Esta semana en Línea de Cinco: ¿Ernesto Valverde destruyó al Barcelona?, se acerca la fiesta de la Liguilla MX, los intrascendentes amistosos entre Argentina y México, la malaria de Higuaín y el liderazgo de Tévez.

¿El destructor del Barcelona?

Si bien en la última temporada de Luis Enrique el Barcelona daba señales de comenzar a desmoronarse desde su aparato defensivo, hasta la pérdida de su estilo; la verdadera hecatombe parece llegar de la mano de Ernesto Valverde, aunque el ‘Txingurri’ ganó títulos que la temporada pasada, considero que sus fracasos y formas pesan más.

La inverosímil eliminación a manos de la Roma en la Champions pasada, aún pesa en la memoria del barcelonismo y se agudiza aún más cuando llegan resultados como la reciente derrota ante el Real Betis. La realidad es que el conjunto blaugrana exhibe una impresionante fragilidad defensiva y enorme dependencia de sus individualidades.

Se fue un zaguero con enorme potencial como Yerry Mina, además, llegaron hombres de peso como Vidal y Malcom, siendo injustamente poco utilizados por Valverde. Aunque la posesión de pelota sigue siendo el sello característico del conjunto culé; la realidad es que el futbol vistoso, elegante, entretenido y efectivo parece estar llegando a su fin.

Se acerca la fiesta

La definición por el título de la Liga MX está cada vez más cerca y falta de una jornada sólo la mitad de los posibles aspirantes tienen su boleto asegurado para la gran fiesta de la Liguilla; dejando cuatro cupos por definirse, dando ese toque de morbo y emotividad a la jornada 17 del Apertura 2018.

Los que parecían volverse menos favoritos hace dos semanas, en el caso de Cruz Azul y América, hoy revalidan su condición de serios aspirantes a la corona y pelearán por la cima, mientras que otros equipos que fascinaban a la prensa deportiva mexicana como Toluca y Santos, han visto reducidas sus aspiraciones.

Pero mejor acostumbrémonos a esta montaña rusa de resultados, a los favoritos y no favoritos que cambian en menos de 24 horas; porque así será la Liguilla, es su esencia, su marca de identidad, algo muy común para un mini torneo donde ocho equipos tiene las mismas posibilidades de levantar la copa.

Intrascendentes

Si en otro momento me hubieran dicho que la Selección Mexicana iba a viajar a Argentina para medirse contra la ‘Albiceleste’ en dos partidos amistosos, seguramente me habría emocionado y hasta hubiera celebrado esa determinación de la FEMEXFUT, sin embargo, debido a las circunstancias, los cotejos me resultan totalmente irrelevantes.

No estará presente Lionel Messi como atractivo del encuentro y por si eso fuera poco, ninguno de los dos representativos nacionales tiene al técnico de su futuro proyecto mundialista, ambos banquillos serán ocupados por estrategas de paso, los cuales sólo están experimentando con la mayoría de jugadores.

Lee también   Futbolario: ¿De donde viene la gambeta? ¿De dónde viene el drible?

Del lado de México, tampoco estará presente Hirving Lozano y al ser el mejor futbolista azteca del momento, también se reduce el interés. Con la Liguilla a la vuelta de la esquina, las últimas jornadas de la Champions y la Final de vuelta en la Copa Libertadores tan cercanas, este par de partidos resultan ser más del montón.

Malaria

Sinceramente cada día entiendo menos lo que le sucede a Gonzalo Higuaín en los partidos importantes, tal vez sea un exceso de presión que el futbolista no sabe manejar, quizás juega disperso tratando de no saturarse de una carga emocional o probablemente sólo sea un asunto de mala suerte.

La realidad es que ese tipo de lamentables episodios, donde parece haber olvidado todo su instinto de goleador, le sucedían frecuente mente con la Selección de Argentina, aunque también había presentado momentos aislados a nivel de clubes, para desgracia del AC Milan, le ocurrió este pasado fin de semana ante la Juventus.

‘Pipita’ primero falló un penal y después terminó expulsado del partido, algo que deja de ser coincidencia y se vuelve motivo de análisis, si recordamos su fallo con arco abierto ante el Olympique de Lyon cuando jugaba para el Madrid o sus constantes yerros con la ‘Albiceleste’ cuando el campeonato del mundo y dos coronas de América estaban en juego.

Liderazgo absoluto

«Es una pena que Tévez llegue tan mayor a una final así», «El físico ya no le da a Carlitos para disputar un partido de tal magnitud»; fueron algunas de las expresiones que leí o escuché con mayor frecuencia previo a la Final de ida de la Copa Libertadores, hasta que vi al nacido en Fuerte Apache saltar al campo, supe que más de uno se comería sus palabras.

Es que si hay alguien que sabe el significado de Superclásico Argentino y sobretodo cómo afrontar ese tipo de duelos, ese es Carlos Tévez. Desde que pisó el césped de La Bombonera, le inyectó sangre nueva a Boca, esa que parecía haberse diluido tras el autogol de Izquierdoz e incluso se dio tiempo de servirle un gol a Benedetto, mismo que Armani evitó.

‘El Apache’ representa perfectamente el Clásico de Argentina, del barrio para el mundo entero, muchos lo han disfrutado, aunque ahora vivan para quejarse de él y menospreciarlo, lo cierto es que ambos son una parte muy importante del futbol argentino y han trascendido fronteras para deleite del mundo.