caras-desolacion-jugadoresPor Kique Guadarrama.

A veces he tenido el pensamiento de que en la vida hay días tan largos como la escritura de Marcel Proust. Que hay días rápidos como la luz del orgasmo. Y hay días, ciertos días, en que se concatena el destino de un individuo, de alguna comunidad, del mundo entero.

Hoy, este 18 de Junio del año 2014, ha abdicado el rey de un imperio que alguna vez fue el más vasto. Han tocado en un tañido pardo las campanas la medianoche de la monarquía europea. Hoy también ha abdicado un campeón, un equipo que después de muchos años de sequía revolucionó de cuenta nueva el deporte –ya lo dice Luis Omar Tapia- más hermoso del mundo. Una generación de futbolistas que lo ganó todo, todo: ligas, copas nacionales, continentales, mundiales, cayó abatido en suelo americano, antigua colonia de la otra parte de Iberia. Cayó abatido por el representativo de lo que fuera dominada tierra en el tiempo de los virreinatos.

Chile cortó la cabeza del rey que fue España.

Los lectores de poesía tienen dos contentos. El primero: este día el poeta Efraín Huerta, pambolero de la vieja escuela de quien hablaré pronto, cumple sus primeros 100 años; lástima que se nos fue hace 32. El segundo: desde Chile, bendita costilla de América, tierra de poetas, la noticia de que se han encontrado poemas inéditos del inmenso capitán del lenguaje Pablo Neruda. El gran acontecimiento literario en décadas se suma al gran acontecimiento futbolístico en años y Chile los protagoniza

Dos reyes de un mismo país abdican el mismo día. Ya el sol se pone en tierras de Hispania. Vendrá luego la independencia catalana confirmando que las redes con que Castilla ató una inmensa parte del mundo terminan por soltarse. Castilla se va quedado sola.

Lee también   Llamados de emergencia a Rusia 2018

En los años de la emancipación americana un solo grito retumbó hasta los últimos ecos de este suelo: ¡América para los americanos!… El grito de Bolívar, de Hidalgo, de San Martín. El grito de José Martí… ¡América para los americanos!… El gran grito de Neruda y de los que, con cada victoria de las selecciones americanas deseamos que la Copa se quede aquí.

Hay días, como hoy, que se guardan en el libro de la historia del corazón colectivo.

Ya lo dijo Salvador Allende: ¡Viva Chile! ¡Viva la América Latina!

El rey ha muerto. Que viva, esta vez, un nuevo Campeón.

Kique Guadarrama. Escritor siempre en ciernes. Lector natural. Futbolista del bravo barrio de su Ciudad de México. Arquero reconocido en las canchas de Prepa 9 donde le decían Arque. Hijo de dos madres: la que lo parió y la Universidad Nacional. Puma y Culé. Ha publicado en Punto en Línea y en el Periódico de Poesía y en la revista peruana Tajo. De a poco va perdiendo el miedo a la publicación.

Síguelo en twitter