Esta semana en Línea de Cinco: La pesadilla que vive Oswaldo Alanís, los futbolistas extranjeros que han dejado la Liga MX y ahora juegan Copa Libertadores, la actuación de la legión mexicana en el futbol europeo y el gran reto de Rafa Márquez.

Del sueño a la pesadilla

Parece que a Oswaldo Alanís le llueve sobre mojado, luego de superar aquella polémica exclusión de Chivas y todavía conquistar la Liga de Campeones de CONCACAF con el ‘Rebaño’, logró cristalizar su sueño de emigrar a Europa; todo indicaba que el Getafe sería el club con el que podría empezar a pensar en grande y era lógico, un club con una de las mejores defensas en la liga española invitaría a cualquiera a ilusionarse.

Pero, desde que fue oficializado con los ‘Azulones’, su sueño se ido convirtiendo en pesadilla día con día, ya que la escuadra española le notificó que no entra en planes para afrontar la Temporada 2018/2019, luego de realizar cambios en la dirección deportiva. Situación que tiene al zaguero mexicano viviendo un nuevo rechazo en menos de un año, algo que sería frustrante para cualquiera de nosotros.

Aunque Chivas ya le ofreció volver y vestirse de rojiblanco, los deseos de Alanís son permanecer en el viejo continente, hecho que aplaudo, su calidad y polivalencia en zona defensiva están más que demostradas, así como su carácter ante este tipo de cuestiones, si añora realmente trascender como futbolista deberá hacer sacrificios, más en lo económico, las armas para hacer realidad su sueño de JUGAR en algún equipo europeo las tiene. ¿O ustedes volverían a la zona de confort que ofrece la Liga MX?

Los que se han ido

Quedé realmente sorprendido al ver la cantidad de futbolistas sudamericanos que han pasado por la Liga MX y ahora se encuentran repartidos entre los 16 equipos que pugnan por el título de la Copa Libertadores; nombres hay muchos, entre ellos: Egidio Arévalo, Edwin Cardona, Walter Kannemann, Edgar Benítez, Jonathan Cristaldo, Paolo Goltz, Gustavo Bou, etc.

Algunos de esos nombres fueron bastante rentables en el balompié azteca, sin embargo, otros pasaron con más pena que gloria; creo que el jugador sudamericano tiene un gran arraigo de su patria y por ello no duda en volver a los clubes de su liga local, donde brinda todo cuando toca representar su colores. Pero, entonces ¿qué pasa cuando juegan en México?

Tal vez como muchos mencionan, lo que más les seduce de nuestro mercado es la oferta económica, aunque no podemos descartar que varios de ellos no sean bien aprovechados en el campeonato mexicano y por eso rinden más en el cono sur.

Sábado gigante

Es bueno que tres de los futbolistas mexicanos que militan en el viejo continente hayan comenzado la temporada marcando gol y aportando a sus respectivos clubes, pero la cuestión es aún mejor si consideramos que los tres son el futuro del seleccionado nacional, al menos por edades, por momentos y hasta por la muchas veces utópica justicia, así tendría que ser.

Seamos honestos, salvo Guillermo Ochoa, cuya posición es más longeva que cualquier otra, el Tricolor necesita relevos en su columna vertebral. Ya lo dijo el mismo Tuca Ferretti, hay jugadores que llegarían a Catar con 35 años o más, situación que reduce sus posibilidades de hacer algo distinto a lo que hemos visto en anteriores ciclos mundialistas.

Lee también   El gallo cantó en Torreón

Es por eso que el pasado sábado 11 de agosto, me permití ilusionarme con las aportaciones de Jiménez, Lozano y Corona, esperando que logren mantener las buenas actuaciones durante toda la temporada, sólo eso les permitirá continuar con su ascenso en el viejo continente y tal vez pensar en formar parte de algún equipo top, de esos que compiten hasta las últimas instancias de la Champions League.

Constante

Y ya que anteriormente hablé de renovación, recuerdo que cuando los defensores se le comenzaron a caer a Juan Carlos Osorio a tan solo días de disputar el Mundial de Rusia 2018; había un nombre que daba brincos en mi mente, Antonio Briseño, futbolista que milita en el Feirense de la Primeira Liga y que fue campeón mundial sub-17 de la mano de Raúl Gutiérrez en el 2011.

Si tanto le urgía un zaguero al técnico colombiano, pienso que nadie habría visto con malos ojos que incluyera desde la lista preliminar al ‘Pollo’, el defensor se ha ganado un lugar como titular indiscutible en el equipo portugués y sin hacer tanto ruido ya es reconocido en el campeonato lusitano, tal vez no cuenta con los reflectores de muchos, ni su equipo es de jerarquía, pero una oportunidad como seleccionado mayor estoy seguro que la tiene ganada.

El hecho de que nunca fue considerado me hizo cuestionarme, si Osorio probó a Antuna y Govea ¿por qué a Briseño no? Honestamente espero que comience a ser tomado en cuenta para el siguiente proceso y forme parte de ese relevo generacional que tanto hace falta. Ojalá que el próximo seleccionador nacional no se olvide de futbolistas constantes, aunque éstos no cuenten con el mismo buen marketing de otros.

El reto de Rafa

Uno de los futbolistas mexicanos que más ha pugnado por los derechos de los jugadores, ahora asume un cargo directivo con el club de sus amores y por si no fuera poco tomar las riendas del Atlas, ahora Rafa Márquez deberá ser congruente entre lo que decía y lo que haga de ahora en adelante desde su escritorio.

En una entrevista dejó ver sus posturas y aunque algunas de ellas han cambiado radicalmente, lo que se mantiene y es sumamente importante, es la honestidad de uno de los mejores futbolistas que ha dado México, Rafa habla sin censura de sí mismo, de sus compañeros y del futbol mexicano en general; por ello no dudo que sus acciones como hombre de pantalón largo estarán regidas por esa misma franqueza.

Hacer a los rojinegros un equipo ganador, es algo que no va a lograr de la noche a la mañana, conoce el negocio como pocos, pero no es milagroso; lo que sí puede comenzar a hacer, es devolverle esa identidad que llegó a tener precisamente en su época, donde grandes futbolistas surgieron de la cantera atlista y le hicieron vivir al club grandes momentos. Considero que ese debería ser el objetivo primario de Marquéz.