¿Qué es el Blackout y por qué casi toda Inglaterra no vio el debut de CR7?

Montaje original The Athletic UK

Decenas de millones de fans de Cristiano Ronaldo en sus países esperaron vía cable o streaming el debut del ídolo portugués el pasado sábado su reestreno con Manchester United. Para felicidad de sus admiradores en Suramérica, Asia, África y Europa, CR7 les cumplió con goles y una memorable actuación.

Sin embargo, a excepción de quienes estaban en el estadio, en la propia Inglaterra, nadie pudo ver en vivo la actuación del portugués. ¿Por qué? Por la ley del “blackout”, una norma que rige las transmisiones del fútbol desde los años 60.

El Manchester United-Newcastle estaba marcado en la hora del «blackout» desde julio, fecha en que se anunció el calendario de la Premier League y en ese país es muy difícil cambiar el horario. ¿Conocías esta regla tradicional? Te la contamos.

Un carnicero con agallas

Aquí entra como protagonista Bob Lord, recordado presidente del modesto Burnley. Lord era hijo de un barbero. Cuando era niño, trabajó para un carnicero local hasta los 19 años cuando comenzó su propio negocio. El negocio de carnicería de Lord finalmente se convirtió en 14 tiendas y se convirtió en un exitoso empresario. Lord era un ávido seguidor de su club de fútbol local, Burnley y en 1955 se convierte en su presidente.

Lord era un acérrimo crítico del fútbol televisado. Escribió extensamente sobre el tema en su autobiografía de 1963, argumentando que la cobertura en vivo «dañaría y socavaría la asistencia». Cuando comenzó el programa Match of the Day de la BBC en 1964, Lord prohibió a la BBC televisar partidos desde el terreno de Turf Moor de Burnley y mantuvo la prohibición durante cinco años. Como resultado de su postura, no se retransmitirá ningún partido entre las 14.45 y las 17.15 horas del sábado en el Reino Unido, excluida la final de la Copa FA . Se conoce como el » apagón de las 3:00 pm», una norma que dice proteger a los equipos más débiles, que dependen mucho de los ingresos por taquilla.

“Si a los fans se les da la opción de ir a Turf Moore para ver un partido en directo o ver en televisión a uno de los grandes equipos de un país como el Manchester United o el Liverpool desde la comodidad de su casa, la mayoría de los aficionados elegiría este último”, argumentaba en sus declaraciones.

Entonces, se le aliaron clubes pequeños y la propuesta se hizo ley. Hasta nuestros días, donde hay miles de recursos como el streaming, redes sociales o enlaces ilegales. Esta ley no solo prohíbe transmisión de partidos de fútbol inglés, es fútbol de cualquier tipo por TV: varios Real Madrid-Barcelona se han dejado ver y los partidos de la Serie A (con cierto seguimiento en Inglaterra), que arrancan a las 17 horas, no tienen televisación de los primeros quince minutos.

Las alternativas

Han pasado décadas e incluso, esta medida, que no ha sido adoptada por otros países, tiene basamento legal en el artículo 48 de los Estatutos de la UEFA , que establece que:

“1. Cada federación miembro podrá decidir dos horas y media los sábados o domingos durante las cuales se podrá prohibir cualquier transmisión de fútbol dentro del territorio de la federación miembro correspondiente.

Lee también   Fecha 1 eins – El resumen

2. El período (o períodos) de dos horas y media debe ser decidido por la asociación miembro catorce días, a más tardar, antes del comienzo de su temporada nacional, momento en el que entrarán en vigor y se aplicarán para toda la temporada. 

3. Todas las decisiones de las federaciones miembro relativas a las «horas bloqueadas» deben notificarse a la UEFA por escrito en el momento de la decisión ... La UEFA publicará la información relevante y actuará como organismo rector de este Reglamento … »

Con basamento legal y todo, por décadas la solución fue tradicional: los espectadores seguían los partidos por radio. En el caso de CR7, BBC 5 fue la única en transmitir en vivo el estreno del inglés.

Sin embargo, a principios de siglo, Sky Sports se hizo con los derechos de la Premier League. Y aprovechó la coyuntura para implementar el “Soccer Saturaday”, donde los comentaristas, sin imágenes del partido, relatan lo que va transcurriendo durante los distintos partidos. Echen un ojo:

El único alto que hizo el blackout fue durante la pandemia, debido a que no había entradas que vender por la restricción de público en el estadio.

En era de straming, no es ilegal quedarse en casa agazapado contratando un servicio extranjero para ver los partidos. Pero sí puede llegar la policía si una taberna o local público se atreve a hacer esta retransmisión para una pequeña audiencia.

La ley sigue teniendo muchos simpatizantes

¿Es una ley obsoleta?

Mucho se discute sobre esto. Algunos han argumentado que no hay una buena razón para que se mantenga la regla. Cuando el Tribunal de Justicia de la Unión Europea dictó sentencia en los casos acumulados FA Premier League contra QC Leisure y otros (C-403/08) y Karen Murphy contra Media Protection Services (C-429/08) en relación con el poder de la Premier League para licenciar sus derechos de radiodifusión sobre una base territorial exclusiva, la Abogada General Kokott señaló en su Opinión que:

“De hecho, es dudoso que los períodos cerrados sean capaces de fomentar la asistencia a los partidos y la participación en los partidos. Ambas actividades tienen una calidad completamente diferente al seguimiento de una transmisión en vivo por televisión. No se ha demostrado adecuadamente al Tribunal que los períodos cerrados alienten realmente la asistencia y la participación en los partidos. De hecho, hay pruebas para refutar esta afirmación: por ejemplo, en una investigación de los períodos cerrados bajo la ley de competencia, la Comisión encontró que solo 10 de las 22 asociaciones habían adoptado realmente un período cerrado. No se adoptaron periodos cerrados en Francia, Alemania, Italia y España, ni en Irlanda del Norte, es decir, en el ámbito del fútbol inglés”.

Sin embargo, ese no es el caso cuando uno avanza en las ligas inferiores. Allí, donde no se pueden ganar sumas significativas de transmisiones o acuerdos comerciales, la venta de entradas sigue siendo de suma importancia para la supervivencia de un club. En una tarde de sábado lluviosa y ventosa en diciembre, uno puede ver la tentación de quedarse en la comodidad de la sala del frente para ver el glamour de un Real Madrid-Barcelona o un derbi de Manchester , con los mejores jugadores del mundo enfrentando cara a cara, en lugar de ir al campo local para ver fútbol de la liga inferior.