La crack australiana que se retiró del fútbol por amor

Cuatro días antes del partido ante Perth Glory, la escuadra del Melbourne City quedó estupefacta en el camerino. La eficiente, joven y mediática Rhali Dobson les decía a sus compañeras que dejaba el fútbol.

“Deja de joder, tienes 28 años”, le soltó una compañera, mientras se cambiaban luego de un entrenamiento. Pero al explicarle las causas, las caras se tornaron serias.

Se terminaron de vestir y la abrazaron. Cada una seguiría con su camino. Pero había que ganarle a Perth Glory porque había que despedir de buena manera a Rhali.

Dobson fue jugadora de la selección austrialiana, las Matilidas y en la liga de ese país jugó desde 2008, con Newcastle Jets, pasando por cortos períodos por Adamstown Rosebud hasta llegar en el mejor momento de su carrera Melbourne City (filial del Manchester City, por cierto) en 2017.

Con los celestes, jugó 44 duelos y marcó tres goles. Esta temporada le fue especialmente bien. Los medios australianos coinciden en que era una figura reconocida en la calle.

«Mantuve las cosas bastante tranquilas (con el equipo) porque quería que se mantuvieran concentrados en asegurarse de que tuviéramos un buen final hasta el cierre de la temporada”, declaró en ESPN

¿Cuál era la causa? Matt Stoneham, su novio, padece de cáncer cerebral. Y decidió acompañarlo con todo su ser en la etapa más crítica de la enfermedad.

Los giros de la vida

Dobson, reconocible por el público por siempre portar cintas blancas sobre su cabeza cuando juega. Hace seis años tuvo uno de sus momentos más amargos en su vida.
Matt, mientras jugaba fútbol con amigo tuvo convulsiones. De inmediato fue llevado al hospital y luego de varios exámenes, determinaron que tenía cáncer cerebral.

«Se sometió a una cirugía cerebral y fue un éxito y luego eligió quedarse solo con revisiones con oncología después de que todo salió tan bien la primera vez”, contó la “Matilda” en una entrevista en ESPN.

Sin embargo, en febrero de este año todo se oscurecía.

“Estaba en un chequeo y notaron un poco más de actividad en un área muy pequeña (de su cerebro) en febrero”, conto Dobson. Los problemas volvían.

Rhali quería quedarse con él, pero Matt “me pateó el trasero” según propias palabras de la jugadora. Me dijo que tenía que ir a jugar, a terminar la temporada.

“Ahora comienza una radioterapia agresiva hasta finales de mayo y luego comenzará una quimioterapia agresiva durante 12 meses”, contó. Vienen tiempos duros.

Afortunadamente, los males fueron detectados temprano y por la edad joven de Matt, hay bastantes probabilidades de que sea un éxito.

“Pero en última instancia, sigue siendo cáncer de cerebro, así que quiero que tengamos la oportunidad de tener todo lo que la vida tiene para ofrecer. Esto es más grande que el deporte. Él es mi mundo absoluto», declaró con profundo amor.

Un gran sacrificio

«Solo desearía que hubiera aceptado mi propuesta de matrimonio que hice dos veces la otra semana. ¡Pero él se rió de mí en ambas ocasiones! ¿Quién no querría decirme que sí a través de un video chat vestida con mi pijama de unicornio esponjoso proponiéndole matrimonio? ¿Quién no diría que sí a eso? «, dijo entre risas en su entrevista, aunque, con un dejo de tristeza.

Lee también   Día 5 de la Copa Asiática de Naciones 2015

Hemos visto a muchos futbolistas masculinos, super estrellas, que han vencido el cáncer de sus familiares cercanos sin abandonar la disciplina. Pero Dobson nos explica una dura realidad.

«Quiero darle la oportunidad de tener todo lo que pueda y no puedo hacer eso jugando este deporte. No puedo apoyar económicamente a los dos jugando al fútbol. Esa es una gran diferencia entre el juego femenino y el masculino”.

«Nos esperan 18 meses muy duros, pero todo será por el bien común. Quiero poder darle la oportunidad, para que podamos pasar tiempo juntos, podemos pasar tiempo con todos nuestros amigos y familia, y podemos pensar en tener una familia nosotros mismos. Todas esas cosas son más grandes que este juego”, añadió.

El mejor adiós

«Hay mucha gente a la que echaré de menos, pero estoy seguro de que seguirán mis nuevas aventuras», se despidió de la entrevista con ESPN con firmeza.

Día del juego. El duelo contra Perth Glory fue muy trabado. Fue apenas al minuto 62 que se pudo destapar la lata.

Tras un córner botado desde la izquierda, nadie atina a rematar o despejar el balón. Una compañera de Rhali, Troi Tumeth, logra tomar la bola en el otro extremo del área penal, lanza un buscapié, esperando que alguna alma celeste remate.

Apareció Dobson con sus cinticas blancas. Un remate directo y certero sirvió para abrir el marcador, 1-0. Lo celebró con efusividad.


Entre aplausos y lágrimas, al 75 Dobson abandonó la cancha y su carrera futbolística. Hace siete años había debutado en la selección absoluta de Australia y en la 2019-2020 venía de quedar campeona de la W-League con este grupo. Mucho sentimiento.

Su equipo ganó 2-1. Cuatro minutos después del cambio, Alexandra Chidiac marcó el 2-0 y por el rival, Patty Charalambous descontó en el agregado para un 2-1 definitivo.
Al terminar el juego, Dobson fue a abrazar a Matt. Las cámaras y sus amigas lo sabían. Ella no.

Matt se metió la mano dentro de la chaqueta y sacó la esperada cajita con la sortija adentro. Le pidió matrimonio. Claro que dijo que sí.

Una nueva vida comienda para Rhali. Una de las nuevas aventuras de Dobson será un viaje desde Sydney al estadio McDonald Jones en Newcastle para ayudar a recaudar fondos para la Fundación Mark Hughes, una organización benéfica con sede en Newcastle que ayuda a recaudar fondos para la investigación del cáncer cerebral, según reseña ESPN.

Dobson es terapeuta ocupacional de profesión. Sus conocimientos serán ideales para acompañar a su ser amado en este duro proceso.

«Será una gran oportunidad para conocer a muchas personas diferentes en el camino, muchas personas involucradas en la comunidad y recaudar fondos muy necesarios para la investigación».

Buena suerte, chica de las cintas blancas. Por amor, todo vale la pena.

Puedes apoyar los esfuerzos de recaudación de fondos de Dobson para la Fundación Mark Hughes entra  aquí .