Esta semana en Línea de Cinco: Los acontecimientos que tienen de cabeza a la Liga MX, desde refuerzos mediáticos, provocaciones de técnicos y agresiones desde la tribuna. Además ¿Está definida la Liga Santander? y el club catalán más español.

Error tras error (Parte 1).

No pude evitar sorprenderme cuando vi ese video de Hernán Cristante realizando señas a la tribuna del Estadio Jalisco. Honestamente me resultó asombroso que un hombre que jugó por más de una década en el futbol mexicano y en una posición tan volátil como la de guardameta reaccionara de esa manera a provocaciones que son tan comunes en cualquier estadio de la primera división nacional.

Lo que menos llegué a imaginarme es en lo que derivaría todo ese hecho, una tarjeta roja y la expulsión de un estratega, desencadenaron un hecho lamentable más en la Liga MX. Desde mi particular punto de vista, el árbitro fue un tanto rigorista con la expulsión y podríamos considerar eso como la primera equivocación, sin embargo, el más grave error no deja de ser el del técnico escarlata al enfrascarse con la tribuna.

No es el primero y probablemente tampoco sea el último técnico que lo hace en el balompié azteca, también tengo claro que al igual que todos es un ser humano y en el calor del momento cualquiera de nosotros pudo reaccionar igual  o peor, lo que me parece increíble es que un tipo con tan basta experiencia como Hernán respondiera de esa manera.

Error tras error (Parte 2).

Si lo de Cristante me sorprendió, la noche todavía no acababa ahí y la fiel afición atlista daría muestra nuevamente y para desgracia de la gran mayoría rojinegra, de lo temperamental que ha sido y continúa siendo. Si mencioné que el timonel de Toluca se había equivocado, lo que aquél sector de la tribuna del Estadio Jalisco hizo fue todavía peor.

No sólo por el hecho de responder a una agresión contra quien no la había realizado (el clásico no busco quien la hizo si no quien la pague), sino por la reprobable acción de lanzar objetos al campo y sí ya sé que pasa en todo el mundo, también que es algo que se ha vuelto normal, pero aún así me resulta una acción que no debe ocurrir contra quienes son los verdaderos protagonistas de este deporte.

Un jugador escarlata herido en la cabeza por un objeto arrojado desde la tribuna, un técnico que seguramente será suspendido y que puede tomarse como el causante del hecho anterior, además de un estadio que seguramente será vetado, es el saldo que nos quedaría tras la noche del viernes pasado, en una crónica de errores. Lamentable.

Ventas seguras.

Finalmente se gestó otra jugada brillante de los Martínez en el futbol mexicano, de los creadores de: «Pachuca, el equipo de México», llega ahora el fichaje que no cree en los muros y que siempre soñó con jugar con algún club de la Liga MX, Landon Donovan, el mismo que llevó la rivalidad futbolística entre México y Estados Unidos a un nuevo nivel.

Un futbolista que sale del retiro para cumplir una gran estrategia de marketing con el León, su nuevo club y que puede aportar experiencia, además de alguna que otra jugada interesante en las canchas aztecas, eso no lo dudo, de lo que sí estoy seguro es que su contratación va más por el aspecto económico que por el deportivo.

Lee también   Necaxa y Jaguares terminan empatados a dos

Si no me creen, debo informarles que ha sido el jugador que más camisetas del León ha vendido, a la par de Rafa Márquez en su momento, si a eso le sumamos el dinero que se generará en boletaje no sólo dentro del Estadio León, sino en donde los esmeraldas se planten como visitantes, por el simple morbo de ver a Donovan jugar con un equipo nacional. No cabe duda que en Grupo Pachuca saben perfectamente como llegarle al aficionado mexicano y también beneficiarse con ello.

¿Se acabó La Liga?

Si desde hace más de una década, el futbol español se dividía en dos potencias, salvo algunas gratas sorpresas como la del Atlético de Madrid de Simeone, parece que esta Liga 2017/2018 sólo se ha inclinado hacia un lado de la balanza, sorpresivamente, tras la mejor temporada del Real Madrid en su historia, irónicamente es el Barcelona quien ha logrado imponer un dominio abrumador en la competencia liguera.

Sinceramente me emocionó ver al Valencia de Marcelino García Toral volver a pelear los primeros puestos de la clasificación, palmo a palmo con el Atleti, además ¿Quién se imaginaba una sorprendente batalla entre Real Madrid y Villarreal por la cuarta plaza?. Todo esto apenas comenzando la segunda vuelta del campeonato.

Aún así, muy lejos han quedado aquellos tiempos donde el Deportivo la Coruña de Tristán y Pandiani arrebató la liga o cuando el Valencia de Cañizares era el rival a vencer y ni que decir del Atleti del sabio Luis Aragonés, me encantaría volver a una liga española tan competitiva como antes, sin embargo, con dos potencias económicas como el Barcelona y el Madrid, luce imposible que otros clubes peleen por el título liguero.

Los catalanes más españoles.

La semana pasada tuve la fortuna de realizar el resumen del partido de Copa del Rey entre el Espanyol y el Barcelona, donde pude notar una vez más que el conjunto ‘Perico’ volvió a jugar su Champions particular contra su vecino y también sé que no es secreto para muchos de ustedes la afinidad que tiene el cuadro de Cornellá con la capital española y particularmente con el Real Madrid.

Además de llevar una buena relación con los merengues, entre la que se incluye un basto traspaso de jugadores, también existe cierta admiración, misma que ha llevado a los blanquiazules a tratar de imitar el modelo deportivo que manejan en Chamartín. A pesar de ello un gran éxito se le ha negado al Espanyol, incluso cuando contaron con Mauricio Pochettino en su banquillo.

Si a estos factores, le agregamos que se sienten menospreciados dentro de su misma ciudad y viviendo a la sombra del Barcelona, es lógico que exista cierto rencor deportivo hacia los azulgrana y un gran aprecio hacia el Real Madrid. El Derby Catalán es la mejor oportunidad para tomar el protagonismo y la revancha de todo, imponerse a su eterno rival de la manera en que hicieron la semana pasada, significa sanar un poco su amor propio.