Día triste para el tenis mundial; Andy Murray manifestó su intención de retirarse de las canchas luego del Grand Slam de Wimbledon, esto como consecuencia del fuerte dolor que le genera la lesión que padece en la cadera.

Entre lágrimas y en un ambiente emotivo, el escoces declaró a la prensa, previo a la fase final del Abierto de Australia, el tormento que ha padecido después de su operación de cadera en enero de 2018.

He estado sufriendo durante un largo tiempo, un total de veinte meses. He intentado hacer todo lo posible pero el dolor no ha cesado”, afirmó Murray.

Alegó que las razones para tomar esta decisión es que la calidad de vida que espera tener espera y que es por ello que espera intentar retirarse tras la nueva edición de Wimbledon, aunque no descarta la posibilidad de verse obligado a abandonar el circuito tras Melbourne.

“Juego con limitaciones, no me permite cosas básicas como entrenar y jugar, y yo amo jugar a tenis. Es esa la cuestión”, aclaró.

El ex número uno, actual 230, posee actualmente catorce títulos en torneos Masters 1000, tres Grand Slams, dos medallas de oro en Juegos Olímpicos, así como la corona en el ATP Finals de 2016.

Lee también   5 futbolistas que se negaban al retiro a tiempo