A días de terminar el año, el ente Responsiball, colocó a la Major League Soccer en el primer lugar del ranking mundial , siendo la liga modelo en cuanto a sostenibilidad, buen gobierno y responsabilidad social. La liga danesa quedó en el segundo lugar, la Premier inglesa descendió al tercer puesto. De las “ligas grandes”, aparece España en el quinto puesto, Alemania descendió al noveno y mucho más abajo aparece Italia, de décimo cuarto. En cuanto a latinos, en el top 20 solo aparece Brasil, que tuvo una dramática bajada del puesto 9 al 19, respecto a 2017.

Este estudio viene a ser la guinda de un buen pastel que fue 2018 para la liga gringa. Muchos coinciden que en espectáculo, estrellas, figuras y calidad de juego, esta fue la mejor temporada de la historia del joven circuito.

Y, para el deporte norteamericano, el éxito debe ir muy de la mano con la rentabilidad económica. Buenas asistencias durante toda la temporada  (aunque en promedio, cayó 1% respecto a 2017, las entradas eran más caras y hubo mayor recaudación), mayor exposición en medios y uno de los pasos más importantes de la sostenibilidad: la venta de jugadores.

No debe pasar debajo de la alfombra que, desde 2017, la MLS, aunque aún aterricen los Wayne Rooney, David Villa o Zlatan Ibrahimovic, el torneo gringo ha dejado de ser una liga de retiro, para ser un torneo donde se captan elementos de calidad  del talento emergente del planeta, en especial, el sudamericano.

Varios analistas describen esta etapa de la MLS como la tercera desde 1994, año del Mundial organizado en ese país. La primera fue la de la reorganización del fútbol en ese país bajo una liga atractiva. La segunda, la de traer estrellas, aunque en etapa de retiro, pudieran darle publicidad y la actual, la de liga exportadora.

Terminando 2018, hay varios fichajes que ya hacen de la MLS un buen lugar de maduración de talentos que permiten recalar en equipos importantes de Europa:

Alphonso Davies

Este joven jugador saltó del Whitecaps de Vancouver al Bayern Múnich. Es una apuesta a futuro, de hecho, el futbolista siguió cedido hasta final de temporada y en enero se unirá al cuadro alemán. Puede abrir muchas puertas a los jóvenes de Canadá, especialmente.

Tyler Adams

El mediocampista del NY Red Bulls se marcha al “equipo hermano” de Alemania, el RB Leipzig, que viene haciendo buenas actuaciones  en la Bundesliga alemana y al momento, pelea un cupo para la Champions. Acá hay otro modelo de negocio interesante y es de las sucursales: el NYRB está enlazado con otros clubes en el mundo (Salzburgo, Leipzig) y usan la MLS para “germinar” jugadores. Bajo ese modelo está el Manchester City, cuyo brazo gringo es el New York City FC, aparte de tener representantes en Ecuador (Guayaquil City), Uruguay (Torque), Japón (Yokohama), España (Girona), entre otros. Volviendo al tema, esto evidencia que la MLS es un germinador ideal de futbolistas, a la par de dejar buenas ganancias en marketing y por eso, existen esta “sucursales”. Bajo este estilo, el compañero de Adamas, el alemán Marc Rzatkowski  (24) fue cedido por Salzsburgo y de nuevo enviado a Austria tras una cesión de una temporada.

Lee también   Salcido también es baja en Chivas

Chris Richards

Joven central de 18 años del Dallas FC al que el Bayern Munich le tiene fe en un proyecto a largo plazo y le fichó para su equipo sub-19.

Zack Steffen

El meta de 23 años y portero del Columbus Crew tiene un acuerdo de palabra con el Manchester City a partir de 2019. Este portero, de muy buenos reflejos, fue ganador del premio al arquero del año en la MLS.

Miguel Almirón

Es la punta de lanza de todo este proyecto y la importancia del Atlanta United en este ajedrez. El cuadro de “Tata” Martino revolucionó en sus dos años de existencia varios conceptos filosóficos de este deporte en Estados Unidos y navegó más hacia el modelo de negocio europeo que al de las franquicias tipo NBA o MLB. Almirón, paraguayo de 24 años, se marchará al Arsenal en plan estelar y con muchas posibilidades de ser titular regular y figura. Su talento en el manejo de los pases y tiempos, le ha hecho llamar la atención de los mejores del viejo continente.

 

Y la lista va sin contar fichajes a equipos con cierta trayectoria como Twente o Stuttgart que están en segunda división, o equipos de Noruega, Suecia y otras competiciones no tan relevantes. De esos casos hay varios en la MLS. Y si se compara con el vecino, hay un mejor movimiento respecto a la Liga MX que en 2018 apenas han destacado ventas como la de Oswaldo Alanís (Getafe) o la de Timothée Kolodziejczak (Saint-Étienne) al mercado europeo.

Los norteamericanos siguen creciendo en muchos aspectos del “negocio-fútbol”. Para 2019, el giro de tuerca iría por la competitividad deportiva a nivel internacional. Ya muchos agentes de futbolistas han depositado el desarrollo de sus clientes en una liga que ya demuestra ser un trampolín confiable.