UEFA Conference League: destructor de sueños humildes

La UEFA, organismo a imitar en todo el mundo con sus decisiones en cuanto a manejo de selecciones (hoy casi todos los continentes tienen su Liga de Naciones) y el norte a seguir en cuanto a clubes (La Champions es envidia capital), confirmó el año pasado y en esta ratificó que vuelve a tener un torneo de tercer nivel continental, por debajo de la Liga de Campeones y la Europa League.

Su nombre: UEFA Europe Conference League (La Liga de Conferencia Europa de la UEFA). A partir de la 2021-2022 arranca esta apuesta, que busca beneficiar a los clubes de países más pequeños y empezará a ocupar los jueves con otro tipo de acción.

No es una resurrección de la extinta Recopa (en inglés, el engorroso nombre de UEFA Cup Winners Cup). Más bien busca que los clubes pequeños tengan un patio donde jugar y dejen a la élite en otro espacio que se monetiza muy bien.

Este miércoles y jueves se vieron los últimos boletos y esperanzas de clubes del ranking 30 al 55 del coeficiente UEFA en fases previas de Champions y Europa League. Esperemos que los hayan disfrutado. A partir del año que viene, para privilegiar a las ligas poderosas, las confederaciones pequeñas, para acceder a una fase de grupos de la Champions, deben hacer unos verdaderos milagros. Y para la Europa League, no será tan fácil.

La UEFA planea todos los acuerdos referentes a sus competiciones en ciclos de tres años. Es así con los patrocinios, los contratos de derechos de televisión, los formatos de competición e incluso detalles visuales como la línea gráfica que se utiliza en las emisiones televisivas, nos recuerda Marcador Int. Pero no será este el único motivo por el que estaremos ante un fin de ciclo: en la temporada 2021-22 echará a andar una nueva competición continental: la UEFA Europa Conference League, lo que es como una tercera división de las competiciones de clubes.

Aleksander Ceferin llegó a la presidencia de la UEFA empujado por los votos de la asociaciones menores, prometiéndoles más protagonismo. Cuando tomó el cargo se dio cuenta que los grandes clubes manejan mucho poder y estaba en auge el chantaje la Superliga de la ECA (European Clubs Asociation, la crema y nata del fútbol europeo) y complació con la nueva repartición de cupos a la Champions (ejemplo, que los grandes países tengan cuatro plazas directas a fase de grupos). Los pequeños se molestaron y con esta jugada, se pretende calmar un poco las aguas.

 

No apto para pequeñines

Esta nueva competición constará primero con una fase de grupos de 32 equipos, en ocho grupos de cuatro equipos, seguida de octavos de final, cuartos y semifinales, más la final. Además, se disputará una fase eliminatoria adicional antes de los octavos de final entre los segundos de cada grupo y los terceros de la fase de grupos de la UEFA Europa League.

Lee también   El camino a la Euro 2016 da inicio

Es decir, que esta copa se complementará con los residuos de la Europa League que a su vez recibirá eliminados de la Champions. Ni siquiera en su propio patio de juego pueden jugar los humildes.

Hay otra cuestión deportiva importante: los segundos de cada grupo en la Conference League no tienen garantizado el pase a octavos de final, sino que tendrían que jugar ante los terceros de grupo de la Europa League. Es como si a los clubes de ligas pequeñas, para los que supuestamente se ha creado esta nueva competición, no les dejasen ni disfrutarla en paz, teniendo que “tragar” algunos de ellos con otra ronda más ante un tercero de grupo de la Europa League.

Los nuevos partidos de la competición se jugarán los jueves. Como tal, la UEFA Champions League sigue jugándose los martes y miércoles, y la UEFA Europa League y la nueva competición se jugará el jueves con una franja horaria adicional de inicio para un número limitado de partidos. Lo peor para los clubes modestos es que hasta ahora ninguna televisora se ha interesado en sus derechos y se prevé que se adjunte como una bonificación a quienes compren Champions o Europa League. O peor aún, sea relegado a servicios de streaming.

La Champions, la Europa League y la Supercopa esperan a a su nuevo hermano pobre y feo

Al punto va la marginación que no se tiene a estas alturas logo, identidad gráfica, modelo de trofeo ni sede de la primera final de este torneo.
Y la UEFA, usando mano izquierda para domar un poco las ambiciones de los grandes clubes de Europa con el afán de tener una «Súperliga», con esta repartición de cupos a países pequeños y medianos, garantiza que los grandes de Inglaterra, Italia, España, Alemania sigan concentrados en la Champions League, que ya con descaro le otorga cuatro cupos directos en la fase de grupos.

¿Será que lo más justo es volver al pasado? Parecía que lo más sensato era como se rigió hasta la temporada 1990-91, con la Copa de Europa disputada solo por los campeones de cada liga, la Recopa con todos los vencedores de la copa de cada país y la UEFA con los segundos, terceros y cuartos de cada federación. Eran torneos realmente competitivos.

Pero la Champions necesitar tener a los grandes siempre juntos, para poder vender y vender. No importa si tuvo una mala temporada o poco mérito deportivo. Tampoco importa el esfuerzo del pequeño campeón de alguna federación modesta. Quizá en tres años estemos hablando de otra forma de marginar a los débiles y priorizar a los poderosos.