Esta semana en Línea de Cinco: Realidades que existen y persisten en el futbol, desde las palabras de Ochoa y el hecho de que México tiene una selección pequeña, los sudamericanos recibidos como Maradona en nuestro balompié, las consecuencias de un cambio generacional, el marketing supera al futbol y la cuestión de niveles en Europa.

Siempre sabido, nunca aceptado

Lo que dijo Guillermo Ochoa tras la derrota con Uruguay es algo que en el fondo todos sabemos, la Selección Mexicana es muy pequeña a nivel mundial, carece de títulos trascendentes en la categoría mayor, sin embargo, es una de las realidades que ni siquiera los jugadores aceptan, sobretodo cuando se acerca una competencia importante.

¿Acaso no han notado que en vísperas de un Mundial todo es un optimismo desbordante? Desde avanzar caminando, hasta imaginarnos cosas chingonas, han sido algunas frases que terminan repercutiendo en el ánimo del aficionado, mismas en las que los integrantes del Tricolor y la prensa misma nos invitan a pensar que se puede jugar como una potencia del balompie.

La verdad es que jugadores y aficionados mexicanos nos dejamos llevar por el momento para encarar la dura verdad, tener una selección pequeña es algo que debemos aceptar, lo que no podemos permitir, es tener a un representativo nacional que carezca de mentalidad, el deseo de trascender y ser aún mejor debe estar presente siempre.

Un alto precio

El futbol le enseñó a la Selección Mexicana una de las realidades más duras en su amistoso frente a Uruguay, los relevos generacionales no son nada sencillos, la idea de Ferretti de pensar en una convocatoria de cara a 2022 y 2026, me parece muy acertada, sin embargo, se deberá tener paciencia y constancia para lograr un relevo exitoso.

Considero que el Tricolor está a tiempo de renovarse y gracias a las bondades que ofrece CONCACAF, poder asistir al Mundial de Catar, aunque siempre estará latente el riesgo de que el cambio generacional fracase y puedas quedar fuera de la Copa del Mundo o de algún certamen continental, si la ocurrió a Holanda e Italia, claro que puede pasarle a México.

Es evidente que habrá consecuencias y que el grupo de jugadores sufrirá descalabros como el propinado por ‘La Celeste’, pero eso no debe detener el cambio de jugadores, al contrario, este nuevo grupo debe aprender de todo lo que implica estar en un representativo nacional y lidiar con las a veces absurdas peticiones de la afición y prensa.

Poderoso caballero…

Finalmente arribó a México Diego Armando Maradona para dirigir a Dorados en el Ascenso MX, confirmando así otra de las realidades de nuestro balompié, las figuras de Sudamérica vienen aquí por el aspecto económico, nos guste o no.

Lee también   Maradona: "Messi, esta es la última vez que te permito salir segundo"

La mayoría de las veces, esas contrataciones que llegan a tierra azteca en busca de ganar muy buen dinero, mismo que no se ofrece en sus países, terminan siendo un fracaso, mientras que en los casos más exitosos terminan enamorados de México y su cultura, pero sobretodo del club que les brindó la gran oportunidad dentro de nuestro balompié.

Lo que pueda suceder con Diego es incluso más impredecible que el sistema de juego que utilizará con los sinaloenses; Maradona ha sido camaleónico toda su vida, dentro y fuera de las canchas, por lo que me aventuro a pensar que no será diferente durante su estancia en Culiacán.

Los éxitos ya no cuentan

Me resultó sorprendente que los nominados al premio The Best 2018 que otorga la FIFA, fueran exactamente la misma terna que llegó al jugador del año de la UEFA, sobretodo porque venimos de un año mundialista y ningún campeón del mundo es candidato a recibir el galardón.

En el escenario más pesimista, considero que el marketing ya está por encima de todo mérito deportivo, incluso FIFA se atreve a devaluar su máximo certamen al no incluir a algún futbolista ganador del mismo en la elección definitiva de su reconocimiento.

En otra perspectiva un poco menos fatalista, pienso que la FIFA sabe de sobra que el Balón de Oro que será entregado por la revista France Football, tendrá como ganador a un futbolista francés y en su afán de querer ser diferente, decidió ser más similar a la confederación con quien más se ha enemistado, la UEFA, al final la realidad constante seguirá siendo una cuestión de marketing.

Igualdad

Las fuerzas se equilibraron en el futbol europeo con la creación de la UEFA Nations League, por lo menos eso es lo que parece, al menos evitamos presenciar esos enfrentamientos dispares entre España contra San Marino o Alemania frente a Luxemburgo.

El formato aunque complejo, es interesante y beneficioso para todos en la UEFA, no así para las demás confederaciones, ya que sus posibilidades de medirse ante una selección europea en un encuentro amistoso, se vieron sumamente reducidas con la creación de este novedoso certamen.

Me resulta demasiado interesante la idea de que CONCACAF y CONMEBOL se unan para dar vida a un producto similar, sin embargo, la cuestión de las distancias y diferencias entre ambas confederaciones ya provocaron rupturas a nivel de clubes y la posibilidad de que una justa así se lleve a cabo en América, luce todavía un tanto lejana.