Las terribles pérdidas económicas que dejó la salida de Messi al Barcelona

Messi con más de 240 millones de “followers”,  cuenta con más del doble de seguidores que el Barcelona (99,5), lo que demuestra, según el consultor  de marketing deportivo, Marc Ciria, “que hay una gran masa de aficionados que siguen al jugador y no al club”.

A partir de ahí podemos explicar la trágica situación económica del Barcelona, que de por sí no era para nada buena, ahonda e invita a una reacción rápida que no se avizora de momento.

La situación económica del Barcelona es tan dura que hace unas semanas (Messi aún permanecía en el club) la agencia de calificación “Fitch” le dio un triple B negativo, cuando intenta refinanciar su deuda de 525 millones de euros bajo la tutela de la banca Goldman Sachs. Según los asesores, esa calificación no cambiará en el corto plazo.

Otra prueba de ello es que en lo que va de 2021 ha cambiado de director comercial tres veces, durando en promedio cada uno unos tres meses y cachito. Lo de Messi viene a ser el dedo en la llaga.

Números que preocupan al aficionado leal

Barcelona, de los pocos clubes de Europa que sobreviven con el formato de socios (aficionados abonados al club, con voz y voto), tiene una masa crispada y preocupada con lo que le viene al cuadro catalán, no solo en lo deportivo, que es muy evidente. Si no, en el monetario, en su estabilidad y que incluso, amenazaría su condición de ser propiedad de un pueblo.

Hablemos de números. Se estima que de entrada, el Barcelona perdería cerca de 177 millones de euros según coinciden varias consultar. 77 millones de euros vienen de anunciantes que se retirarán del club. Beko, marca turca de electrodomésticos ha quitado su nombre de los brazos y el más doloroso es Rakuten (la tienda en línea más grande de Japón), que aporta 30 millones de euros  este año (con Messi aportaban 55 millones por temporada)  y que ya había dejado 250 millones al club. Esta será la última temporada del gigante asiático  que se retira para la 2022-23.

Lee también   10 Razones para creer en el regreso de Andrés Guardado

Además, un sponsor técnico que ha tenido por décadas, como Nike, revisará la rentabilidad del contrato en julio de 2022. A la empresa norteamericana, le ha molestado que se vendiera e imprimiera la camiseta de Messi, con 50% de descuento semanas después de su salida.

 Sin embargo, hay acercamientos con empresas como Lego o Allianz, aunque es obvio que se negocia a la baja.

Seguimos desgranando déficits. 17 millones se estarían perdiendo por una baja a la adquisición de entradas individuales a juegos (lo conocido como Match Day), más 43 millones en ventas de camisetas. Y se calculan, cerca de 40 millones de euros menos por la caída de los abonos. 26.238 socios abonados  han pedido la excedencia por un año de su asiento en el Camp Nou (es decir, no pagan el abono pero no pierden su condición de socio), lo cual genera un déficit grave.

 

Mientras unos lloran, otros venden pañuelos

En Paris, la cosa es distinta. Según recoge Infobae, el PSG ya firmó acuerdos con “Dior”, “EA Sports” o “Crypto.com” (pagará 30 millones de euros por año), “Accor”, el actual sponsor y que paga actualmente 50 millones, ya propuso renovar y el precio del “Token” (criptomoneda del PSG) ya aumentó un 130 por ciento, según el portal web de seguimiento de precios de activos digitales “CoinMarketCap”.

Ni hablar del tema de camisetas vendidas, que ha sido ampliamente conocido.

Aparte, Barcelona aún le debe 52 millones de euros al argentino por concepto de salarios caídos por la pandemia. Messi, según reportan, ofreció un plazo de pagos más que flexible.

A partir de ahora, para mantener a los patrocinadores tendrá más importancia la competitividad del equipo, que los nombres. Messi les aportaba un relato y ahora se han quedado sin él. Messi vendía, ganara o perdiera el Barcelona. Hoy el Barcelona solo será rentable si gana”, analizaba para EFE  Marc Ciria, uno de los principales consultores del Barcelona y perteneciente a la empresa “Diagonal Inversores”. Y desgraciadamente, el momento deportivo no es para nada bueno.