Gareth Ainsworth, el DT rockero que invitó a cantar a Mourinho

Foto: The Times

“Prefiero ser Mick Jagger que Lionel Messi, la banda me ayuda a desconectar”
Con esa cita contundente, Gareth Ainsworth, el estrambótico DT del modesto Wycombe abre una entrevista con el medio británico The Times.

Es popular en Inglaterra por ir a los partidos en jeans, playera negra, botas con tachuelas y chaqueta de cuero, amén de una melena rebelde pero cuidada. Es un rockstar en toda la extensión de la palabra. Es figura y ama al rock. De hecho, tiene una banda con la suele sacarse el estrés propio de un mandamás.

Y vaya que tiene presión, pues Wycombe va de último en la Championship (segunda) y corre el grave riesgo de perder la categoría, pues ahora está a diez puntos de la salvación. El lunes, este equipo asustó al Tottenham de Mourinho al irle venciendo 1-0 durante gran parte del partido, pero el cuadro del portugués despertó a tiempo y cumplió con los pronósticos y se llevó el duelo 1-4.

Mourinho antes del partido dijo que admiraba el estilo de vida de Ainsworth: “Entonces el hombre debe ser un chico que disfruta de su vida. Me parece un chico feliz y si para ser feliz parte de su vida es tocar rock, cantar, ser parte de ese hermoso mundo que es la música, solo tiene que hacerlo.Tiene este pelo largo de estrella de rock, increíble. Estoy muy contento de que sea un buen entrenador y un tipo feliz”.

Sin embargo, previo al juego, Ainsworth le había invitado a cantar con él en su grupo actual, Cold Blooded Hearts, donde también hay algunos exfutbolistas: “Siento no poder cantar con él porque arruinaré su música», bromeó.

Dirigir con chaqueta de cuero es un clásico en Gareth Ainsworth. Es el DT con más estilo de Inglaterra

Lidiar con la frustración

Ainsworth nació en Blackburn y por lógica, es hincha de Blackburn Rovers y fue abonado del equipo desde los seis años. Su madre trabajó como cantante profesional durante la década de 1960, mientras que su padre trabajó en varios trabajos diferentes, incluidos corredor de apuestas, instructor de manejo y empleado de fábrica. Sus padres eran ávidos fanáticos de la música y su madre le enseñó a cantar a Ainsworth cuando era niño.

Por desgracia, aunque entrenó de joven, nunca jugó con Blackburn en el plantel profesional. En una entrevista, contó que a los 18 años fue dejado libre y cuando le informaron, sus amigos lo encontraron tirado en el piso llorando en el estacionamiento del club.

Lee también   10 grandes duplas del mediocampo

Sin embargo, no se detuvo. Fue volante estrella del Preston North End, Lincoln City, Port Vale y Wimbledon, con quienes jugó la Premier en 1998. En los clubes mencionados fue ídolo y futbolista de culto, en especial en el último. Después su carrera siguió en Queens Park Rangers y Wycombe, donde se retiró y empezó a darle con lo de ser técnico.

En Wimbledon, se atrevió a compaginar sus dos amores. Ainsworth recibió el apodo de «Wild Thing» debido a su apariencia y sus ambiciones de estrella de rock; su banda era llamada APA y contaba con sus compañeros de equipo de Wimbledon, Chris Perry y Trond Andersen.

Con su banda actual, Cold Blooded Hearts

Rock and gol

Parecía que la música le apasionaba  más. Cuando militó en QPR, se unió a una banda llamada Dog Chewed the Handle , que lleva el nombre de una canción de Terrorvision , después de responder a un anuncio en el que buscaban un vocalista.

Ainsworth ocultó su carrera futbolística a sus compañeros de banda hasta que no pudo ocultar más su verdadero trabajo.

El mejor momento de DCTH llegó cuando la banda Bad Manners les ofreció ser teloneros de una gira, pero se vieron obligados a rechazar la oferta debido a los choques con la carrera futbolística de Ainsworth.

Trajo roces internos y la banda más tarde se separó. Ainsworth y otro miembro formando una nueva banda, Road to Eden, que se limitaría a presentaciones locales.

La eufórica celebración del ascenso del Wycombe a la Championship en 2020. Este es el único título en su vitrina.

En noviembre de 2015, estaba al frente de The Cold Blooded Hearts, su formación actual. Con esta banda ha disfrutado más, pues ya tiene la madurez de un director técnico y a sus 47 años sabe como manejarse con los tiempos. Puede ser rockero, técnico con relativo éxito y buen padre.

Pudiera pensarse que, siendo rockero, tiene una vida de excesos. Pero en realidad es un tipo tranquilo, casado con una venezolana (Donna), tiene tres hijos y es católico practicante. Culminó su carrera universitaria en ciencias del deporte. No es amante de la bebida y menos de los estupefacientes.

Solo es un tipo que es feliz con lo que tiene, como diría Mourinho.