Hipocresía: La Superliga no es buena en Europa, pero en África sí

Infantino con la cabeza del fútbol africano, Motsepe

La Champions League Africana tiene los días contados. Ayer, 16 de julio, el Comité Ejecutivo (ComEx) de la Confederación Africana de Fútbol (CAF), reunido en Marruecos, reafirmó la existencia de un proyecto de Superliga que reúne a los mejores clubes del continente.

El proyecto contempla 20 o 24 equipos con un formato muy parecido a lo que se proponía en Europa y que fue combatido con dureza por la UEFA y la misma FIFA.

Aunque aseguró que las 54 federaciones afiliadas a la Confederación Africana de Fútbol (CAF) se verán beneficiadas con el proyecto, el presidente de la CAF (y títere de Gianni Infatino), Patrice Motsepe permaneció confuso sobre los contornos de esta futura élite que obviamente dejará a los menos afortunados y los países más pobres fuera de competición, marcando severas diferencias con la élite africana. Lo mismo que se le criticó a la Superliga.

Usted se preguntará: ¿Dónde está la FIFA que no interviene? Pues, es la misma CAF y la misma FIFA quienes promueven esta idea segregadora.

«Tenemos que tomar los 20 mejores clubes africanos y ponerlos en una liga africana», dijo. «Una liga así podría generar al menos $ 200 millones en ingresos al año, lo que la colocaría entre las 10 mejores del mundo”, dijo el mismo Infantino en noviembre de 2019.

¿Cuál es la diferencia con Europa? Que allá el control lo tenían los clubes y acá, la idea viene de los mismos medios oficial.

La muerte del fútbol viene de África

«Hemos estado siguiendo los intentos de algunos de los mejores clubes europeos de formar una Superliga y aprenderemos de su experiencia y sus errores», dijo Motsepe con descaro.

Una preocupación principal, que fue objeto de protestas tan visceralmente cuando los súper clubes de Europa anunciaron sus planes, es la falta de apertura deportiva en el concepto de una contienda cerrada de 20 clubes.

Incluso si algunos de los representantes de la ASL tuvieran que calificar, si otros obtuvieran sus puestos de forma rutinaria en virtud de sus ingresos, su base de fanáticos o los bolsillos profundos de su propiedad, iría en contra de los principios deportivos que sustentan las pirámides del fútbol en África.

Aún más elitista es la propuesta de Infantino de que se requiera que los clubes contribuyan con un pago de entrada de $ 20 millones cada año durante un período de cinco años.

Lee también   El golazo del ex Pumas Scocco para acercar a River al título

«No puede ser el caso de que aquellos con más dinero ingresen a esa liga, tendría que haber algún tipo de vínculo con la estructura [local] y de alguna manera debe haber ese compromiso con la liga local y la asociación local”, dijo a ESPN Frank Nuttall, técnico que ha salido campeón en Egipto, Kenia y Ghana.

La promesa de los miles de millones

¿Habrá un proceso de licitación? ¿Se tendrá en cuenta el desempeño histórico? ¿Se basará en el coeficiente reciente de los clubes de la CAF? ¿Se tendrá en cuenta el tamaño de la base de fans? ¿Ingresos? ¿Modelo de propiedad? Son 54 asociaciones miembro en la CAF, y la mayoría no tendrá representación.

La mayoría de los consultados en una nota por ESPN coincidieron en algo: CAF y Motsepe deberían centrarse en el crecimiento de la Liga de Campeones existente para mejorar la base del fútbol en el continente, en lugar de instigar planes que arriesguen beneficiar solo a unos pocos.

A los países africanos les han vendido que en cinco años, la Superliga Africana puede generar 3.000 millones de dólares. Pero aún no se define si van a estar por invitación, si la Liga de Campeones seguirá viva…

El departamento de Goal.com en África sacó una cuenta de algunos equipos que deberían estar: Al Ahly, máximo ganador del torneo y Zamalek, el gran clásico egipcio y africano, irían seguros.

Wydad y Raja de Casablanca, de Marruecos, por otro clásico. Esperance de Túnez, sería otro. Mamelodi, Kaiser Chiefs  y Orlando Pirates, por Sudáfrica. Tres, porque es el país con más audiencia y dinero.  Entre otros tantos que quedarían fijos.

Como ven, países con intereses económicos tendrían más representantes, lo que reduce aún la cantidad de países que se verían representado. Es incluso más cruel que la idea europea, que tildaron de macabra.

Hoy se juega la final de la Champions africana entre Kaiser Chiefs y Al Ahly. Muy irónico todo.

Por cierto, en el congreso del viernes, Motsepe mostró respaldo a Infantino con su idea de hacer un Mundial cada dos años. Ya saben, devolviendo favores. Por ahí van los tiros: 54 votos le pueden servir mucho a Infantino cuando la incómoda UEFA le moleste en algo.