¡Vergüenza! En Colombia obligan a jugar con 7 a un equipo infestado de Covid

El septeto titular

La noticia dio la vuelta al mundo: Águilas Doradas de Río Negro, un equipo de la Liga Bet Play, la máxima categoría profesional de Colombia, jugó el domingo con apenas siete jugadores un partido de la etapa decisiva del fútbol colombiano, una situación que apenas es tolerable en campeonatos de vecinos, amateur o niños de la profundidad de la selva.

El duelo les enfrentaba a Boyacá Chicó, que al igual que el cuadro emplumado, pelea por no descender.

Las alarmas venían sonando en la semana: 16 jugadores positivos por Covid, más seis lesionados mermaron la nómina al punto de tener solo siete jugadores disponibles. Sin contar los afectados del cuerpo técnico, entre ellos el mismo entrenador principal, el venezolano Francesco Stifano.

«Águilas Doradas se verá obligado a presentarse hoy al campo de juego con solo siete jugadores para no ser objeto de sanciones severas», explicó el equipo en un comunicado.
La opinión pública futbolera en Sudamérica entera condenó el hecho y apeló al Fair Play, para evitar que el desigual partido se realizara. Pero, como comentan varios analistas en Colombia, había mucho dinero en juego, en especial con los tenedores de derechos. Se presionó para jugar y así fue.

El presidente de la Dimayor (liga colombiana), Fernando Jaramillo, aseguró esta semana al canal Win Sports (canal con derechos) que «si hay 7 jugadores disponibles, hay que presentarse con esos 7 jugadores».

Una enorme (?) delegación

«Es claro que el que no se presente pierde los puntos. Entiendo lo que está pasando, pero tiene que presentarse con los 7 jugadores», dijo el directivo. Los mismos presidentes de clubes, habían aprobado esa regla y la liga exprimió ese recurso, sin derecho al sentido común ni a la solidaridad.

El tema de los derechos en Colombia entró en auge la temporada pasada, cuando los tenedores sacaron la plataforma Win Sports+, por donde exclusivamente se podían ver los juegos. El costo mensual es de 20$, más caro que un paquete Premium de Netflix en Colombia (15$) o Disney Plus (16$ con ESPN Play incluído).

La indignación va por la presión de Dimayor y Win Sports para que se disputara el juego, sí o sí. Águilas y Boyacá solo se peleaban sumar puntos para la permanencia, pues no tienen opción de entrar a los ocho primeros para jugar una etapa final por el título. Por lo tanto, era perfectamente reprogramable y no afectaba el calendario.

Censurados, además

Como si fuera poco, no fue televisada la pancarta que los jugadores exhibieron previo al juego exigiendo Fair Play. Durante los actos protocolarios, los siete hombres del conjunto antioqueño protestaron por la situación que fueron obligados a atravesar. Con dos pancartas en donde consignaron «#JuegoLimpio» y «#PrimeroLaVida». No se vio en vivo, pero sí en las redes.

Lee también   Brasil se agiganta en su casa, cinco Copas América organizadas, cinco ganadas

Águilas, que se plantó con siete jugadores, incluyendo a dos porteros (uno hizo de central) ni pudo terminar el partido, pues al 79 Giovanny Martínez se lesionó y al no tener suplentes, perdieron por no tener el número mínimo de jugadores en la cancha. Perdieron 0-3 por incomparecencia, el mismo resultado que se llevaba en el juego. Sin embargo, vale la pena decir que aguantaron 57 minutos con el arco en cero.

ESPN trató de armar el parado táctico en su noticiero, pero al final todos estaban defendiendo

Henry Plazas enmarcó en la portería de Bejarano su gol número 22. Diego Echeverri anotó el segundo para el conjunto ‘ajedrezado’ al minuto 67, y posteriormente al 75, el conjunto boyacense selló su victoria luego de un penal cometido por John Pérez.
Boyacá Chicó también fue criticado por la falta de solidaridad con el equipo rival y de sacar ventaja en esta pelea por no descender.

Dentro de los siete jugadores, había dos porteros: Carlos Bejarano y Juan David Valencia. Este último tuvo que hacer de defensa central. El resto de los jugadores fueron Juan Pablo Delgado (lateral), Giovanny Martínez, John Pérez, Juan Otálvaro (volantes) y el delantero Anthony Uribe, obviamente, un defensa más para evitar una masacre.

De hecho, Bejarano fue elegido jugador del partido: “Quiero felicitar a todos mis compañeros por el esfuerzo. Hoy se vio reflejado el énfasis que el técnico nos hace en la parte táctica. Teníamos a Juan David, nuestro segundo arquero, como central, y lo hizo muy bien. El llamado es a que juguemos limpio. Si nos alegramos y con orgullo mostramos que somos la novena mejor liga del mundo (según IFHHS), actuemos como tal, tenemos que demostrarlo”.

Si la Dimayor quería hacerse sentir en el mundo, lo ha logrado de forma muy negativa.