¿Quién es la mujer que lloró con el gol de Tailandia en el Mundial Femenino?

Ya habían pasado 90 minutos en Niza. Suecia ganaba cómodamente 4-0 cuando, en el minuto uno del agregado cuando Sungnoen Kanjana, asistida  por Taanekan Dangda marcó el primer gol de Tailandia en este mundial.

Hasta ese momento, la selección femenina asiática tenía 17 goles en contra en sus dos primeros partidos mundialistas. Suecia marcó uno más antes de terminar el juego, para cerrar con 5-1. Estados Unidos las castigó sin piedad en su estreno, 13-0. Sin embargo, esa solitaria diana no fue inútil y desató emociones, lágrimas y orgullo.

Hoy, jueves, esta selección se despide de su segundo mundial ante Chile. Ha hecho lo que la absoluta masculina de su país no ha logrado: ir a un Mundial de mayores. Y para las mujeres de ese país es un verdadero triunfo.

«Es una madre para nosotros», dicen las jugadoras sobre Madame Pang

Pero, ¿Quién es esa mujer, de saco blanco que lloró con el gol? Muchos se atrevieron a decir que es una entrenadora. Otros, que era una directiva. La realidad es una historia mucho más profunda.

Se trata de “Madame Pang” o Nualphan Lamsam, una empresaria muy exitosa de ese país, heredera de uno de los emporios tailandeses de más importantes, la aseguradora  Muang Thai Insurance.

¿Qué hacía allí, entonces? Es la directora de selección del combinado femenino tailandés y, para resumir cuentas, con su gran fortuna financia el fútbol femenino a pequeña y gran escala de su país.

Lamsam, de 53 años, en su imponente faceta empresarial

El amor por esta disciplina nació mientras terminaba de formarse como gerente en Estados Unidos. Allí nació una gran pasión, pero también detectó una gran oportunidad para ayudar a las chicas de su país. Apenas regresó a Tailandia, adquirió el Port FC, del distrito de Khlong Toei del  Bangkok central. Este equipo, es uno de los más ganadores del país en la rama tradicional masculina, pero, también se volvió el más laureado en el mundo femenino con seis Copas de la Reina. Madame Pang se apalancó en la historia de este equipo para tener un cuadro femenino fuerte y así, propagar la actividad.

Lee también   RetroSapiens: Jorge Campos, arquero multicolor

Tailandia, llega básicamente al mundial femenino por un escandaloso caso de doping de Corea del Norte, que como buen país comunista quiso disfrazar el hecho con excusas absurdas. Entre ellas, que las jugadoras fueron víctimas de un rayo y debieron tomar una medicina tradicional que tenían las sustancias prohibidas. La FIFA nunca les creyó.

Esa ventana quedaba abierta y las “Thai” la aprovecharon. Aquí entra en acción Madame Pang, quien a través de su compañía empleó a la mayor parte de las muchachas de selección. Cuando toca entrenar y prepararse para el fútbol, siguen cobrando como empleadas e incluso reciben bonos especiales.

Tailandia, cuyo fútbol masculino está fuertemente marcado por los amaños y apuestas, no ofrece estabilidad económica a sus chicas. Y esta fue la vía que Lamsam encontró para que se enfocaran en la actividad y proporcionarles estabilidad.

Nuengruethai Sathongwien es la entrenadora y persona de confianza de Lamsam, la Madame del fútbol. Según la empresaria, es como una madre para estas chicas. “Ella lo es todo para nosotras”, dijo al portal de FIFA.

No es la primera vez que el deporte hace que brote de su corazón actos filantrópicos. Antes de enrolarse en el fútbol, ayudó mucho a los atletas discapacitados.

Lamsam, de 53 años ha inspirado a otras mujeres. El gran ejemplo y en este mismo mundial fue Cedella Marley, hija de Bob Marley, quien aunque no tiene la fortuna de Madame Pang, organizó muchas actividades para que las “Reggae Girlz” representaran a Jamaica en Francia. Desde un rally de recaudación hasta amistosos, Marley hizo que las chicas de su país se prepararan en Florida y viajaran sin problemas al Mundial, luego de que en 2016 la Federación de su país cortara recursos para el fútbol femenino, aun contraviniendo el mandato de FIFA para desarrollo de la actividad.

«Ganar o perder no es tan importante como recuperar el corazón y el espíritu de una actuación luchadora», escribió Lamsam en su cuenta de Instagram. Y vaya que tiene razón

Las chicas tailandesas representan una esperanza para su región