Resultado de imagen para jaguares descenso

Adiós, Jaguares. A pesar que cumpliste la misión de ganar tu último partido, eso no te fue suficiente para que evitaras descender. Es una verdadera lástima que, tras casi 15 años de existencia del equipo, Chiapas ya no vaya a tener futbol de Primera División en por lo menos una temporada. Pero si de algo estoy seguro, querido Jaguares, es que tu ausencia no se notará, porque nadie te va a extrañar.

Un equipo tras gris e intrascendente como tú no hará falta en nuestra liga, de esos sobran bastantes ejemplos. Estás pagando toda una acumulación de errores cometidos en los últimos tres años. Sin embargo, lo que has hecho y dejado de hacer exclusivamente en la cancha de futbol pasa a segundo término si repasamos lo que realmente te hizo perder la categoría fuera de ella.

Para empezar, debiste ser desafiliado desde enero por todos los meses de sueldo que adeudabas a tus jugadores. Nunca debiste jugar este torneo, pero nuestra tan benevolente Liga MX siempre estuvo ahí para solapar tus cochinadas. Bastantes veces argumentaste que liquidarías cada una de tus deudas, lo cual no hiciste, pero de un día para otro fichaste a cuatro jugadores extranjeros como si no existieran esto problemas. ¿Y la lana, apá?

Poner tu salvación en manos de un entrenador tan mediocre como Sergio Bueno es un pecado mortal. ¿Cómo pudiste confiar en un fracasado que jamás ha logrado algo relevante fuera de dirigir equipos que eluden el descenso? ¿Qué pasaba por tu cabeza al contratar a uno de los peores estrategas que ha dado nuestra liga?

Lee también   Portero

Este es el precio de prostituirte ante el Gobierno de Chiapas, que, entre sus cientos de obligaciones diarias que tiene con la ciudadanía, decidió utilizarte como un mero instrumento de propaganda y proselitismo. Tus uniformes parecían playeras del Partido Verde Ecologista en plena campaña política más que cualquier remera de futbol.

Pero más que nada, el no saber desligarte a tiempo de un dueño tan inepto como Carlos López Chargoy te tiene en este lugar. Alguien que se llevó la plaza de San Luis Potosí y había llegado con la intención de rescatarte luego que se llevaran tu franquicia a Querétaro, alguien que se alió con el gobierno para utilizarte como propaganda política, alguien que te endeudó hasta el último centavo, alguien que junto con su hermano Jesús tampoco pueden levantar al Puebla y ya siguen los mismos pasos que tú, alguien que te convirtió en un vil equipo de llano.

En 15 de años de historia llegaste a ser un cuadro animador del torneo, por mucho tiempo fuiste un verdadero dolor de cabeza de los equipos “grandes” en la selva, tuviste a buenos jugadores, pero hoy no queda más que despedirnos de ti. Te deseo mucha suerte en el Ascenso MX. Espero que hayas disfrutado tus años en primera, porque, en verdad, nadie te va a extrañar.