Diapositiva1

 

 

1.- Platicando con un hombre originario del país galo, éste dijo: «Francia llegó a la final de Alemania 2006, a pesar de Raymond Domenech». Y no fue la única persona que estaba de acuerdo en esa teoría, pues cuatro años después, les bleus se estrellaron en Sudáfrica bajo el mando del mismo estratega. Todo esto debido a que un jugador de raíces argelinas, capitán de su selección, llamado Zinedine Zidane, era lo más parecido a un entrenador dentro del campo que Francia tenía, pero para ese entonces, el ex madridista ya no estaba con ellos en el césped. Un tipo cuya inteligencia para el fútbol es privilegiada, y que a muchas personas nos pareció prematuro su retiro de las canchas, –Tiene tanta clase, que pudo haber jugado hasta los 40 años –dijo Don Alfredo Di Stéfano–, tras el retiro del francés.

2.- Zinedine será siempre recordado por hacer jugadas de lo más inesperadas, aunque cuando de él se trataba, no tanto; pero siempre encontraba una manera de sorprender al espectador y al rival. Estará en nuestras mentes por ser capaz de realizar goles de antología. A poco más de 12 años, siento como si de ayer se tratara, el momento en que el número 5 de los merengues tomaba una ‘sandía’ que le había mandado Roberto Carlos, para convertirla en uno de los goles más difíciles que mis ojos hayan visto, ante la mirada de un incrédulo Michael Ballack de 26 años. El marcador estaba empatado a 1, Raúl había marcado por el Madrid, Lucio por el Leverkusen, cuando el mago francés decidió que una pincelada de su pierna izquierda dictaría el rumbo definitivo del encuentro antes de acabar el primer tiempo. Él se encargaría de meterse a la historia de su club esa noche en Glasgow, ante aproximadamente 50 mil espectadores. Además de ese gol, tuvo el descaro de meter un penal a lo Panenka, en la final de Alemania 2006, nada más y nada menos que contra la figura del mejor arquero del mundo en ese entonces, Gianluigi Buffon.

 

volea magica

 

3.- Él nació para jugar este deporte, nació también para los grandes escenarios, para los momentos más críticos; jugar dos finales de Copa del Mundo es cosa que pocos pueden contarle a sus hijos. En 1998, la situación era idónea para que Francia se coronara por fin; tenían al mejor jugador de su historia, acompañado de buenos jugadores y en su casa. ¡Oh rayos! El rival era Brasil, en aquel entonces 4 veces campeones del mundo, con un monstruo llamado Ronaldo, acompañado de un crack como Bebeto; en el medio campo, el señor Leonardo con el siempre virtuoso Rivaldo. Los dirigidos por Mário Zagallo lucían imponentes e invencibles, pero en aquella ocasión; el ’10’ de Francia los hizo pedazos en el campo, dos cabezazos de él tenían a toda la nación amazónica totalmente incrédula; Emmanuel Petit sería el encargado de marcar el 3-0 que sentenciaba la goleada.

4.- Zinedine Zidane tenía como todos un defecto, era humano; y como tal, a veces podía ser presa de sus mismas emociones. En su segunda final de Copa del Mundo, estaba dando un buen partido, el marcador estaba 1-1, y entrando en una discusión con el defensor central Marco Materazzi, aquel jugador tan elegante perdió la cabeza y con ésta misma le propinó un golpe al pecho al italiano, que lo mandó al césped. El juez central era Horacio Elizondo, quien ni siquiera se había percatado de la acción, pero su asistente sí lo hizo, así como todo el estadio, pues en las pantallas del inmueble se pudo apreciar la repetición. El árbitro argentino se iba acercando a Zidane, cuando éste ya sabía que sería expulsado, pues se encontraba jugando con su gafete de capitán, así fue como acabó una de las carreras más brillantes del fútbol mundial. Curiosamente, en Italia defendían al francés, por encima de Marco, al parecer por su gran trayectoria con la Juventus; el zaguero era visto como un villano, en lugar de héroe, por la misma gente de su país.

Lee también   25 datos y reflexiones sobre la MLS en su 25 aniversario

5.- Ganar un FIFA World Player es difícil, ganarlo tres veces lo es aún más, hubo una época donde ganar este premio significaba robárselo a Zidane o a Ronaldo, quien también lo ganó en 3 ocasiones. El ex jugador de la Juventus maravilló al mundo durante 17 años con su fútbol, y lo hizo siempre a un gran nivel. 1998, 2000 y 2003 serían los años en los que el caballero francés sería galardonado con dicho premio, al haber sido nominado en 6 ocasiones, más que ningún otro.

6.- No importaba qué tan cerrada estuviera la defensa, un pase filtrado suyo lo resolvía todo; si la marca era pegajosa, cubría la pelota, si le dabas espacio, una bicicleta te mataba con semejante movimiento de cintura. La elegancia a la hora de realizar la ruleta, o un simple taconazo, Zidane siempre logró que lo difícil se viera fácil, sin importar lo fuerte o elevado que viniera el pase, le ponía la almohada con el pie, pecho, o muslo, pues un talento semejante para jugar al fútbol se ha visto pocas veces.

7.- De cabeza, de penal, de tiro libre, de zurda, derecha, empeine o parte interna… no importa, él lo tenía todo. Tenía el talento, la técnica, las virtudes, el liderazgo… un jugador muy completo en cuanto a virtudes ofensivas, su capacidad e inteligencia hacían que los demás compañeros lo siguieran, pues no era un 10 común y corriente, era el mejor a la hora de orquestar el ataque, y era también implacable cuando de liderar al equipo se trataba. Su carácter mostrado en clubes y selecciones habla por sí mismo.

 

zidane header

 

 

8.- Campeón en Italia, en España, Copa Intercontinental, Champions League, Copa del Mundo, Eurocopa, Zidane puede ser conocido como un campeón de todo. Sus premios no fueron solamente en lo individual, él era capaz también de hacer jugar a un equipo entero, así se tratara de su club o selección, en su mente siempre estaba la victoria. Su liderazgo y su fortaleza mental no le permitían considerar la derrota, aunque él siempre disfrutaba el juego, se divertía en la cancha, se divertía tanto que las cosas le salían casi siempre bien; pero su determinación por ganar no se rompía fácilmente.

9.- En los años 90, brillar en la Serie A era más difícil que hacer ganar a las Chivas hoy en día. Cualquier jugador que se denominara como «bueno» debía ser probado en el Calcio, donde tenían a muchos de los mejores del mundo, y era la liga más competitiva. Zinedine se hizo el mejor jugador del mundo jugando para la Juventus de Turín, donde atrapó las miradas del mundo entero, años más tarde, Florentino no podría resistirse al talento del francés, y éste no pudo resistirse a los encantos del presidente de la entidad merengue, club donde llegó un 10 de julio del 2001, donde también se encargó de sobresalir. El haber sido un ídolo entre grandes figuras en dos de las mejores ligas del mundo, es algo que no muchos pueden presumir.

10.- Francia era el vigente campeón de Europa, se enfrentaría en fase de grupos a Inglaterra, plagada de nombres en la Euro 2004, con un Wayne Rooney de apenas 18 años. David Beckham cobraría un tiro libre para poner el balón justo en la cabeza de Frank Lampard, quien mandó un testarazo letal, imparable para Fabien Barthez. Zidane se encargaría de revertir el marcador en 2 patadas, literalmente hablando. Al minuto 91 cobró de manera magistral un tiro libre completamente cruzado, que dejó perplejo a David James. El mismo James cometería una falta sobre Thierry Henry, que el árbitro no dudó en sancionar como penal; esa noche, Zidane se llevaría todos los reflectores, convirtiendo al minuto 93 y dando la victoria a Francia por dos goles a uno, al final ambas escuadras quedaron a deber en el certamen, pero esa demostración del mago francés, mucha gente la tendrá en su memoria.

 

¿Quieres leer más columnas de 10? Haz clic aquí.