, para humillarlos.

La gambeta es un mundo aparte y colorido, se compone de muchos elementos, cada uno con su nombre, y también la ésta misma tiene varios nombres. Hoy veremos los nombres más comunes de la gambeta en español.

Gambeta:

Contrario a la leyenda popular, no viene del uruguayo Schubert Gambetta, su origen se da entre rejas, robos y bailes.

El lunfardo es un dialecto bastante peculiar que se utiliza en Buenos Aires, Rosario y Montevideo. Surgió como un léxico de delincuentes, quienes lo utilizaban para planear sus robos y sus escapes de la cárcel sin que nadie comprendiera. Se conformó por muchos préstamos de otras lenguas, sobre todo del italiano (A finales del siglo XIX y principios del XX hubo muchos italianos llegaron a Argentina), y se llama así por “lombardo”, que es el gentilicio de aquél que es nativo de Lombardía, Italia.

En Lunfardo, las gambas son piernas. Proviene del uso italiano de la palabra y que refiere a las extremidades que usamos los animales para la locomoción sobre tierra.

Con el paso del tiempo este léxico comenzó a permear otros ámbitos. El Tango, un baile tan social que reunía a todas clases sociales, fue de los campos más afectados. Por lo tanto, en el tango se adoptó el término “gamba” para referirse a las piernas y una gambeta era un movimiento rápido con los pies al bailar, un movimiento que deslumbraba a los espectadores.

El futbol, que también usa los pies para maravillar, adoptó del tango la palabra “gambeta” para referirse a mover los pies rápido para esquivar contrarios y sorprender a la grada. Del confinamiento de la cárcel a la libertad interminable de la cancha.

Finta:

La palabra finta tiene un origen mucho más antiguo, aunque también surge en Italia.

Tiene su origen en el verbo latino Fingere, que significa simular, o engañar. De ahí vienen las palabras fingimiento, fingido y ficción. En latín, “fincta” es la forma femenina del participio de pretérito de éste verbo.

La finta es una ficción, un engaño y una forma de mentir, anunciar que irás por un lado pero en verdad ir por el otro, hacer creer al rival una cosa que tú sabes que no es verdad, timar a tu oponente. Pareciera que un término que representa tanto timo como finta tendría su origen en las cárceles argentinas y no en el coliseo romano, pero hasta en eso nos “hace la finta” y resulta que su origen es de alta cuna.

coliseo-romano-1440-x-900

Regate:

Esta palabra viene del mar y de los mercados, y llega a nosotros gracias al árabe.

El árabe, al que le debemos muchas palabras, tiene una palabra específica para decir “echarse una carrera con alguien”, rákiada es su traducción fonética. La misma también era usada para carreras de caballos y patalear.

Los árabes se instalaron sobre todo en puertos españoles, y como ahí a veces no había caballos, las carreras pronto se hacían con barcos, de ahí el término regata como competencia entre embarcaciones.

Luego este término se extrapolo al campo mercantil, donde aún se hacen competencias para ver quién ofrece el mejor precio, y para ver quien termina ganando, si el vendedor o el comprador en turno. En varios países africanos es muy común la práctica del regate, igual aquí en México, sobre todo en los tianguis que se ponen cada semana.

Lee también   Los mejores asistidores del Siglo XX

Entonces, regatear es el hecho de hacer regates, un regate es una competencia que se hace para ganar una mejor posición sobre un rival, una carrera que se hace para ganarle al de enfrente. Cuando uno regatea, está buscando, con sus armas, sacar ventaja sobre el rival, hacerlo perder y ganar uno. Es una competencia de habilidad en la que gana el que tenga la mejor oferta futbolística para hacer la jugada correcta.

Machane-Yehuda2

Drible:

El drible es un préstamo del inglés que ha sido muy bien recibido por el español. Ya que el futbol llegó a este continente gracias a los ingleses que desembarcaron aquí, es muy justo que algunos de sus términos nos lleguen.

A la hora de hablar de deportes, el “Dribbling” es definido por el diccionario anglosajón como: “Pasar delante de los oponentes a través de toques con el pie (futbol ) el palo (hockey), o botando el balón (basquetbol)”. Pero su etimología es mucho más antigua, ya que desde el Siglo XVI era usada por los ingleses.

Drib es una variante lingüística de Drip. Drip significa gotear, derramar, escurrir. El uso más común de la palabra “Dribble” es con los líquidos que se escapan y no se puede evitar, como por ejemplo, cuando un bebé babea, el bebé está dejando escapar la saliva a través de su boca. O cuando el vino se escapaba lentamente de los barriles en los que lo empaquetaban.

Basándonos en esto, el dribble es cuando se logra escapar de algo sin que se te pueda detener, te escurres entre los defensas sin que ellos puedan siquiera quitarte el balón. Cuando driblas bien eres incontrolable.

gct11

Hemos visto de dónde vienen 4 de los términos más usados en español para la acción de sobrepasar a un rival por habilidad. La lengua del futbol es tan extensa y universal que toma palabras de la cárcel, del latín antiguo, de los mercados árabes y de los barcos ingleses sin discriminar a alguna sobre otra. Ahora veamos algunos nombres de fintas emblemáticas y de donde provienen.

Ruleta: Girar 360 grados con el balón en los dos pies. Viene de la ruleta, que es un préstamo del francés (roulette) que significa pequeña rueda.

Látigo: Mover el balón de un lado al otro sin dejar que se separe del pie. Viene del látigo, instrumento de tortura y control de ganado que hace un movimiento rápido para impactar la carne de algún ser.

Bicicleta: Pasar las piernas por encima del balón sin tocarlo hasta que sea el momento indicado y el defensa esté clavado. Viene del movimiento que se hace al pedalear la bicicleta.

Caño: Si bien un caño no es una finta en sí, es un elemento muy utilizado por jugadores gambeteros, y consiste en pasar el balón entre las piernas del contrario y ganarle posición. Se llama así por las tuberías subterráneas, que son llamadas caños, por un caño pasa toda la suciedad de las personas. Este movimiento es de los más humillantes del deporte.

Por último, la gambeta es lo que hace del futbol algo tan bello y magistral, un elemento sudamericano de rebeldía y alegría que demuestra que los oles son más llenadores que los goles, que la magia existe y vive en una cancha. La finta tiene muchas formas, muchos sinónimos y muchas motivaciones, pero sólo un fin, causar alegría.

Puedes seguirme en twitter.