Adiós y Gracias, Cuauhtémoc, te vas de una forma atípica, no te retiras por una lesión o  por que las piernas no te den mas , cambias el fútbol por la política, algo que solo CUAUHTÉMOC BLANCO puede hacer.

Todos sabíamos que tarde o temprano tendría que llegar esta noche, en la que tu dijeras adiós, en la que pisaras por última vez como profesional la cancha, digo como profesional por que indudablemente vendrán  homenajes, con la Selección, con el América, con tus amigos.

Aún recuerdo el partido en el que te volviste mi futbolista preferido, precisamente fue ante Chivas en la temporada 1994-1995, remataste de cabeza y le diste el triunfo al América, ahí comenzó tu historia, hasta convertirte en lo que eres hoy por hoy, una LEYENDA.

El fútbol queda en deuda contigo, pues te entrego pocos títulos, y tu le diste un sinnúmero de historias, salvaste a México en la clasificación a 2 mundiales, le diste la Copa Confederaciones del 1999, en fin has sido el futbolista mas importante para la Selección Mexicana, por que ni Hugo ni Rafa le dieron a la Selección lo que tu le diste.

Una lesión casi pone fin a tu carrera pero como el guerrero que eres regresaste para mostrar que el fútbol seguía intacto en tus pies, que a pesar de la artera entrada del Trinitario, tus ganas de jugar y tu perseverancia te pusieron de nuevo en pie, siempre fuiste odiado de amarillo y amado cuando te ponías la verde.

El fútbol Mexicano te extrañará, la selección sentirá tu ausencia, al americanismo se le va su último ídolo, pero se que esta despedida es tan solo temporal, por que espero que en un futuro cercano vuelvas y te conviertas en el entrenador que haga un América mítico, espectacular, arrollador para después tomar las riendas de la Selección y llevarnos a donde nadie ha podido, te doy las gracias por haber sido siempre tú.

Lee también   America cae a domicilio frente a Juárez

Extrañaré tu talento, tus desplantes, tu nervios de acero ante las circunstancias mas difíciles, me diste alegrías, me diste decepciones pero también tu esencia estará presente cada que vea un partido de fútbol, sabíamos que esta historia tendría un fin y ese día ha llegado.

Me duele que tu despedida sea lejos de tu segunda piel, de tu familia, por que así considerabas al América, es injusto que no puedas cumplir nuestro sueño el despedirte ante un Azteca con lleno total, coreando tu nombre y  anotando el penal del tÍtulo , regreso a la realidad y tu adiós sera ante el odiado rival en la Final de la Copa MX, lejos de lo que mereces.

Nadie absolutamente nadie, podrá portar la «10» de la Selección como tu, nadie podrá llenar tus zapatos en el América, nunca nadie se asemejara a CUAUHTÉMOC BLANCO.

Adiós «Cuau», puedes irte tranquilo,puedes irte en paz,  fuiste un héroe y en un día no muy lejano, le contaré a mis hijos de ti, de aquel impresionante jugador que pude disfrutar cada semana, de aquel jugador que siempre fue diferente , les podré hablar de tu leyenda y de todo lo que entregaste en la cancha.

Se que mi sentir, es compartido por un sinnúmero de aficionados al fútbol, que también fueron marcados por el eterno «10».

CUAUHTÉMOC BLANCO, ADIÓS Y GRACIAS, MUCHAS GRACIAS