Islas Marshall: Primer año con fútbol organizado

Si la FIFA termina de admitir a Islas Marshall como una asociación más, sería la más joven de todo el mundo. Apenas el 30 de diciembre de  2020 se reunieron los pocos entusiastas del fútbol del conjunto de islas para formar su propia federación, luego de toda una existencia sin selección ni ligas profesionales.

FIFA se ufana de que tiene más países afiliados que la ONU. 196 tiene las Naciones Unidas contra 211 selecciones de fútbol. Sin embargo, hay ocho “países ONU” que no están registrados en FIFA: Islas Marshall, Nauru, Tuvalu, Kiribati, Mónaco, Ciudad del Vaticano, Micronesia y Palaos.

La diferencia, es que en todos los mencionados, hay o hubo liga, existieron intentos de selección… tienen su propio ecosistema del fútbol. ¿Qué pasó en las Islas Marshall?

El momento de la fundación de la asociación de fútbol: 30 de diciembre de 2020

Soccer people

Hay que remontarse a la historia. Conformadas por más de 1.100 islas y con una población cercana a los 60.000 habitantes, Islas Marshall, que espera la aprobación de la Confederación de Oceanía, luego de la Segunda Guerra Mundial, fue “patio” de pruebas de los Estados Unidos de bombas atómicas.

Luego de que en la Primera Guerra Mundial estuviera ocupada por Japón (y estos a su vez perder las islas por la derrota en la Segunda Guerra Mundial), según LA Times, «entre 1946 y 1958, Estados Unidos detonó 67 bombas nucleares sobre el territorio y sobre el cielo de las Islas Marshall, vaporizando islas enteras, excavando cráteres en sus lagunas poco profundas y exiliando a cientos de personas”.

De hecho, hasta la actualidad, aún hay residuos radioactivos en la geografía de las islas. Sin embargo, su historia habla de un hecho importante: están bajo la cultura de Estados Unidos, así que predomina el baloncesto y el fútbol americano entre el aficionado.

Y a pesar de que Islas Marshall quedó independiente en 1979 (y lucha en vano por indemnizaciones por ser el centro de pruebas de los estadounidenses), las tradiciones deportivas quedaron de los militares que ocuparon la isla. De hecho, la única cancha de fútbol que hay es de una multiusos que perdura en una base militar.

Lee también   Mohamed Bin Hammam Vs Joseph Blatter
La camiseta: nuevo símbolo patrio

Gracias nuevas generaciones

“Es curioso porque, honestamente, después de tantos años hemos empezado a tratar de organizar el fútbol aquí porque mi hijo es un gran aficionado a jugarlo y me di cuenta de que no había ni Ligas, ni equipos, ni rivales… así que me puse a ello», contó a Marca Shem Livai, el presidente de la naciente federación que ya ha introducido recaudos en la OFC  y en FIFA.

“Nos gustaría poder contar con la ayuda de la OFC para desarrollar nuestro fútbol y acabar siendo miembros en pleno derecho de nuestra confederación. Lo que nos encantaría en unos años es poder tener una base de equipos suficiente para poder llevar a cabo una especie de ‘Champions League‘ contra otros conjuntos de la zona, como Kiribati, Nauru, Micronesia, Palau y Tuvalu», afirma con entusiasmo el dirigente.

Otro de los grandes problemas de las Islas Marshall es precisamente las canchas. No hay. Se juega al fútbol en calles, parques… pero no hay un estadio. Es común ver suspendidas las partidas de aficionados por inundación. Y es que, Islas Marshall es una de las grandes afectadas por el cambio climático. De hecho se estima que es un país propenso a desaparecer bajo el agua.

Gracias a  los juegos de la Micronesia 2022 está planeada la construcción de un estadio multifuncional, donde podríamos empezar a llevar a cabo nuestros partidos de fútbol», cuenta con  ilusión. Por lo pronto, a un año de tomar la decisión de llevar el fútbol en serio, han avanzado bastante.

 

Por lo pronto, si quieres dejarles tu apoyo, dejales un mensaje positivo en su página de Facebook:

https://www.facebook.com/rmisoccer