La naranja mecánica que triunfó

Unknown
La naranja mecánica que triunfó

Inspirado en su color de playera y el sistema de juego vistoso que consistía en la constante rotación de jugadores sin perder la estructura del equipo, las selecciones holandesas dirigidas por Rinus Michels fueron bautizadas como la naranja mecánica.

La primera naranja mecánica, la original, data del Mundial de Alemania Occidental 1974 donde los neerlandeses llegaron a su primera final rompiendo paradigmas mediante un futbol revolucionario y efectivo que dio comienzo a una nueva era futbolística.

Con una naranja menos mecánica, Holanda se quedó con el tercer lugar en la Euro del 76 y repitió el subcampeonato en el Mundial de Argentina 1978. Sin embargo, tuvieron que pasar diez años para que un equipo holandés volviera a ser considerado como revolucionario, carismático e histórico.

Unknown-2
La primera naranja mecánica

La segunda naranja mecánica, la triunfadora, ganó su único título internacional en Alemania Occidental, donde del 10 al 25 de junio de 1988 se llevó a cabo la octava edición de la Eurocopa. Con la participación de ocho selecciones, distribuidas en dos grupos. La Oranje compartió el Grupo B con la Unión Soviética, Irlanda e Inglaterra.

En la fase de grupos, Los Tulipanes se clasificaron en segundo lugar con dos victorias y una derrota frente a la Unión Soviética que terminó primero del grupo. En la semifinal, Holanda, le volteó el partido a la anfitriona Alemania en los últimos quince minutos y ganó por dos goles a uno.

En la final, la naranja mecánica de Koeman, Van Basten, Gullit y Rijkaard tuvo su revancha ante la URSS y triunfó con un cabezazo de Ruud Gullit al minuto 33 y una espectacular volea de Marco Van Basten al 54’. Finalmente el planteamiento implantado por Rinus Michels y el buen futbol de la segunda naranja dio sus frutos con un campeonato que recogía el legado de la naranja original que catorce años atrás había deslumbrado al mundo con el juego de Cruyff y Neeskens.

Lee también   Francia le pasa por encima a Holanda y toma rumbo a Rusia 2018

El título del 88 fue un momento de justicia deportiva para el país que revolucionó al futbol y ahora espera el retorno de una naranja mecánica que honre su historia y por lo menos, se clasifique a una Eurocopa.

images
Van Basten fue la figura de Holanda y goleador de la Euro con 5 goles