En la oficina de tu trabajo tal vez tengas a un jefe que te trae entre ‘ceja y ceja’ y no sabes ni porque. En la universidad quizás te toque clase con un maestro odioso que se cree lo mejor del mundo y te regaña sin motivo aparente; entonces te preguntarás lo siguiente: ¿cómo demonios llegó aquí?, si no sabe enseñar un ápice de su materia.

Apenas vivía una situación similar en mí empleo:

Alguien a quien yo asisto en mi trabajo me pedía las cosas, y no de la mejor manera. Me gritaba sin explicarme, se concentraba en mis fallas y mis aciertos le importaban muy poco.

Quería gritarle y maldecir. ¡Renunciar! No obstante, decidí calmarme y supe que sí… Sí podía gritarle, pero con mi trabajo. Su trato hacia mi persona debía motivarme para esforzarme y hacer las cosas mejor cada día, hasta llegar al punto en que no pudiese reprocharme nada.

En el futbol hemos vivido ejemplos recientes de que la única manera de callar a tus detractores es con tu trabajo. Si entras a su juego entonces estarás perdido, desgastado y habrás dejado que otro, ajeno a ti, gane su batalla psicológica sobre tu persona.

Guillermo Ochoa se pasó casi dos años en la banca del Málaga y todos opinamos que lo mejor era un cambio de equipo. Cuando ‘Memo’ jugaba en la Copa del Rey, llegaba a cometer errores tan infantiles que parecían demostrar que su entrenador tenía razón en mantenerlo en la banca.

Pero quizás nos olvidamos de que el entorno en el que te desarrollas afectará tu confianza. Si no te dan oportunidad de mostrarte, podrás pensar que no eres bueno. Una y otra vez pasará por tu cabeza la idea de desertar. No obstante, solo con el trabajo, esfuerzo y paciencia podremos superar los obstáculos.

Ahora que Carlos Kameni será baja por un buen periodo de tiempo, Ochoa tiene la oportunidad que estaba esperando para hacerse con la titularidad en el equipo y eso no depende ni de sus fans ni de sus detractores. Depende solo de él y su trabajo.

A Javier Hernández se le critica que de cuatro ocasiones claras de gol falla tres. Sí, puede ser cierto. Sin embargo, he visto pocos delanteros con la entrega y sacrificio que el ‘Chícharo’ muestra dentro del área.

Lee también   Futbolistas que fueron compañeros de Maradona

Al principio de temporada escribí un artículo en el que decía que ‘CH7’ sabría aprovechar su oportunidad en el Leverkusen. Y sus actuaciones hicieron que no tuviese que escribir lo contrario a estas alturas.

El mexicano suma cuatro goles en lo que va del 2016 y su equipo lo ha resentido. Es normal que se note su ausencia después de haberlos acostumbrado a anotar en cada partido… Ahora ni el ‘Chícharo’ es el peor, ni era el mejor cuando anotaba las pelotas que tocaba.

Así es la vida misma. Son altas y bajas, y lo importante es encontrar la estabilidad para tener humildad cuando estamos arriba y temple cuando estamos abajo.

Juan Carlos Osorio lleva cuatro juegos de la fase previa del Hexagonal y no ha recibido ningún gol. Es muy probable que México , en los dos juegos que faltan, logre algo que nunca se ha conseguido: acabar invicto y sin recibir un solo gol.

Sí. Sabemos que lo que importa es calificar al Mundial sin sobresaltos y llegar al ‘mentado’ quinto partido. Sin embargo, Osorio llegó tranquilo, calmado y sin hablar de más. El colombiano está haciendo su trabajo y callando a sus detractores, quienes se mostraron escépticos y hasta algunos, como el ‘Jefe’ Boy, rechazaron su llegada en público.

Osorio escucha y aprende; hasta ahora no ha opinado de más. Al Tri no le basta con ganar. Debe ganar, gustar y golear en una zona en la que, erróneamente, seguimos creyendo que podemos avanzar caminando.

México ha escondido sus defectos al enfrentar a selecciones que son de nivel inferior. Sin embargo, solo con el tiempo se podrá evaluar el trabajo de Juan Carlos, que será puesto a prueba de fuego en la Copa América, su examen de verdad.

Si alguien no cree en ti, ignóralo. Si alguien te da un consejo, escúchalo. Si alguien se burla de ti, motívate. Si alguien te regaña con fundamento, agacha la cabeza y acepta el error; aprenderás más de lo que crees. Y si alguien te regaña sin fundamento, no discutas ni te pongas a su nivel. Grítale… ¡Pero grítale con tu trabajo! .

México playera blanca 2016