Anna Kiesenhofe, la ganadora desconocida

Anna Kiesenhofer no necesita pedalear un kilómetro más si no quiere. La austríaca ha logrado lo máximo. Es una ciclista relativamente desconocida que aparentemente de la nada ganó oro olímpico.

Es matemática de profesión con dos diplomas y un doctorado, que no pertenece a ningún equipo profesional de ciclismo, aunque probablemente ya estarán haciendo cola para conseguir firmarla a un contrato tras su sorprendente victoria en la competencia de ruta el domingo.

La ciclista de 30 años lanzó una increíble escapada solitaria, la sostuvo -con pulmones y piernas a punto de reventar- para llegar con más de un minuto de ventaja sobre la campeona mundial de 2019, Annemiek van Vleuten.

La ventaja de Kiesenhofer fue tan amplia que la neerlandesa no se dio cuenta que apenas había llegado de segunda, celebrando en la meta como su hubiese ganado, antes de afirmar: «Me equivoqué».

Aunque su medalla olímpica en Tokio fue una sorpresa, Anna Kiesenhofer ya había dado señales de ser una ciclista que no se podía subestimar.

Tras estudiar matemáticas en la Universidad Técnica de Viena y luego obtener otro diploma de la Universidad de Cambridge, Reino Unido, completó un doctorado en Cataluña en 2016, donde formaba parte de un equipo aficionado de ciclismo.

Nerd en bicicleta

Actualmente trabaja en la Universidad de Lausana, Suiza, donde combina la investigación con la enseñanza.

La austríaca había empezado su carrera ciclística en 2014, después de sufrir lesiones que le impidieron continuar sus aspiraciones como triatleta.

Con su equipo catalán, basado cerca de Girona, ganó la clasificación general de la Copa Nacional Española en 2016.

Lee también   El Home Run Derby 2016 en el Zócalo

Ese mismo año se inscribió en el Tour Internacional Femenino de l’Ardèche, Francia, que incluía una etapa con final de montaña en el icónico Mont Ventoux. En esta, Kiesenhofer logró alcanzar a un grupo escapado y luego atacó en la base de la montaña para ganar la etapa de 94,9 km con una ventaja de casi cuatro minutos. Terminó segunda en la general.

La especialidad de Kiesenhofer en la contrarreloj, sumada a sus conocimientos matemáticos se ajusta perfectamente a su victoria por escapada solitaria tras un error de cálculo del resto del pelotón.

Antes de la carrera, Kiesenhofer se fundamentó en sus estudios para prepararse para los Juegos Olímpicos. Según el sitio CyclingNews, había publicado en Twitter un gráfico que demostraba su meticuloso proceso de aclimatación, anticipándose a las altas temperaturas de Tokio.

Anna Kiesenhofer es la primera medallista de oro de Austria desde los Juegos de Atenas 2004.

Con información de BBC