Una postal conocida por sus seguidores
Una postal conocida por sus seguidores

Tras ser eliminado en la última fecha del Clausura 2015 por el conjunto de Leones Negros UdG, el Cruz Azul culminó uno de los fracasos más grandes de su historia reciente al hilvanar dos torneos consecutivos sin ingresar a la liguilla del futbol mexicano, ganando así un sinfín de críticas y burlas.

Un simple empate bastaba para que la escuadra cementera sellara su pase a la «Fiesta Grande», sin embargo y fiel a su costumbre la «cruzazuleo» y no pudo con el enfrentamiento de la mejor defensiva (Cruz Azul) contra la peor defensiva (UdG).

Y es por esto que te presentamos los 5 principales motivos por los cuales los jugadores, directivos y aficionados de la Máquina verán una vez más la liguilla desde sus televisores.

 

1.-Mala contratación de jugadores

Al mencionar los nombres de Ronald Raldes, Maranhao o Edcarlos Conceicao más de un conocedor del buen futbol se aterra. Es evidente que con frecuencia llegan jugadores completamente desconocidos a la Noria, que prometen ganarse la confianza de la afición pero resultan siendo unos auténticos fiascos.

Para este torneo esto parecía cambiar con la llegada de Roque Santa Cruz, pero el artillero paraguayo fue perseguido por las lesiones y aunque dio chispazos, no pudo mostrar su mejor versión. Alemao, mucha enjundia y carisma pero poca calidad, prometió nueve goles y solo consiguió tres. Lizarazo y Pedroza de plano ni jugaron, el primero por lesión, el segundo por que no se le dio la oportunidad.

El colombiano Lizarazo se quedó con las ganas de debutar
El colombiano Lizarazo se quedó con las ganas de debutar

 

2.-Influencia de promotores

Para nadie es una sorpresa a estas alturas que dentro de la organización celeste se manejan los hilos de una forma muy extraña, pues se suelen tomar decisiones incongruentes en momentos apremiantes, como la contratación de jugadores, cuerpo técnico y directivos, y las renovaciones de contratos. Desgraciadamente para todos los azules parece que el #FueraHurtado no ha penetrado en el mundo de arcoiris de Guillermo Álvarez.

Carlos Hurtado
Carlos Hurtado y compañía siguen haciendo de las suyas en el futbol mexicano

 

3.-Técnico timorato e indeciso

Después de que técnicos del calibre de Ignacio Trelles o Raúl Cárdenas desfilaron por el banquillo de Cruz Azul ,le llegó su turno al campeón olímpico e histórico entrenador mexicano, Luis Fernando Tena. A su llegada en 2014 la afición se ilusionó, pues en su primer torneo logró el superliderato de la fase regular y el título de la Concachampions.

Pero poco a poco su esquema se volvió predecible, sus planteamientos tímidos, sus cambios erraban y difícilmente repetía alineación. El anotar un gol y encerrarse se transformó en costumbre, incluso jugando de local y con estadio abarrotado.

Durante sus últimos dos semestres en el club, sus logros han sido: no clasificar a la liguilla en dichas temporadas, perder el tercer lugar del mundial de clubes ante un equipo neozelandés, y ser eliminado en fase de grupos de la Concacaf por el Alajualense. Fracaso, ¿dónde?

Lee también   El Patronato apoya a La Piedad para que se queden
Cruz Azul ratifica a Luis Fernando Tena
¿Y así te quieres quedar Luis Fernando?

 

4.-Promedio de edad alto y falta de renovación del plantel

Gerardo Torrado tiene 36 años, Jesús Corona y Christian Giménez tienen 34, Roque Santa Cruz 33, y la escalera sigue bajando con Francisco Javier Rodríguez, Fausto Pinto, etc. Muchos entrenadores cementeros han argumentado los beneficios de la experiencia, sin embargo en repetidas ocasiones se ha visto la nula capacidad de reacción de estos jugadores. Los jóvenes usualmente aportan la sangre que precisamente ha faltado en La Noria.

El futbol es un deporte de ciclos. Y parece que Cruz Azul no se ha enterado, pues futbolistas como Alejandro Castro, Alejandro Vela, Rogelio Chávez, Fausto Pinto y hasta el mismo Christian Giménez han vivido en carne propia fracaso tras fracaso, aunado a que han visto disminuido su nivel de juego en los últimos meses.

Castro anotó un autogol y se resbaló en un penal contra América en la final del C2013
Castro anotó un autogol y se resbaló en un penal contra América en la final del C2013

 

5.-Baja creación de oportunidades frente al marco rival

El sentimiento generalizado de la afición celeste tres la partida de Hugo Mariano Pavone el torneo pasado era de que todos los problemas del equipo se habían solucionado.

Pero solo el tiempo mostró que el verdadero mal de los cementeros era la nula generación de juego. Un goleador nato como Santa Cruz es claramente desperdiciado, pues casi no ve la portería de frente y su buen juego aéreo contrasta con el bajo número de centros de sus compañeros.

Al igual que el paraguayo, todos los extranjeros con los que cuenta el equipo son hombres de ataque: Alemao nos regaló una de cal por diez de arena, Joao Rojas podrá burlar hasta al utilero del equipo contrario pero no tira un centro decente, Mauro Formica es el mejor sinónimo posible de intermitencia y Carlos Lizarazo…bueno, estoy seguro que le encantaría recibir unas cuantas críticas de un servidor, pero ni siquiera me otorgó la oportunidad.

Roque solo anotó cuatro tantos en la campaña
Roque solo anotó cuatro tantos en una campaña plagada de lesiones

 

 6.-Falta de un verdadero presidente

Es verdad, dije que serían cinco motivos pero no puedo dejar pasar la razón más importante por la cual Cruz Azul esta hundido en una mediocridad sin precedentes.

Y esa es que no tienen un presidente. Guillermo Álvarez Cuevas ha obtenido solo 1 título de liga en los últimos 34 años, y aun así se niega a dimitir y colocar a alguien más capacitado en el puesto. Su padre se levantaría de la tumba solo para volver a morir de tristeza al ver en lo que se ha convertido el club que alguna vez fue llamado «El equipo que nació grande».

Si «Billy» Álvarez quisiera al equipo, estoy seguro de que renunciaría. Pues mientras el sea el capitán del barco, Cruz Azul difícilmente volverá a ser campeón de la Liga Mx.

Sí Billy, tú eres el cáncer de tu propia institución
Sí Billy, tú eres el cáncer de tu propia institución