Por fin después de muchos rumores, se hizo oficial que Diego Lainez dará el salto al futbol europeo; llegará al Betis, equipo de media tabla de España y en donde se encontrará con uno de los mexicanos más importantes que militan en el extranjero: Andrés Guardado. Se acercamiento a este jugador también pone de manifiesto el similar camino que está siguiendo Lainez y que hace recordar a Guardado.

En el año 2006, Andrés Guardado debutó en primera división y pronto se hizo de un lugar en el cuadro titular, a tal grado que después de solo 13 partidos en primera fue convocado a selección. No tenía un año en primera y ya había disputado un Mundial, lo que desató una serie de rumores en torno a su futuro, escuchándose el nombre de grandes equipos que estaban interesados por él.

Al igual que Lainez, en su momento Guardado parecía un jugador muy centrado, que podía emigrar al viejo continente sin problema; al igual que Lainez, el único pero que parecía tener Guardado era el físico endeble, pero todo el medio coincidía en que una vez que diera el salto, solo era cuestión de trabajar para volverlo un jugador de primer nivel.

Guardado, al igual que Lainez, también estuvo en la mira de dos equipos que se han caracterizado por ser vendedores: Porto y PSV. Ambos parecían ser el destino ideal para el jugador, en donde podría terminar su desarrollo y luego dar el salto a un mayor nivel. Incluso, el PSV había ya pactado la oferta y todo parecía que Guardado se mudaría a Holanda en el 2007.

Lee también   ¡Dépor asciende! Andrés dijo adiós...

Sin embargo, al igual que Lainez, apareció en el horizonte de Guardado un equipo que puso más dinero, el Deportivo la Coruña. 10 millones de dólares puso el cuadro gallego y todo el mundo coincidía en que era la mejor opción: un cuadro de media tabla, que hacía no mucho era protagonista de LaLiga. Llegar a España era mejor opción que Holanda, al igual que Lainez.

La historia es de todos conocida: lesiones, baja de juego y una estancia en segunda división marcaron la trayectoria de Guardado en el Depor. Incluso, el equipo nunca pudo recuperar la inversión realizada, pues al terminó de la temporada 2011-2012, el jugador acabó contrato con el equipo, por lo que se fue gratis al Valencia; por si fuera poco, nunca se pudo corregir la fragilidad de su físico, algo que lo ha acompañado durante toda su trayectoria.

La historia de Guardado parece repetirse en Diego Lainez: un futbolista que irrumpió en primera, que se ha ganado un llamado a la selección, con un físico endeble, y que después de ser pretendido por la prestigiosa escuela holandesa, terminó por elegir la competitividad y el dinero de LaLiga. El camino de Guardado y Lainez ha sido muy similar hasta ahora, solo habrá que esperar que esa historia no se repita.