Esta semana en Línea de Cinco: La exitosa sinergia que envuelve a Cruz Azul, una final entre Boca y River para la historia, el Borussia Dortmund va enserio, despacio con Vinicius y el renovado Arsenal de Emery.

Sinergia exitosa

Desde la llegada de Ricardo Peláez a Cruz Azul, todos sabíamos que algo iba a cambiar en el club, desde la forma de hacer las cosas, fueran campeones o no; si eso lo combinamos con el estudio y trabajo incansable de Pedro Caixinha, era inminente que en La Noria se acercaban a encontrar la fórmula del éxito y a dejar atrás todas sus pesadillas.

Al día de hoy, ese gran trabajo ya conquistó una Copa MX, pero la sinergia positiva no se reduce sólo al buen trabajo directivo y del cuerpo técnico, sino también la que tiene la afición con los jugadores, algo que no se veía en mucho tiempo, aunque algunos, incluso dentro del club, siguen creyendo la mentira de que Paco Jémez comenzó todo.

El equipo que parecía más frío, hoy tiene la sangre hirviendo, tanto así que hasta los más escépticos comienzan a creer en la posibilidad de que la institución cementera levante el trofeo de liga 21 años después; aunque el camino aún es largo y apenas se terminará la “pretemporada” de la Liga MX y arrancará el torneo de verdad, todo indica que Cruz Azul va por el rumbo correcto.

Final histórica

No lo hizo UEFA con el Barcelona y el Real Madrid, tampoco pudo CONCACAF con las Chivas y el América. Pero, CONMEBOL sí nos ofrecerá una batalla histórica para definir al campeón del continente americano, algo que sólo parecía posible en sueños finalmente se hizo realidad, Boca y River se medirán en la Final de la Copa Libertadores.

El gran fervor que ha desatado este memorable duelo por el campeonato, parece hacer que ningún logro conseguido anteriormente por estas dos enormes instituciones importe,  todo indica que quien gane esta batalla será el más grande de Argentina y a nivel continental; honestamente espero que ambas aficiones estén preparadas para tal situación.

Un cotejo de tal magnitud merece que toda la atención se centre en lo sucedido dentro del terreno de juego, ojalá ambas hinchadas se comporten a la altura de lo que todo esto significa y no conviertan una verdadera fiesta del futbol en tragedia. La mesa está servida y somos afortunados de estar invitados, que gane el mejor.

Va enserio

Al fin las cosas comienzan a verse diferentes en la Bundesliga, el equipo de Baviera no es quien la domina con gran diferencia, ese puesto ahora le pertenece al Borussia Dortmund de Lucien Favre, quien se medirá al Bayern de Kovac el próximo fin de semana y con la gran oportunidad de dar un golpe sobre la mesa para sentenciar la liga en noviembre.

Lee también   La diosa del sábado

Ya sé que mucho dirán que aún es muy pronto para dar por campeón al Dortmund y puede que tengan razón, sin embargo, sólo hace falta ver sus últimos resultados para considerarlo un equipo que puede aspirar a todo, incluso a nivel europeo y si no que se lo pregunten al Atlético de Simeone.

La cuestión interesante, será saber hasta donde es capaz de soportar el ritmo frenético de todas las competencias el equipo de Favre, ya que muchos de sus jugadores importantes, han padecido históricamente de lesiones, por el bien de algo nuevo en el balompié alemán, espero que el BVB mantenga su inercia positiva.

Paciencia

La semana pasada Vinicius Junior fue un hombre fundamental para que el Real Madrid de Solari cosechara resultados positivos en Copa y Liga, pero aún está muy lejos de ser ese gran referente que el equipo blanco necesita, para comenzar a olvidar a Cristiano.

El brasileño tiene pasta de crack y enormes condiciones por explotar en el campo, pero tranquilos, no ha logrado nada aún, si desean ver su mejor versión, lo primero que deberán hacer en la capital española es no colmarlo de presión, dejen que exhiba sus dotes y aporte al equipo con ellos.

Lo ideal para el futbolista será hacer oídos sordos a gran parte de la afición y la prensa madrileña, sobretodo de aquellos que algún día dijeron que Robinho sería el nuevo Pelé, que Jesé Rodríguez era mejor que Neymat y que Marco Asensio iba volando al Balón de Oro. Ojalá el jugador carioca se aisle de ese tipo de comentarios absurdos y se dedique a sólo a jugar.

Renovado

Unai Emery podrá no ser el mejor estratega ni uno de los entrenadores más reconocidos, pero su labor al frente del Arsenal es encomiable, regresando al equipo a los primeros puestos de la Premier League y devolviéndole ese espíritu competitivo a nivel continental que pareció perderse en los dos últimos años de Wenger.

El día de hoy ya están por encima de su odiado rival, el Tottenham Hotspur, quien se ha cansado de presumirle sus dos últimas participaciones en Champions, ante la ausencia de la ‘Gunners’ y recientemente también del Chelsea, Londres sólo se ha visto representada por los ‘Spurs’.

El estratega español parece haber encontrado la tecla correcta pare el resurgir del Arsenal, pero no deberá descuidar los aciertos y errores del equipo si no quiere que su historia con la escuadra londinense terminen en pesadilla, tal como ya le sucedió en el Sevilla y el PSG.