Lutz Pfannenstiel, el portero que jugó en todas las confederaciones

Lutz Pfannenstiel es una persona muy particular. El alemán es el único futbolista en jugar en las seis confederaciones de la FIFA: Europa, África, Asia, Oceanía, Suramérica y Centro-Norteamérica. Por mucho tiempo, tuvo el récord mundial de jugador con más clubes en su carrera (25) hasta que fue superado por Sebastián Abreu, que llegó a 29.

Nacido en Zwiesel, en la parte occidental de Alemania, fue formado entre el SC Zwiesel y el Vilshofen. Venía haciendo buenas actuaciones al punto que tuvo ocho partidos con la selección sub-17 de Alemania. En 1993, a sus 20 años, el Bayern Múnich le echa el ojo.

Y aquí aparece su espíritu díscolo: Al ver que no tenía oportunidades, acepta la oferta del  Penang FA de Malasia. Una decisión de locura para aquel y para estos tiempos.

No me estaban saliendo las cosas como yo quería y decidí irme a Malasia, lo que es algo extraño cuando tienes una buena oferta del Bayern”, recordó sin tapujos ni traumas en 2014 a la BBC. Fue titular en 12 juegos.

El destino le hace volver a Inglaterra. Pasa por dos equipos, pero ni en  Wimbledon en la temporada 94-95 ni con el Nottingham Forest en la 95-96, pudo jugar en la Premier League. Estuvo siempre con la reserva. El Wimbledon era conocido como el “Crazy Gang” y en honor a su nombre, sus compañeros le hicieron una terrible travesura: entrenando en el parque de la ciudad, corrieron todos hacia él, lo desnudaron y huyeron. Tuvo que caminar seis millas desnudo, en un barrio muy conservador.

De nuevo, sin oportunidades, echa el ojo al fútbol exótico y logra una cesión con el Orlando Pirates de Johannesburgo, Suráfrica.  Fue ídolo de la afición a pesar de estar una temporada. Ya sumaba tres continentes distintos antes de cumplir 23 años de edad.

Y su espíritu aventurero, junto a las ganas de tener notoriedad resolvieron que la vida que quería tenía que caminar por los senderos del fútbol exótico. Así que el camino lo llevo a Finlandia con los clubes Tampereen Pallo-Veikot y Haka.

Regresó a casa, al Wacker Burghausen con una novia indonesa, pero le molestó mucho que Alemania aún tuviera ciudadanos que comulgaran con el racismo. Su pareja fue víctima de hostilidad y decidió que de nuevo era momento de volver al fútbol exótico.

Héroe y villano

Entonces recibe una fabulosa oferta del Geylang United, de Singapur (1999). Se convirtió en héroe: cuarenta y seis partidos seguidos como portero titular, grandes actuaciones en la Champions Asiática, ciudadano de Singapur honorario e incluso, jugó un partido con la selección de esa localidad como un homenaje.

Todo un rockstar, pero que se derrumbó. En ese país pasó los peores momentos de su vida: 100 días en la cárcel: “No creo que haya muchas prisiones tan rudas en el mundo. Estaba viviendo cómodo, modelando para Armani, con mi propio programa de televisión y el fútbol estaba bien, pero de repente me desperté en una celda”, recuerda.

La acusación: presunto amaño de partidos. “No se si alguien quería perjudicarme, pero lo único que se utilizó en mi contra fue que alguien en la calle me preguntó: “Hey Lutz, ¿Por cuánto ganamos hoy?” Y le dije “pues 2-0 porque no pienso recibir goles”. Alguien usó eso como testimonio, casualmente quedó el partido así y yo me podría en una celda asquerosa, de las peores del mundo”.

Pfannenstiel dijo que perdió 16 kilos en ese período y a pesar de haber vivido en 13 países distintos en todos los continentes “jamás volvería a Singapur. Es el único sitio en el mundo donde no querría volver. Me pusieron al lado de asesinos y violadores y tenía que pelear para que no me robaran la comida”.

Lee también   Fue presentado el diseño del trofeo "The Best"

Hoja que lleva el viento

“No sabía lo que significaba la libertad. Yo era un futbolista mimado y consentido. Si bien fueron días duros, aprendí mucho”, reflexionó a los años. Ya en libertad, regresó a Alemania para entrenar por su cuenta. No salieron ofertas, salvo una en Nueva Zelanda, en el Dunedin Technical en una liga en la que se jugaba solo cuatro meses al año. Sumó, sin querer, el cuarto continente en su cartera.

Logró volver a Europa con el Bradford, donde vivió otro episodio atroz:  En el boxing day  de 2002, en el minuto 30 de un partido de la Northern Premier League contra el Harrogate Town, el guardameta alemán sufrió un aparatoso choque con un futbolista rival. “Mis pulmones colapsaron y no tenía pulso. Fui declarado muerto tres veces en el campo, pero me desperté tres horas después en el hospital”, recordaba en la BBC.

Eso no le impidió seguir recorriendo el mundo y otros países, a pesar de que su novia estaba en la tribuna, embarazada y por poco pierde a su hijo por el susto. Tras tres paradas más en otros países europeos, Lutz llega a Canadá, a Calgary, sumando así su sexta confederación. En 2007 volvió a la tierra del maple con el Vancouver Whitecaps.

“La verdad en mi vida he planificado a donde voy. He estado por el mundo entero, por casualidad, porque un equipo quiere mis servicios. La única excepción es cuando pedí jugar en Sudamérica, en Conmebol. Era el único continente que me faltaba”, explicó.

Fue difícil porque la hoja de vida no era atractiva para los equipos sudamericanos. Aceptando un sueldo poco digno y jugar en división regional, en 2008 ficha por el Clube Atlético Hermann Aichinger de Santa Catarina, en Brasil. Pudo jugar la Copa de Brasil, lo que le dio el nivel de profesional para redondear su récord.

Filantropo y ojeador

Vinieron tres paradas más en Noruega y el fin de su carrera de arquero a los 37, en 2010 con el Ramblers de Namibia. El trotamundos se sentía satisecho.

Con su experiencia global, fue director técnico de la selección de Cuba y Namibia, sin éxito. El Hoffenheim alemán pensó en algo más adecuado a su hoja de vida: Scout internacional.  Con ellos empezó una fructífera carrera de ojeador de talentos de las zonas más recónditas.

Aparte, viajar por el mundo le hizo concientizar sobre la contaminación. Entonces fundó el Global United FC, que busca concientizar las consecuencias del cambio climático. En 2014 intentó jugar con super estrellas en la Antártida, pero las tormentas de nieve no lo permitieron. Sí pudo realizar encuentros en Nepal , Namibia y Tanzania y cuenta con la simpatía de jugadores como Aldair , Fredi Bobic , Carlos Valderrama , Cafu , Bebeto , Ole Gunnar Solskjær, Pavel Nedvěd , Christian Karembeu y David Beckham, quienes han participado en sus partidos.

“Soy un afortunado. Si hubiera firmado aquel contrato con el Bayern sé cómo hubiera sido mi vida. Hubiera sido el suplente de Oliver Kahn. En cinco o seis años hubiera ganado suficiente dinero y me hubiera ido a otro club, seguramente a uno de la segunda división alemana. Habría terminado mi carrera en tercera división y habría tenido una mujer alemana y una casa alemana. Y, entonces, me preguntaría: ‘¿Cambiarías todo esto por las experiencias que he acumulado viajando por el mundo?’. No, no lo haría”.

 

Resumen de un trotamundos.

UEFA:

Bad Kötzting, SV Wacker Burghausen , ASV Cham (Alemania);  Wimbledon,  Nottingham Forest,  Bradford Park Avenue, Huddersfield Town (Inglaterra); Bærum, Flekkerøy Idrettslag, Manglerud Star (Noruega); TPV Tampere, Haka (Finlandia); Vllaznia Shkodër (Albania);  FC Bentonit Ijevan (Armenia)

AFRICA:

Orlando Pirates (Suráfrica); Ramblers (Namibia)

ASIA

Penang FA (Malasia); Sembawang Rangers,  Geylang United (Singapur)

OCEANÍA

Dunedin Technical, Otago United (Nueva Zelanda)

CONCACAF

Calgary Mustangs, Vancouver Whitecaps (Canadá).

CONMEBOL

Atlético Aichinger (Brasil)