MILWAUKEE, 8 de noviembre de 2018 – /PRNewswire/ — En 1924 Babe Ruth logró su primer jonrón de la temporada tras batear un lanzamiento de Walter Johnson, pitcher integrante del Salón de la Fama. Ese Bate del Jonrón fue firmado al final del juego y entregado al estudiante de último año de secundaria Phil Grossman.

Grossman fue el ganador de un muy publicitado concurso de bateo de un año patrocinado por el LA Herald. El ganador recibió el bate que “The Babe” había usado para batear el primer jonrón de la temporada 1924.

La imagen de Ruth firmando el Bate del Jonrón de 1924 (que aquí se muestra) es la única imagen conocida de Ruth autografiando un bate vestido de uniforme. Además de la fotografía de Ruth firmando el bate, hay una foto documentada de Ruth cruzando el Home después de batear el jonrón tras el lanzamiento de Johnson.

Hay docenas de ilustraciones y artículos en un álbum de recortes reunidos por Grossman. Este valioso álbum se incluye en la subasta con el bate.

Grossman atesoró el Bate de Babe Ruth hasta su muerte en 1986. Luego, el bate pasó a ser propiedad de Mike Robinson, sobrino de Grossman. Tristemente, el bate y el álbum de recortes fueron robados en 1989, pero, tras una búsqueda de 29 años, el bate fue encontrado recientemente y devuelto a Robinson.

La importancia de Babe Ruth y Walter Johnson para el béisbol no puede exagerarse. Los dos estuvieron entre los primeros seis jugadores de béisbol incluidos en el Salón de la Fama del Béisbol.

Lee también   Sánchez: Golovkin desgastará al Canelo para el octavo o noveno round

Los objetos de recuerdo de Babe Ruth se consideran los “reyes de los objetos de colección”. Seis de los principales 15 artículos de recuerdo deportivos de más alto precio vendidos en toda la historia pertenecieron a Babe Ruth.

El precio más alto pagado por un objeto de recuerdo deportivo en toda la historia fue la camiseta de Babe Ruth de 1920, que se vendió en subasta en 2012 por US$ 4.415.000.

Este bate no es solo el recuerdo deportivo más descrito de todos los tiempos, sino que además está verificado por los máximos expertos de la industria con un GU10, la más alta calificación posible.

Aunque la reserva/oferta inicial por este bate es de US$ 3.000.000, los coleccionistas ya están especulando que el Bate del Jonrón de Babe Ruth de 1924 se venderá por más que la camiseta de Babe Ruth de 1920 y se convertirá en el objeto de recuerdo deportivo más valioso de todos los tiempos.