En una época donde los dirigentes mundiales enferman de poder e insisten en generar conflictos entre la humanidad misma, remarcando las fronteras y diferencias ideológicas que existen en el planeta de una manera por demás absurda.

En esa misma época, un simple deporte nos recuerda que hay mejores maneras de vivir, que se puede generar un cúmulo de emociones entre los nuestros de forma positiva, que por 90 minutos podemos olvidarnos de todo el ambiente que nos rodea, sin importar que tan podrido pueda ser el mismo.

La Selección de Siria nos pone el claro ejemplo de cómo se puede unir a un pueblo, a una nación en un mismo sentimiento, una muestra de que la mente de una sociedad tan injustamente castigada, puede girar en torno a una pelota y encontrar en ella algo de consuelo a las tragedias originadas por un conflicto bélico que los ha golpeado por más de un lustro.

A pesar de que la corrupción ha infectado a las más altas esferas del fútbol, afortunadamente no ha logrado llegar a sus raíces, a lo más puro de su esencia, a quienes disfrutamos de él y lo hemos convertido en un deporte capaz de lograr lo inimaginable, capaz de que una nación pueda vivir y apoyar al máximo durante los partidos de su selección, aun cuando no pueden presenciarlos en un estadio ubicado dentro de su territorio nacional.

El capitán de la Selección de Siria, Frias al- Katib, se había exiliado en una valiente muestra de desafío contra el régimen gubernamental de su nación, pero volvió sólo para intentar darle una alegría a su gente, también el seleccionador, Ayman Hakeem, intenta siempre mantener al combinado de su país, lejos e independiente de situaciones política. Ambos son claras muestras de la esencia del fútbol anteriormente mencionada.

Lee también   XXV: Gracias Fútbol

Siria deberá afrontar primero el repechaje asiático frente a Australia y de salir victoriosos, tendrán que medirse frente al cuarto lugar de la CONCACAF para lograr asistir a la Copa del Mundo de Rusia 2018, lo que significaría su primera participación en el certamen. Asistan o no, ya nos dejaron un mensaje contundente, la enorme y recalcitrante magia que sólo es capaz de generar el fútbol a nivel global.

Es por este emotivo recordatorio enviado desde Asía, que hoy más que nunca vale la pena citar a Jorge Valdano:

“El fútbol es lo más importante entre las cosas menos importantes”.