Hay ocasiones en que por razones poco convencionales, un entrenador señala que un determinado jugador no «entra en planes»; pero en ocasiones, estos jugadores tienen la fuerza, el talento, y la dosis de suerte suficiente para demostrar que el técnico se equivoca y terminan siendo indispensables para sus equipos.

Lee también   ¿Quién se lo lleva?