Esta semana en Línea de Cinco, la enorme maestría de Ricardo Ferretti en partidos definitivos, una reflexión personal acerca del Balón de Oro, además, el arrollador paso del Manchester City, además de un breve análisis de las decisiones del nuevo maquinista, Pedro Caixinha y el panorama de los Octavos de Final de la Champions League.

Maestría.

Recuerdo a mi padre hablarme acerca de los récords, las estrategias y hasta las manías de la gran época que marcaron Raúl Cárdenas e Ignacio Trelles, pero yo le podré contar orgulloso a las nuevas generaciones, que tuve la fortuna de ver al mejor técnico de los últimos 20 años en el futbol mexicano.

¿Acaso ahora alguien me va a negar que el Tuca es el mejor estratega de los banquillos nacionales? Su estilo podrá o no gustar, pero es efectivo y el vigente Campeón de la Liga Mx, los Tigres de la UANL, acertaron de gran manera, no solo al contratarlo y ampliar una y otra vez el vínculo laboral con el brasileño, sino al otorgarle todas las potestades sobre sus futbolistas y lo que se realiza en el campo.

Por si sus últimos cuatro campeonatos con los de San Nicolás no fueran suficientes, en tan solo cuatro partidos al frente de la Selección Nacional, el Tricolor lució mejor, desde mi punto de vista, de lo que pudo verse en cuatro duelos seguidos con los procesos de Herrera y Osorio, pero a ‘Tuca’ no le interesa el combinado azteca, nunca se ha candidateado para el puesto, mientras que muchos viven de eso.

Tal vez el único asterisco que pondría en la brillante carrera de Ferretti como entrenador, serían los torneos internacionales, en donde aún tiene esa deuda pendiente de obtener algún título de CONCACAF o Conmebol (En caso de que la Liga MX regrese a la Copa Libertadores), sin embargo, creo que hoy más que nunca su mandato, no sólo en Tigres sino en el futbol mexicano es incuestionable.

¿Credibilidad?

Es muy cierto aquél dicho popular que reza: En política, religión y futbol nunca estaremos de acuerdo. La prueba más clara de ello, es el Balón de Oro, podremos aceptarlo e incluso verlo venir, cuando figuras de la talla de Cristiano Ronaldo o Lionel Messi, consiguen conquistar la Champions con su respectivo club, pero siempre existen algunas aristas que convierten a este galardón (y también al The Best) en una presea cuestionable.

Los futbolistas anteriormente mencionados lo han ganado cinco veces cada uno, dominando el premio por una década completa, pero desde mi punto de vista a ambos les sobra un Balón de Oro, Messi cuenta con uno que bien podría estar en las vitrinas de Andrés Iniesta, luego de que ‘el manchego’ coronara un 2010 de ensueño con un título mundial, mientras que Cristiano posee uno que se llegó a ver ‘atajado’ por Manuel Neuer, también Campeón del Mundo en 2014.

Cuando me quedó claro que el premio era una cuestión más de marketing que de méritos, fue con esa separación entre la FIFA y la revista France Football, cada uno tiene una parte del pastel, pero en dos años, han premiado al mismo jugador y han destacado casi a los mismos elementos, eso sí, cada uno con sus respectivos patrocinadores y manera de vestir sus galas.

Reconquista.

Todo indica que sólo una tragedia podría evitar que el Manchester City se corone como Campeón de la Premier League al final de la temporada, Pep Guardiola y sus pupilos tendrían que sufrir una verdadera catástrofe para dejar escapar la ventaja de 11 puntos recién obtenida sobre su más cercano perseguidor en la competencia liguera.

Guardiola vuelve a demostrar que su lugar entre la élite de estrategas no lo ha perdido, he escuchado de todo en los últimos años desde que salió del Barcelona, desde que no volvería a trascender, hasta que su estilo ya había caducado al volverse predecible, pues no, tras un año desastroso con los Citizenz, Pep le muestra al mundo nuevamente que cuando un equipo asimila sus conceptos y forma de juego, ese equipo será una aplanadora.

Lee también   Cholo, paso a paso

En cierta forma es una obligación, para eso lo llevaron a comandar los ‘Sky Blues’ y lo dotaron de un gran presupuesto para cumplir con todas sus peticiones y así acomodar sus fichas de la mejor manera sobre el rectángulo verde, ahora con la liga casi sentenciado, su mayor exigencia será la misma que la de aquellos clubes cuyo mejor amigo es el poderoso caballero, ‘don dinero’, coronarse en la Liga de Campeones de Europa.

San Pedro.

No es novedad que la noble afición de Cruz Azul, se ilusione y vea en el nuevo timonel de los ‘Celestes’, Pedro Caixinha, a su nuevo mesías, ese que será el encargado de llevarlos a la ‘novena estrella’. Lo cierto es que el técnico portugués tienen mucho mejores credenciales y números que Paco Jémez, al que mucho amaban y que dejó muchas viudas entre la afición al decidir regresar a España.

La metodización táctica es la bandera del ‘Reverendo’ Caixinha, una escuela cuyo principio fundamental es: “Se juega como se entrena”. El lusitano es un trabajador incansable y busca dotar de esa misma identidad a sus equipos, personalmente no creo que haya fracasado en el Rangers de Escocia, lugar en el que fue duramente cuestionado desde que puso un pie en Glasgow, motivo que terminó detonando su salida.

Por lo pronto, ya tomó su primera decisión fuerte como técnico de Cruz Azul, misma que le acarrerá adeptos y detractores, dejar fuera de la institución cementera a Christian ‘Chaco’ Giménez, un jugador considerado por muchos como un ícono del club, aunque en lo personal, poner como ícono a un hombre que nunca pudo obtener un título de liga y que pregonaba más su amor por los colores en entrevistas que en el campo, es un insulto para Miguel Marín, López Salgado, Javier Guzmán, Carlos Hermosillo y Oscar Pérez, por mencionar algunos, buena determinación de Caixinha, el nuevo ‘santo’ de Cruz Azul.

Comienza la magia.

Luego de la fase de grupos, la verdadera Champions League, el torneo más prestigioso de clubes a nivel mundial, entra en su mejor etapa, si bien en los grupos podemos ver partidos atractivos y alguna que otra sorpresa, nada se compara a la eliminación directa, esa que cruelmente excluye a los plebeyos, quienes no fueron capaces de terminar en segundo lugar de su sector como mínimo.

En esta etapa se revelan los aspirantes serios al título continental y con los partidos que comenzarán en febrero de 2018, también se podrá dejar en claro las realidades y los espejismos, como en el caso concreto del PSG, quien tiene una verdadera prueba de fuego ante el bicampeón de Europa, el Real Madrid, además podremos saber si Antonio Conte por fin trascenderá en la competencia con su Chelsea o si ahora su verdugo sera el Barcelona de Valverde.

La realidad es que falta poco más de dos meses para que comiencen los Octavos de Final y muchas cosas pueden cambiar de dos meses, los que ahora son favoritos, pueden llegar en caída libre a la gran cita o quien parecía el rival más endeble, aparece en la fecha del compromiso como una seria amenaza, pero esa es la magia de la Champions League, una magia que los amantes del futbol esperamos que nunca se acabe.